Secciones
Síguenos en:
Pese a las malas cifras, no todo está perdido para reelección de Trump
Donald Trump

En todas las encuestas, Trump pierde con Biden, pero aún falta mucho tiempo para la elección presidencial. En algunas, su aprobación baja del 40 por ciento.

Foto:

Nicholas Kamm. AFP

Pese a las malas cifras, no todo está perdido para reelección de Trump

Aunque Biden gana en las encuestas, un 51 % cree que Trump es la mejor opción para la economía.

Para las elecciones en Estados Unidos todavía faltan casi 5 meses. Y de aquí a entonces cualquier cosa podría pasar. Pero si fueran hoy, tanto el presidente Donald Trump como el partido republicano la pasarían muy mal.

(Lea también: Trump atiza la hoguera de las tensiones raciales en EE. UU.).

Eso, al menos, es lo que indican todo un conjunto de encuestas que han aparecido en los últimos días y que ofrecen una radiografía del delicado momento político por el que ambos atraviesan.

Para comenzar, la popularidad de presidente a lo largo del último mes ha venido en caída libre. Del 46 por ciento que obtenía a mediados de marzo –el más alto de toda su presidencia– ha bajado al menos cinco puntos porcentuales de acuerdo con el promedio de encuestas que realiza Real Clear Politics.

Pero en otros sondeos recientes, entre ellos de CNN, Gallup, Morning Consult y YouGov la cifra ha descendido por debajo del 40 por ciento. En algunos ya marca solo el 37 o 38 por ciento. Números pavorosos si se analizan en el contexto histórico: ningún presidente, en la cinco décadas o más que van de este tipo de mediciones, ha logrado la reelección con indicadores tan bajos.

Los casos más recientes son los del demócrata Jimmy Carter, en 1980, y el republicano George H. Bush, en 1992.

Ambos encajaban cifras similares a las de Trump para esta misma época de la campaña y ambos terminaron perdiendo cuando llegó la hora de votar por su reelección pocos meses después.

Las encuestas tampoco lucen bien cuando se compara al presidente con Joe Biden, su más probable rival demócrata en los comicios de noviembre próximo. En al menos 10 de los últimos sondeos, el exvicepresidente ya le saca ventajas de dos dígitos. CNN, en su muestra de comienzos de semana, ponía esa diferencia en 14 puntos porcentuales (55 contra 41 por ciento) a nivel nacional.

(Le puede interesar: Exasesor de Trump lo acusa de gobernar solo por 'cálculo' electoral).

Por supuesto, como se sabe, en EE. UU. no gana quien obtenga más votos sino quien logre sumar 270 asientos al Colegio Electoral, que es el órgano que elige al presidente. Esos votos están distribuidos de manera proporcional entre los 50 estados y, por lo tanto, lo que termina pesando son los resultados a nivel local. Como en las últimas elecciones presidenciales, son solo una decena de estados los que realmente están en juego (los llamados 'swing states') y de cuyos veredictos depende el nombre del nuevo presidente. Y en una gran mayoría de ellos, Biden está a la cabeza.

Joe Biden

Joe Biden le parece una opción más viable al electorado para derrotar a Trump en noviembre.

Foto:

Bloomberg

Efecto arrastre

Incluso se están presentando escenarios que hasta hace poco parecían ilusorios. En Texas, un estado donde hace más de tres décadas no gana un demócrata, el vicepresidente estaría empatado con Trump, de acuerdo con la muestra más reciente de Public Policy Polling.

Aunque nadie cree aún que eso sea posible, el solo hecho de que un estado tan republicano como este pueda estar en juego, o esté cabeza a cabeza habla claro del actual momento.

Pero las malas noticias no son solo para el presidente sino para todo su partido, que en gran medida se ve arrastrado por la suerte que corra el presidente.

En EE. UU. existe un medidor estándar que permite anticipar la tendencia del público. Se llama el ‘voto genérico’ ('generic ballot') y que sale de preguntarle a la ciudadanía si piensa votar demócrata o republicano en las próximas elecciones.

(En otras noticias: Melania renegoció acuerdo prenupcial antes de llegar a la Casa Blanca).

En las últimas dos encuestas sobre voto genérico, los demócratas les sacan 9 y 10 puntos de ventaja a los republicanos, una diferencia que por lo general indica el repunte de un partido en las elecciones legislativas.

Para citar un caso, esa era la distancia entre unos y otros en las elecciones del 2018 cuando los demócratas recuperaron 41 asientos en la Cámara de Representantes y asumieron el control de este órgano del Legislativo. En otras palabras, no solo podrían retener y hasta aumentar su mayoría en la Cámara, sino recuperar el Senado, que presiden los republicanos, pero por tres curules (53-47).

Pero quizá los números que más deben preocuparle a Trump son los que están emergiendo de su base de simpatizantes, donde ya se han comenzado a ver fracturas.

La coalición que llevó al triunfo de Trump en las elecciones del 2016 estuvo compuesta en gran parte por personas sin educación superior y hombres, en la que superó a Hillary Clinton por ocho puntos en la primera categoría, y 12 en la segunda.

Pero, según una muestra de esta semana de NBC y el 'Wall Street Journal', ambas ventajas han comenzado a erosionarse. En la primera, es decir las personas sin educación superior, esa diferencia con Biden es ahora de solo tres puntos, mientras en la segunda, la de los hombres, ha bajado a 8.

Igual de grave, ha perdido más terreno entre las personas con educación superior y con las mujeres. En el caso de los diplomados, la diferencia entre Trump y Biden en este sondeo es de 24 puntos. Algo enorme si se compara con el 2016, cuando la distancia con Hillary Clinton solo fue de 9 puntos.

(Le puede interesar: Trump aprueba sanciones a funcionarios de la Corte Penal Internacional).

El caso de las mujeres es similar. Si en las pasadas elecciones perdió el voto femenino por una diferencia de 12 puntos, actualmente –según el sondeo de NCB y el 'Journal'– esa distancia sería de 21 puntos.

Nate Cohn, un experto en estadísticas electorales que escribe para 'The New York Times', publicó recientemente un análisis en el que demuestra que Trump ha venido perdiendo apoyo, incluso entre las personas de raza blanca sin educación superior, un grupo que constituye el corazón del trumpismo y que ganó por 31 puntos de diferencia en el 2016.

Donald Trump

Segun encuestas, Biden le saca dos dígitos de ventaja a Donald Trump.

Foto:

AFP

De acuerdo con Cohn, en el último mes esos números han bajado a solo el 21 por ciento.

Si solo ese número se sostuviera, Trump perdería las elecciones en noviembre. Y eso es sin considerar la distancia que ha perdido con las mujeres y con los blancos con educación superior”, sostiene el analista.

En gran parte, las muy malas cifras del presidente Trump son el resultado de una tormenta perfecta. Comenzando con el coronavirus, que les ha causado la muerte a más de 110.000 estadounidenses en estos últimos tres meses y que ha sumido al país en una grave crisis económica en la que más de 20 millones han perdido sus empleos.

(Lea también: EE. UU. probará vacuna contra covid-19 en 30.000 voluntarios en julio).

A eso se sumaron las protestas nacionales que se desataron tras el asesinato del afroestadounidense George Floyd en Mineápolis. Pero ha sido el propio Trump, con sus salidas en falso en cada una de esas instancias, el que parece haber precipitado su caída.

Como afirma el exsenador republicano Jeff Flake, Trump siempre ha gobernado para su base más recalcitrante de seguidores y a lo largo de estas últimas semanas ha dejado claro que seguirá haciéndolo en los meses que faltan para las elecciones.

Quizá por eso ya se ha ido gestando una pequeña revuelta entre figuras de renombre dentro del partido que han salido a denunciarlo y hasta prometen que votarán en su contra. Como el exsecretario de Estado Collin Powell y el actual representante a la Cámara por el estado de la Florida Francis Rooney. Incluso, el propio expresidente George W. Bush tampoco estaría en su lista de votantes, o el excandidato presidencial Mitt Romney.

(Lea aquí: Trump inicia una nueva disputa con autoridades locales).

Nos está enloqueciendo a todos. Cuatro años más de este drama no los resiste nadie”, dice Rooney, que fue embajador de George W. Bush ante el Vaticano y dice estar en contacto con muchos colegas que piensan lo mismo, así no lo digan en voz alta.

Protestas contra Donald Trump

Las recientes protestas contra el racismo y la pandemia del coronavirus también han influido en las encuestas sobre la presidencia en Estados Unidos.

Foto:

AFP

Derrota lejana

Trump, sin embargo, está lejos aún de una derrota.

En esa misma encuesta de CNN un 51 por ciento de la población aún lo prefiere a la hora de manejar la economía, tema que pesa más que casi todos, y para muchos republicanos será difícil no apoyar o votar en contra de un candidato que, mal o bien, defiende causas que les son esenciales, como el nombramiento de jueces conservadores en las altas cortes, el derecho a portar armas y la lucha contra el aborto.

(Lea también: ¡Pueblo de Italia sin coronavirus vende casas a un euro!).

Y las encuestas, hay que resaltar, son solo la vitrina de un instante en particular, una fotografía. Nadie imaginaba hace 90 días que el país estaba por atravesar uno de los momentos más críticos de su historia. Como tampoco nadie puede adivinar lo que depara el futuro en estos 142 días que faltan para de las elecciones.

Por hoy, sin embargo, el panorama no luce bien para Trump. Ni para sus aliados en el Partido Republicano.

SERGIO GÓMEZ MASERI
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
WASHINGTON

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.