‘Fui débil porque sentí que debía encubrir las suciedades de Trump’

‘Fui débil porque sentí que debía encubrir las suciedades de Trump’

Michael Cohen, exabogado de Donald Trump condenado a tres años, dijo que cubrió sus "actos sucios".

Michael Cohen

Michael Cohen fue abogado de Donald Trump durante varios años.

Foto:

AFP

Por: Sergio Gómez Maseri
12 de diciembre 2018 , 08:55 p.m.

Si no es el peor día de su presidencia, este miércoles 12 de diciembre probablemente pasará la historia como uno de los peores en los casi dos años que lleva Donald Trump al frente de la Casa Blanca.

El golpe llegó por vía de la sentencia de tres años que el impuso un juez en Nueva York a Michael Cohen, el abogado personal del presidente estadounidense y hasta hace poco uno de sus hombres de confianza.

Cohen ya se había declarado culpable de nueve cargos, entre ellos evasión de impuestos, violación a las normas de financiación de las campañas políticas y de mentirle al Congreso.

Pero dos de ellos involucran directamente a Trump y podrían acarrearle serías consecuencias en el futuro.

En muchas ocasiones, tuve la sensación de que era mi deber encubrir sus actos sucios

El primero tiene que ver con el pago que Cohen realizó a dos mujeres para que guardaran silencio sobre sus supuestas relaciones extramatrimoniales con Trump, cuando el entonces candidato del Partido Republicano ya estaba en la recta final de la campaña presidencial.

Si bien el mandatario niega las relaciones y que dirigió el pago, nadie discute que a las mujeres se les entregó una gruesa suma de dinero para que no contaran lo sucedido y que Trump después le reembolsó a Cohen el dinero que inicialmente salió de su propio bolsillo.

Donald

Trump minimizó la importancia de los pagos a las dos exmodelos hechos por su exabogado Michael Cohen.​

Foto:

Leah Millis / Reuters

Lo grave para el mandatario es que tanto los fiscales del caso, como el juez que sentenció a Cohen, coinciden en que sí hubo una violación a las normas electorales pues con el pago se pretendía influir el resultado de los comicios y han dado crédito a la versión del abogado cuando dice que actuó bajo órdenes directas del presidente.

"Al cometer estos crímenes el señor Cohen ha erosionado la fe en el proceso electoral y ha comprometido el imperio de la ley", dijo durante la audiencia de sentencia el fiscal Nicholas Roos.

El juez, por su parte, describió los cargos "como un auténtico bufete de conductas fraudulentas".

Y también resultaron demoledoras las palabras del propio Cohen durante la audiencia cuando dijo que su error había estado en ofrecer "lealtad ciega al hombre (Trump) que lo empujó hacia un camino de oscuridad" y que haría todo lo posible por asegurar que su nombre no sea recordado como "el villano de esta historia".

Un 'débil'

Refiriéndose a un trino reciente del presidente Trump donde lo llamó "un débil", el abogado indicó que el mandatario tenía razón, pero por otras razones. "Fui débil porque una y otra vez sentí que era mi deber encubrir sus suciedades", dijo Cohen.

Casi todos los expertos coinciden en que Trump tendría inmunidad judicial frente a este cargo mientras sea presidente. Pero pocos dudan en que será algo por lo que tendrá que responder ante las cortes una vez deje la Casa Blanca.

Pero en lo que no hay coincidencia es si este crimen podría desatar un juicio de destitución contra el presidente en el Congreso.

Varios demócratas, partido que asume el control de la Cámara de Representantes en enero, creen que sí. Entre ellos Jerry Nadler, el probable presidente de la Comisión Judicial de la Cámara y precisamente el órgano por donde arrancaría un proceso de destitución, dijo esta semana que si Trump -como todo indica- fue cómplice en el caso criminal de Cohen, esa ofensa daría para que se le eleven cargos y se inicie un juicio.

"Una pregunta es si los cargos son lo suficientemente serios como para conducir a la destitución. Pero sin duda son ofensas susceptibles de una acusación", sostuvo Nadler.

Entre el partido republicano el sentimiento no es el mismo. Muchos alegan que se trata de un cargo que como máximo tendría consecuencias civiles -algo que se contradice con la sentencia del juez que impuso cárcel a Cohen- y que en todo caso se trata de la palabra del abogado, que acaban de condenar por mentiroso, frente a la de Trump.

El problema con este último argumento es que los fiscales no solo ya dijeron que le creen a Cohen sino que tienen al menos una grabación en la que se escucha a ambos hombres discutir el pago a las mujeres.

El segundo caso

El segundo cargo que amenaza al presidente y por el que también fue condenado el abogado es por haberle mentido al Congreso cuando les dijo que las negociaciones con personas cercanas al Kremlin para la construcción de un hotel de Trump en Moscú habían concluido en enero del 2016 cuando ni siquiera habían comenzado las elecciones primarias del partido en las que el magnate luego se impondría.

Según Cohen, esas conversaciones continuaron hasta más allá de junio, cuando Trump ya era el candidato del partido. El abogado también reconoció, pese a decir lo contrario ante el legislativo, que tanto el mandatario como miembros de su familia estaban al tanto de las negociaciones. El presidente, en su momento, negó tener negocios e intereses en Rusia.

La declaración de Cohen, de demostrarse, pondría en tela de juicio la actuación del entonces candidato y generaría nuevas preguntas sobre la estrechas relaciones con el gobierno de Vladimir Putin y si estas, o los intereses comerciales, terminaron influyendo en decisiones que se tomaron durante la campaña.

Se trata de un tema, además, que ya está investigando el fiscal especial Robert Mueller para determinar si hubo alguna coordinación entre la campaña de Trump y Moscú para influir en los resultados de las comicios de ese noviembre.
 
En cualquier caso, la sentencia de Cohen ha vuelto a revivir el fantasma de la destitución. Varios medios, de hecho, han reportado que Trump está muy preocupado ante esa posibilidad.

Pero cuando la agencia Reuters le preguntó esta semana si temía un desenlace semejante, el presidente respondió con un rotundo no, y hasta lanzó una advertencia: "(Si me destituyen) habrá una revolución".

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington
En Twitter: @sergom68

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.