‘Colombia es un país con futuro brillante’

‘Colombia es un país con futuro brillante’

Thomas Shannon, subsecretario de Estado para Asuntos Políticos de Estados Unidos, visitó a Colombia.

Thomas Shannon

El subsecretario de Estado para Asuntos Políticos de EE. UU., Thomas Shannon, encabeza el el Séptimo Diálogo de Alto Nivel entre Colombia y Estados Unidos.

Foto:

Reuters / Carlos Julio Martinez

Por: Redacción Internacional
01 de marzo 2018 , 10:46 p.m.

El subsecretario de Estado para Asuntos Políticos de Estados Unidos, Thomas Shannon, habló en entrevista con ‘La W Radio’ y el corresponsal de EL TIEMPO en Washington, Sergio Gómez Maseri, sobre la situación en Colombia y Latinoamérica, así como las relaciones bilaterales con Estados Unidos.

Embajador, Estados Unidos no va a reconocer que estamos perdiendo la lucha contra el narcortráfico, ¿pero al menos usted reconoce que hay que replantearla?

Es algo que tenemos que reflexionar todos los días, pero la lucha contra el narcotráfico es necesaria y vamos a buscar las maneras de enfrentar el desafío del narcortráfico. Y hay que mirar la forma coordinada de enfrentarlo desde la producción, el transporte, el financiamiento y el uso de las drogas. Como cualquier acto de criminalidad y delincuencia debemos saber que no va a desaparecer, pero tenemos que hacerlo, para controlarlo y minimizarlo.

No cayeron muy bien en la región las palabras de su jefe, el Secretario de Estado Rex Tillerson, cuando sugirió que la doctrina Monroe era el modelo para las relaciones regionales. Esto por acá se entiende como un regreso al intervencionismo. ¿Nos podría explicar a qué se refería y cómo ve usted el futuro de esas relaciones?

No escuché bien la pregunta pero la visita del secretario de Estado Rex Tillerson fue su primera a América Latina. Para él era era importante subrayar la importancia de la región para EE. UU. Nuestra intención es seguir el acercamiento y señalar que estamos construyendo una política contra las drogas, desarrollo económico y también en comercio e inversión. Queremos hacer aliados, socios y amigos y respondemos a las necesidades de nuestros parceros, amigos y que estamos haciéndolo de una manera que sean relevantes con los países de la región.

En el país siempre estamos temerosos de que nos recorten la ayuda para combatir el narcotráfico. ¿Esto no es como una sinsalida para Colombia?

Colombia ha logrado éxitos inéditos contra el terrorismo y el narcotráfico y en su capacidad y habilidad para utilizar las instituciones del Estado para construir un país con futuro brillante. Los colombianos son autocríticos y eso es bueno en la democracia, para enfrentar los desafíos, pero lo que vamos a decir es que la relación entre los dos países es inquebrantable, es duradera y sostenible, que va a durar para siempre pues no solo tenemos valores compartidos sino una historia de colaboración de mucho éxito. A veces la asistencia va a ser alta, a veces menor, pero la verdad es que la calidad de la relación y la buena voluntad con Colombia no va a disminuir.

Para usar una palabra que usted dijo, usted ha sido un 'parcero' de la región, pero ahora que termina su misión, ¿con qué frustración se va de su oficina?

No me enfoco en las frustraciones pero sí en las satisfacciones de la vida. He aprendido mucho de mis años trabajando en Latinoamérica y en las dos décadas trabajando en el tema de Colombia. Llevo en mi corazón el respeto y admiración hacia los pueblos de región, mis contrapartes, con la gente que trabajo, los diplomáticos. Admiro la vocación democrática de la región, pero especialmente la capacidad del pueblo colombiano de no rendirse ante el terror y mantenerse firme y con coraje y actuar como un modelo para la región pero al mismo tiempo posicionarse para asumir un papel importante no solo en la región, sino en el Pacífico y el Asia. La satisfacción que me llevo es que yo participé en la transformación de las Américas, en un hemisferio democrático, mercados libres y sociedad democrática.

Estamos sorprendidos con un presidente de EE. UU. que quiere construir un muro, pelear con La Habana, mantener la prisión de Guantánamo y volver al paradigma en donde el tema más importante es el narcotráfico. ¿Usted qué opina?

No estoy de acuerdo con su evaluación. En primer lugar tenemos un presidente único. Tiene una manera de actuar que no es un político de carrera. Es un hombre de negocios que está enfocado en los resultados y quiere avanzar en una agenda lo más rápido posible. Y claro, él se ha enfocado en temas de seguridad en la lucha contra contra las drogas, que tiene impacto inmediato en EE. UU. Tenemos un problema de uso de drogas complicado y difícil; es una crisis nacional para nosotros. Pero lo que mostró el secretario Tillerson es que nuestra agenda es amplia y refleja las agendas de nuestros amigos de la región y ese es un enfoque no solo en seguridad sino desarrollo económico y social y de cómo globalizarse de manera exitosa.

Usted es una de las personas que más conoce a Venezuela y la crisis que está viviendo. ¿Cómo cree que va a terminar esta película?

No sé, pero lo importante es que tenemos en la región varios países que entienden la crisis de Venezuela y tienen interés en involucrarse para encontrar una solución a la crisis política, pero en especial la crisis humanitaria. En cuanto los venezolanos mismos, sea el gobierno o la oposición, busquen una salida política y electoral a su crisis, la región va a reconocer que el pueblo venezolano necesita ayuda; en comida, medicinas y lo cotidiano. Así, países como Colombia, Brasil, Ecuador, Perú, Trinidad y Tobago, México, Argentina, México, Canadá y Estados Unidos debemos enfocarnos en buscar una solución a esta crisis humanitaria.

Desde Venezuela algunos dicen que la opción para solucionar esta crisis es una Intervención militar. ¿Qué tan factible es esta opción militar?

Cero factibilidad. Este es un tema que los venezolanos tienen que resolver. Todos los países de la región están buscando un camino para resolver la crisis política y hacemos un pedido al presidente Nicolás Maduro y su gobierno de reflexionar acerca de las elecciones que han convocado para abril, pues desde nuestro punto de vista, la oposición y de muchos países no hay las condiciones necesarias para ser consideradas válidas esas elecciones pues no va a reflejar la voluntad del pueblo. Pero es importante entender que buscamos una solución pacifica duradera y sostenible y en este sentido las intervenciones militares no cumplen esos objetivos.

La fiscal de Venezuela, Luisa Ortega dice en una entrevista que el presidente Nicolás Maduro le pidió un soborno de 50 millones de dólares a la firma brasileña Odebrecht, pero que solo recibió 35 millones. Por qué ella calló por tanto tiempo ante un delito en el que de alguna manera ese silencio la convierte en cómplice. ¿Señor Shannon, usted había escuchado esa historia de Odebrecht y el presidente Maduro?

Yo no la había escuchado, pero el tema de corrupción dentro y fuera de Venezuela es un cuento gravísimo para la región y desafortunadamente en Venezuela la cantidad de dinero que ha salido por corrupción es una cantidad altísima y eventualmente el pueblo venezolano va a pedir cuentas.

El secretario Tillerson dijo en su visita que había una posibilidad de que los recursos del Departamento de Estado destinados para Venezuela se pudieran transferir a Colombia, para que en nuestro país se pueda atender la crisis humanitaria que es causada por el éxodo de venezolanos. ¿Nos podría informar eso en qué va?

Trabajamos con Colombia, los vecinos de Venezuela y organizaciones internacionales para ayudar a países como Colombia que de repente tienen a cientos de miles de refugiados de Venezuela y nuestro punto de vista es que esta es una carga que los países no pueden llevar solos. Trabajamos para identificar recursos y con organizaciones para esa ayuda para saber qué van a necesitar esas personas para sobrevivir.

Estados Unidos tiene presencia en más de 180 países, pero 45 están sin embajador. ¿Ese es un tema de coyuntura, problema con el Congreso de aprobación o es un trámite normal?
 
En nuestro Congreso, en cada año, hemos andado a una velocidad menos rápida para confirmar embajadores y esto representa diferencias políticas en el Senado y el Ejecutivo. Esa cifra es mucho y queremos nombrar y que el Senado los confirme, lo más rápido posible. Sería un error decir que estamos bien pero tratamos de hacer esos nombramientos rápidamente.

Desde el año pasado hay una fuerza triangular entre Colombia, México y Estados Unidos para frenar el narcotráfico por el Océano Pacífico. ¿En el diálogo de alto nivel eso es algo que se va a concretar?
Vamos a concretar varias cosas de la lucha contra las drogas y ese trabajo triangular y debedemos dejar claro un rumbo para mostrar que la colaboración de Colombia y los otros parceros en la región tiene una ruta y se va a profundizar.

¿De donde sacó la palabra 'parcero'?
De acá, de Colombia. Es una palabra muy bonita que refleja que somos socios, aliados, amigos y hermanos.

REDACCIÓN INTERNACIONAL

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.