EE. UU., cerca de llegar al millón de contagiados por covid-19

EE. UU., cerca de llegar al millón de contagiados por covid-19

En ese país, varios estados comenzaron a abrir de manera gradual sus economías.

Coronavirus en Nueva York

La ciudad de Nueva York ha sido la más afectada por los casos de coronavirus. 

Foto:

AFP

Por: Sergio Gómez Maseri
27 de abril 2020 , 05:05 p.m.

La cifra de contagiados en Estados Unidos por el coronavirus estaba este lunes cerca de alcanzar el millón de personas. De esos, de acuerdo con la mayoría de modelos, todavía hay unos 815 mil casos que se consideran activos, con 120 mil recuperados y más de 56.000 muertos. De lejos el país que más a sufrido los embates de la enfermedad.

(Lea también:  Últimas noticias sobre el coronavirus en el mundo).

A pesar de ello, muchos estados, en mayor o menor grado, comenzaban esta semana una apertura gradual de sus sectores económicos si bien en la gran mayoría se van a mantener, por ahora, las guías distanciamiento social mínimas, como los dos metros de distancia entre personas, la cuarentena para los mayores de 65 años y menores de edad al igual que el uso de mascaras en lugares públicos.

Un número de estados, por ejemplo, tenía como fecha tentativa de apertura este viernes, cuando se vence el plazo que había sugerido el gobierno federal (1º. de mayo) como punto de partida para ingresar a la llamada "fase uno" de la reactivación económica en la que se prevé el relajamiento de algunas medidas.

(Le puede interesar:  EE. UU. publica oficialmente tres videos de avistamientos de ovnis).

En Georgia, por ejemplo, la reapertura se inició el viernes de la semana pasada, luego que el gobernador republicano Brian Kemp dio la luz verde para el regreso de salones de belleza, peluquerías, gimnasios y otros negocios. Y lo mismo pasó con Oklahoma y Colorado.

A partir de este lunes, en Tennessee, se permitirá el regreso de clientes a los restaurantes mientras otros como Missouri y Idaho tiene previsto el retorno de iglesias, la reapertura de parques y otros negocios.

Pero si algo ha quedado claro en estos primeros días de "regreso a la normalidad" es que se trata de un esfuerzo disparejo que está marcado no solo por la situación en el terreno sino también por colores políticos.

(Le puede interesar: 1 de cada 4 neoyorquinos pudo haberse contagiado con la covid-19).

Coronavirus en EE. UU.

Empleados en Miami, Florida. ensamblan kits en una tienda emergente que vende desinfectante de manos, guantes de goma y mascarillas para prevenior el contagio de coronavirus.

Foto:

EFE

En el caso de Nueva York, el estado más golpeado por la pandemia, la flexibilización de las medidas solo se iniciarían a partir del 15 de mayo con la construcción y las manufacturas, pero solo en zonas del estado donde se haya registrado una disminución consecutiva durante 14 días en el número casos.

Otros como Hawái, Texas, Michigan y Alaska piensan levantar inicialmente el veto de parques, playas (los que las tienen)
y algunos negocios donde es fácil mantener el distanciamiento social.

Pero hay algunos como Nueva Jersey que ni siquiera se han comprometido con una fecha de reapertura, pues el virus continúa haciendo estragos.

En gran medida, el proceso es diferente dependiendo del tamaño de la población. Los más rurales están avanzando más rápido hacia la normalización mientras aquellos con grandes poblaciones urbanas avanzan con precaución.

También hay velocidades diferentes al interior de cada estado. En otras palabras, en algunos como Florida las autoridades locales tiene su propio plan que a veces difieren con las normas que ha establecido el gobernador.

En Miami-Dade, por ejemplo, ya hay planes para la pronta reapertura de playas, parques y marinas a pesar de que Ron DeSantis, el gobernador, está aún por anunciar una fecha para el retorno a la normalidad en el estado.

En Virginia, donde el gobernador decretó un cierres hasta el 10 de junio, ya hay planes para reanudar la actividad en las zonas más rurales.

Así mismo, también se esta presentando una dinámica que tiene tintes de partidismo: en aquellos estados donde hay gobernadores republicanos se está imponiendo la tesis de que la reapertura es urgente para prevenir un colapso económico mientras que en otros, donde las autoridades son demócratas, pesan más las recomendaciones de científicos y doctores que le apuntan a reaperturas mucho más graduales y basadas en estadísticas.

El caso perfecto es el de Georgia. De acuerdo con el Instituto para la Evaluación e Indicadores de Salud (IHME), que usa la Casa Blanca para hacer sus proyecciones, el estado no debería relajar sus medidas hasta el 22 de junio.

Sin embargo, su gobernador republicano fue de los primeros en ordenar la reapertura pese a que es uno de los más golpeados por el virus (llevan 1.400 muertos).

El propio presidente Donald Trump, que ha estado pujando por la reactivación económica, dijo la semana pasada que le parecía prematura la reactivación de las actividades en Georgia.

Paralelo a eso también hay confusión, pues por un lado el presidente (y el gobierno federal) publicaron unas guías con estándares mínimos que deberían cumplirse antes de poder avanzar a la primera fase, pero por el otro, Trump ha estado promoviendo las protestas que han surgido en varios estados donde se reclama una reapertura inmediata

Entre las medidas que pide el gobierno están el período de 14 días de reducciones consecutivas de contagios y el desarrollo de un sistema de diagnóstico lo suficientemente robusto como para poder monitorear un rebrote de la enfermedad. Condiciones que casi ningún estado cumple en estos momentos.

Protestas en Georgia

Georgia es uno de los estados donde hay protestas contra el aislamiento.

Foto:

Efe

"Sencillamente no tenemos los recursos suficientes para realizar el nivel de pruebas de diagnósticos y seguimiento que se requiere para asegurar que podemos monitorear los flujos del virus. Estamos volando a ciegas", dice Jeffrey Shaman, epidemiólogo de la universidad de Columbia.

Según Shaman, muchos de los estados que han iniciado sus procesos de reactivación sosteniendo que ya han sobrepasado el llamado "pico" de la enfermedad y que los contagios vienen en descenso.

Y si bien eso es cierto (salvo el caso de Georgia donde el pico está previsto para este miércoles), se ha logrado llegar a ese punto gracias a las estrictas medidas de distanciamiento que se mantuvieron en este mes y medio. Ahora que han comenzado a ser relajadas, y sin contar con un sistema de diagnóstico eficiente, es posible que se de una segunda oleada de la enfermedad.

Si funciona otros seguirán sus pasos. Si la enfermedad regresa habrá una nueva pausa

"Estos estados están sometiendo sus poblaciones a una especie de experimento. Si funciona otros seguirán sus pasos. Si la enfermedad regresa habrá una nueva pausa", afirma el epidemiólogo.

Y ese es el gran riesgo. Volver a una segunda cuarentena en la que se requiere un nuevo período de aislamiento de 45 días o más sería terrible para la economía en esas regiones.

Y se pondría en riesgo a otros estados que están avanzando con más cautela. Como Alabama, que hasta ahora ha mantenido las restricciones a pesar de que sus vecinos (Tennessee, Georgia y Mississippi) ya relajaron muchas de ellas.

SERGIO GÓMEZ MASERI 
Corresponsal de EL TIEMPO 
WASHINGTON
En Twitter: @sergom68

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.