‘Hay que seguir presionando’ para evitar la confirmación de Kavanaugh

‘Hay que seguir presionando’ para evitar la confirmación de Kavanaugh

Ana María Archila habló sobre el reclamo que le hizo a un senador por apoyar al candidato de Trump.

Video en el que colombiana convence a senador de condicionar apoyo a Kavanaugh | EL TIEMPO
Ana María Archila

El viernes pasado, la colombiana Ana María Archila increpó, junto con otra mujer, al senador republicano Jeff Flake. Foto: Efe

Por: Sergio Gómez Maseri 
30 de septiembre 2018 , 11:02 a.m.

Si la nominación de Brett Kavanaugh a la Corte Suprema de Justicia de EE. UU. termina hundiéndose, la historia inexorablemente se posará en Christine Blasey Ford, la mujer que lo acusó de agresión sexual.Pero también en la confrontación que tuvo el viernes una colombiana con Jeff Flake, el senador republicano que puso un freno temporal al proceso mientras el FBI investiga los señalamientos.

Se llama Ana María Archila y vive en EE. UU. desde 1997. Hoy día es codirectora del Centro para la Democracia Popular, una ONG que opera en Nueva York, y estaba desde el lunes en Washington protestando por la selección de Kavanaugh para tan importante cargo.

Como sobreviviente de violencia sexual quería sumar mi voz

Noticias de la semana

La profesora universitaria Christine Blasey Ford y el nominado del presidente de EE. UU., Donald Trump, Brett Kavanaugh.

Foto:

Jim Bourg / Reuters

Sobreviviente de un abuso sexual, Archila arrinconó a Flake en un ascensor del Congreso y le reclamó por respaldar a una persona con sus antecedentes.

El momento quedó grabado por cámaras de televisión y en instantes se volvió viral. Cuatro horas más tarde, un Flake mortificado por esa experiencia y otras (así lo confesó) cambió de parecer y puso a temblar tanto a Kavanaugh como al Partido Republicano que hasta ese momento daban por segura su confirmación.

¿Qué hacía en Washington cuando sucedieron los hechos?

La verdad es que llevaba viniendo a la ciudad desde el 1.° de agosto para protestar por la nominación del juez Kavanaugh. Me sumé a miles de personas que por diversas razones no creemos que sea la persona ideal para uno de los cargos más influyentes del país.

Como sobreviviente de violencia sexual quería sumar mi voz. Pero eso fue desde antes de conocer las acusaciones de agresión sexual de la doctora Ford y otras mujeres. Eso lo volvió aún más personal.

¿Por qué escogió al senador Jeff Flake como blanco de sus protestas?

Él es miembro de la Comisión Judicial –que estaba decidiendo la suerte de Kavanaugh–, y varios teníamos algo de optimismo de que quizá él podía exigir un proceso más responsable y riguroso.

En parte porque él ha tenido la valentía de estar en desacuerdo público con Trump y porque no está buscando una reelección. Eso lo hacía el republicano dentro de la Comisión con el que teníamos un chance de poder cambiar el curso de la confirmación de Kavanaugh, que avanzaba muy rápido.

Jeff Flake

El senador republicano Jeff Flake se jubilará después de este año y que ha mostrado interés en desafiar a Trump.

Foto:

AFP

Desde el lunes me instalé al frente de su oficina en el Senado. Fue ese día, junto a decenas de víctimas de acoso sexual, cuando conté por primera vez la historia de mi violación. Y lo hice en solidaridad con la doctora Ford, que con su valentía está protegiendo este país, y por mis hijos para que no crezcan en un país con menos derechos de los que hoy tengo.

¿Nunca antes lo había contado?

Nunca. Sucedió cuando tenía cinco años y vivíamos en Colombia. Nunca se lo conté a mis papás porque en ese momento estaba llena de vergüenza y tenía miedo de su reacción. Miedo de que sintieran que me habían fallado por no protegerme. Un miedo que me guardé hasta ahora.

Sentíamos que se estaba ignorando a los miles de personas sobrevivientes de abusos sexuales

¿Cómo se fraguó su encuentro con Flake?

Decidí volver el viernes a su oficina. Tenía la esperanza de poder verlo para decirle algo. Estaba con María Gallagher, a quien acababa de conocer (la otra mujer que aparece en el video confrontando a Flake), y acordamos ir juntas antes de que comenzara la reunión de la Comisión esa mañana, a las 9:30.

Estábamos en esas cuando nos enteramos de la noticia de que Flake acababa de anunciar que votaría a favor de Kavanaugh. Cuando salió de su oficina estábamos reaccionando a esa noticia, con mucho dolor, rabia frustración y miedo.

Rabia porque sentíamos que se estaba ignorando a los miles de personas sobrevivientes de abusos sexuales y porque estaban dispuestos a nombrar alguien como Kavanaugh para la Corte. Todo fue espontáneo y se dieron muchas coincidencias. No teníamos certeza de que nos escucharía, pero paró en el ascensor, la puerta no se cerró y pudimos decirle lo que queríamos.

¿Qué tanto cree que influyó eso que le dijeron en su decisión de pedir una postergación de la confirmación hasta que el FBI investigue?

Yo me imagino que influyó. Que se sintió presionado al reconocer que esa interacción iba a ser observada por muchos. Quizá eso lo obligó a reconsiderar su decisión previa. Pero no fue solo eso. Es el resultado de las acciones de miles de personas.

¿Supongo que fue el video que se grabó de ese momento lo que terminó por pesar más?

Claro. Eso hizo que la interacción no fuera en privado sino ante el público, que pudo observar cómo intentó evadirnos, cómo trató de escaparse e ignorar las preguntas. Las cámaras ayudan a exponer eso.

¿Cree que lo que sucedió, es decir, la investigación que adelantará el FBI, descarrilará la confirmación de Kavanaugh?

Tengo esperanzas, pero no podemos ponerlas todas en esa investigación. Hay que seguir presionando a los senadores porque gracias a ello se logró que se ordenara esa investigación, y es la presión lo que impedirá que voten por algo que sería muy negativo para el país.

Su historia salió en los principales medios del país y le está dando la vuelta al mundo. ¿Cómo ha manejado las cosas con su familia si ellos ni siquiera sabían que había sido víctima de agresión sexual?

Cuando esto comenzó a pasar le mandé un mensaje a mi papá diciéndole que se iba a enterar de algo por las noticias, pero que no se preocupara, que yo estaba bien. Y cuando se enteró mis miedos se hicieron realidad. Me dijo que lamentaba no haberme protegido. Pero yo finalmente pude decirle que no era su culpa, como tampoco la mía.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO 
WASHINGTON

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.