Secciones
Síguenos en:
Biden presenta ambicioso plan para lucha contra el cambio climático
Joe Biden durante la Cumbre sobre el cambio climático

El presidente de EE. UU., Joe Biden, durante la Cumbre virtual sobre el cambio climático.

Foto:

EFE

Biden presenta ambicioso plan para lucha contra el cambio climático

FOTO:

EFE

En cumbre sobre el clima, el presidente de EE. UU. se comprometió a reducir emisiones contaminantes.

El presidente Joe Biden trazó este jueves una ambiciosa agenda para frenar las contribuciones de Estados Unidos al cambio climático. Tan ambiciosa que muchos piensan es inalcanzable sin el pleno compromiso de todas las fuerzas políticas del país. Algo que de momento no existe.

(Además: EE. UU. llega a 200 millones de dosis aplicadas de vacunas anticovid)

En la apertura de su cumbre sobre medioambiente, a la que invitó a 40 líderes mundiales, el presidente demócrata se comprometió a reducir entre el 50 y el 52 por ciento de la emisión de gases responsables del calentamiento global de aquí al 2030 en comparación con los niveles del 2005.

Para poner en contexto esa meta solo basta con mirar la del expresidente Barack Obama en el 2015, cuando EE. UU. ingresó al acuerdo sobre cambio climático de París.
En ese momento, los planes eran reducir entre el 26 y el 28 por ciento para esa misma fecha. Es decir, Biden le apunta a duplicar esa tasa y con mucho menos tiempo en el reloj.

A eso se suma que desde el compromiso de Obama EE. UU. no ha trabajado mucho en esa dirección. De hecho, una de las primeras decisiones del expresidente Donald Trump fue sacar a EE. UU. del acuerdo y eliminar muchas de las restricciones federales que se crearon bajo Obama para limitar la emisión de gases, desestimular el uso de carbón y reemplazarlas por fuentes de energía renovable.

Al llegar a la Casa Blanca, Biden reintegró al país al pacto de París y puso fin a muchas de las políticas de la era Trump que iban en contravía con esas metas.

(Lea aquí: Biden aumentará cuota de refugiados en EE. UU. en mayo)

La canciller alemana, Angela Merkel, participó junto con otros líderes mundiales de la Cumbre.

Foto:

EFE

Ha dicho, además, que detener el cambio climático será central en su agenda de gobierno y le dio el máximo nivel al nombrar al exsecretario de Estado John Kerry como “enviado especial” para el cambio climático con rango de ministro.

“Los signos son incontrovertibles, la ciencia innegable sobre el costo de la inacción y se sigue acumulando. Estados Unidos no va a esperar. Hemos decidido tomar acción no solo a nivel federal sino estatal, en la ciudades, las empresas grandes y pequeñas y los estadounidenses en todas sus áreas”, dijo el mandatario durante la apertura de la cumbre.

Anunció, además, la creación de un fondo de crédito internacional que manejará el Departamento del Tesoro y que ayudará a financiar los costos de la transición hacia fuentes más verdes de energía.

Muchos de los líderes, especialmente los europeos, aplaudieron el compromiso de Biden y el regreso de Estados Unidos, al frente de la batalla contra el calentamiento global. Algunos, como la canciller alemana, Angela Merkel, hasta aprovecharon para criticar a Trump y sus años de negación en la Casa Blanca.

“Es realmente una maravilla tener a EE. UU. de regreso porque no hay duda que para logra nuestras metas globales es imprescindible que ustedes estén en la mesa”, dijo Merkel.

(Le puede interesar: Cumbre Iberoamericana pide acceso a vacunas 'urgente y equitativo')

En Washington, distintos colectivos ambientalistas aprovecharon la Cumbre para protestar exigiendo acciones urgentes.

Foto:

JIM LO SCALZO / EFE

Los objetivos de Biden, si bien altruistas, no se ven fáciles de alcanzar. Y su administración tampoco ha dicho con certeza cómo piensa lograrlos.

En términos generales han hablado de eliminar el uso del carbón antes del 2035, respaldar nuevas tecnologías de energía renovable, aprobar medidas para forzar la construcción de carros y camiones más eficientes, incentivar prácticas agrícolas sostenibles y limitar la emisión de otros gases contaminantes como el metano, entre otras cosas.

Pero muchas de esas metas requieren de una financiación que debe llegar del Congreso, donde los republicanos no lo respaldan. Biden, además, tiene una mayoría muy estrecha tanto en Cámara como en Senado y le será difícil aprobar una agenda tan ambiciosa.

El presidente de EE. UU., Joe Biden

Foto:

EFE/EPA/Doug Mills

(Además: Las razones de Joe Biden para sancionar a Rusia por ciberespionaje)

La primera prueba de fuego es su plan de infraestructura, para que le ha pedido al legislativo US $ 2,3 billones y donde hay fondos para financiar muchas de estas iniciativas. Pero los republicanos le respondieron con un contra propuesta de solo US $600 mil millones (la cuarta parte), donde la gran mayoría de proyectos de este tipo se quedan por fuera.

Y hay un gran sector de la industria de los hidrocarburos que dará la pelea. “Implementar políticas que van más allá de nuestras capacidades actuales sin un cronograma realista solo castigará a los consumidores, restringirá la economía estadounidense cuando está tratando de recuperarse y causará desempleo en todo el país”, sostuvo Anne Bradbury, la presidenta del Consejo Americano para la Exploración y Producción que agrupa al sector del gas natural.

En febrero de este año, el Centro Global para la Sostenibilidad de la Universidad de Maryland ya había publicado un reporte en que anticipaba que un plan como el de Biden costaría una fortuna e implicaría un cambio de dirección radical.

Según el reporte, para alcanzar esas metas sería necesario que en el 2030 ya la mitad de las fuentes de energía del país sean renovables (es decir cuadruplicar las actuales), eliminar por completo las plantas de carbón y el 65 por ciento de todos los nuevos carros y camiones tendrán que ser eléctricos.

Jóvenes se movilizaron contra el cambio climático en Madrid, España.

Foto:

David Fernández / EFE

Paralelamente, si bien la comunidad científica catalogó las intenciones de Biden como buenas, para muchos ni siquiera son suficientes si la meta es impedir que la tierra se caliente más de 1,5 grados centígrados en los próximos 30 años.

De acuerdo con Jean Su, del Centro para la Diversidad Biológica, ese objetivo, contemplado en los acuerdos de París no se alcanza salvo que los países más contaminantes, como EE.UU., reduzcan sus emisiones en un 70 por ciento.

La meta de Biden, de hecho, es muy inferior a la de la Unión Europea que prometió bajar las emisiones en un 55 por ciento en comparación a los niveles de 1990. La de Estados Unidos si se toma ese mismo año de referencia, es solo del 41 por ciento.

Además, todos saben que las metas globales son ilusorias mientras otros grandes contaminantes como China, la India y Rusia, no se comprometan plenamente. Y eso aún está por verse.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
WASHINGTON

Le puede interesar

Duque destaca a Colombia en ambición climática: ¿qué tan cierto es?

Así puede sacar la visa de turismo a EE. UU. durante la pandemia

Por qué la decisión en el caso Floyd es histórica para EE. UU.?

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.