Curas ‘depredadores’ de Pensilvania, otra vergüenza para la Iglesia

Curas ‘depredadores’ de Pensilvania, otra vergüenza para la Iglesia

Más de 1.000 menores fueron abusados por más de 300 sacerdotes en 70 años. Casos fueron encubiertos.

Iglesia Católica

La diócesis de Pittsburgh fue una de las seis donde se documentaron abusos en Pensilvania.

Foto:

AFP

Por: REDACCIÓN INTERNACIONAL*
18 de agosto 2018 , 06:18 p.m.

El Vaticano no había terminado de sortear la indignación generada por las denuncias de abusos sexuales cometidos por curas en Chile cuando esta semana estalló un nuevo escándalo que volvió a poner a la Iglesia católica en el ojo del huracán: los “sacerdotes depredadores” de Pensilvania (EE. UU.).

La Corte Suprema de ese estado publicó esta semana un reporte de un gran jurado que documenta evidencias de que más de 1.000 menores fueron víctimas de abuso desde 1940 por parte de más de 300 sacerdotes, que fueron encubiertos por la Iglesia.

Y, aunque no era la primera vez que un jurado popular publicaba un informe que develaba escándalos de pederastia en el seno de la Iglesia estadounidense, jamás se habían revelado tantos casos.

“La mayoría de las víctimas eran niños, pero también hubo niñas. Algunos eran adolescentes; muchos, prepúberes. Algunos fueron manipulados con alcohol o pornografía”, señala el informe de 1.400 páginas de la investigación presentado el martes pasado y que habla sobre los abusos que tuvieron lugar en seis de las ocho diócesis de Pensilvania.

“Algunos fueron forzados a masturbar a sus atacantes o fueron manoseados por ellos. Algunos fueron violados”, pero en todos los casos hubo jerarcas eclesiásticos “que prefirieron proteger a los abusadores y a su institución por encima de todo”, agregó el informe redactado por un gran jurado al cual fueron entregadas las conclusiones de la investigación.

“Los sacerdotes estaban violando a niños y niñas, y los hombres de Dios que eran responsables de ellos no solo no hicieron nada, sino que lo escondieron todo durante décadas”, denuncia el informe.

Pero lo más preocupante, según advirtió el gran jurado, es que el número de víctimas de abuso podría aumentar, pues es posible que los registros de las denuncias de los menores hayan desaparecido o que muchos de los afectados hayan decidido guardar silencio.

A eso se suma que la mayoría de los casos son anteriores al año 2000, lo que quiere decir que son demasiado antiguos como para ser juzgados. Por eso, solo se emitieron acusaciones contra un sacerdote de la diócesis de Greensburg y otro de la de Erie, que presuntamente han abusado a menores en la última década.

Los sacerdotes estaban violando a niños y niñas, y los hombres de Dios que eran responsables de ellos no solo no hicieron nada sino que lo escondieron todo durante décadas

Por eso, el gran jurado propone varias medidas, como reformar la ley para alargar el plazo de prescripción de los delitos de abuso sexual contra menores, dar más tiempo a las víctimas para presentar demandas civiles y endurecer la legislación que obliga a reportar los abusos.

Como ha ocurrido en el pasado con otros escándalos de abusos, el Vaticano se pronunció y afirmó que sentía “vergüenza y dolor” tras las denuncias.

“Las víctimas deben saber que el Papa está de su parte. Aquellos que han sufrido son su prioridad, y la Iglesia quiere escucharlos para erradicar este trágico horror que destruye la vida de los inocentes”, declaró la Santa Sede en un comunicado.
Además, el Vaticano recordó que la mayor parte de los casos mencionados son anteriores al comienzo de los años 2000, cuando la revelación de varios escándalos llevó a la Iglesia estadounidense a emprender “reformas”.

Por su parte, la Conferencia Episcopal de EE. UU. anunció el viernes pasado un plan integral para abordar la “catástrofe moral” que sufre el seno de la Iglesia estadounidense tras el nuevo escándalo de abusos sexuales.

El presidente de la Conferencia Episcopal estadounidense, el cardenal Daniel DiNardo, explicó que el plan plantea “involucrar a laicos, expertos laicos, el clero y el Vaticano” para abordar lo sucedido.

“La meta general en todo esto es una protección más fuerte contra los depredadores en la Iglesia y cualquiera que los oculte, protecciones que mantendrán a los obispos bajo los más altos estándares de transparencia y responsabilidad”, explicó DiNardo.
Pese a los anuncios, las víctimas afirman que las heridas de los abusos se mantienen. John Delaney, una de ells, relató que fue abusado desde los 10 años.

“(El sacerdote) destrozó mi alma y se llevó mi infancia”, explicó al recordar los abusos del cura James Brzyski, considerado uno de los más brutales de la archidiócesis de Pensilvania. “(...) Eso es algo que no se puede recuperar”, agregó.

Entre 5.700 y 10.000 sacerdotes católicos han sido denunciados por acoso sexual en EE. UU., pero solo un par han sido juzgados, condenados y sentenciados por sus crímenes, según la ONG Bishop Accountability.

Desde el estallido de la crisis por denuncias de pedofilia, la Iglesia católica estadounidense ha gastado más de 3.000 millones de dólares para llegar a acuerdos con las víctimas, según esta ONG.

Bishop Accountability identificó acuerdos con 5.679 supuestas víctimas, un tercio de las 15.235 denuncias que los obispos dicen haber recibido hasta 2009.

Una estimación sugiere que en el país hay 100.000 víctimas. La cifra de 300 curas depredadores sexuales detallada en el informe de este martes supera con creces la de 150 a 250 sacerdotes abusadores identificados desde 2002 en Boston, Massachusetts.

Los otros escándalos más sonadosIrlanda

En Irlanda, hacia el año 2009 se reveló un informe en el que describieron miles de casos de personas que fueron abusadas física, sexual o emocionalmente entre 1914 y el año 2000 en instituciones de educación católicas.

Australia

Una comisión afirmó que entre 1980 y 2015 se registraron más de 4.000 casos cometidos por unos 1.880 curas. El cardenal australiano George Pell, ‘número tres’ del Vaticano, afronta un juicio relacionado con delitos sexuales.

Chile

Investigan a más de 140 obispos por casos de abuso sexual que empezaron desde el año 2000, dejando unas 266 víctimas. En mayo de este año, después de una reunión en el Vaticano, 34 religiosos presentaron su renuncia.

Boston

El cardenal Bernard Francis Law fue acusado por el diario The Boston Globe, en 2002, de encubrir más de 250 abusos sexuales. Por su parte, el sacerdote John Geoghan fue declarado culpable por abusar de 130 niños.

Alemania

Un informe publicado en 2017 reveló que más de 500 niños del coro católico alemán de Ratisbona fueron víctimas de diversos abusos, tales como malos tratos y castigos, desde 1945. Al menos 67 de ellos
fueron violados.

Con información de AFP - Efe y Reuters

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.