Así cambiaría la sociedad de EE. UU. si se sigue prohibiendo el aborto

Así cambiaría la sociedad de EE. UU. si se sigue prohibiendo el aborto

Si se revocan los derechos reproductivos de mujeres, el país se asimilará a la Rumania comunista.

Protestas por leyes antiabortistas

Cientos de protestas vivió EE. UU. esta semana por las leyes antiabortistas. Esta fue ante la Corte Suprema, en Washington.

Foto:

Andrew Caballero-Reynolds / AFP

Por: Maria Bucur y Kristen R. Ghodsee - Project Syndicate
25 de mayo 2019 , 10:25 p.m.

“Fue un momento horrible”, relata un ginecólogo rumano, refiriéndose al periodo entre 1966 y 1990, cuando el aborto y la anticoncepción fueron completamente prohibidos bajo la dictadura de Nicolae Ceausescu. “Las mujeres se negaron a tener vidas sexuales, lo que resultó en peleas familiares y abandono”, dice. “Para una mujer, cualquier contacto sexual significaba solo pánico y dolor”. Como dijo otro rumano que vivió durante el período, “era imposible tener una vida sexual normal debido al temor de quedar embarazada”.

Si el Partido Republicano en Estados Unidos se sale con la suya, millones de mujeres estadounidenses pronto podrán conocer el mismo temor. Los legisladores republicanos en Georgia, Alabama y otros estados han promulgado o están proponiendo normas que prohíben el aborto, con la esperanza de llevar el tema de nuevo ante la Corte Suprema de EE. UU., y anular la decisión histórica de 1973 en el famoso caso Roe v.s Wade, que despenalizó el aborto. En ausencia de la protección constitucional del derecho de una mujer a abortar, EE. UU. se convertiría en una sociedad diferente, porque, como en Rumania en la época de la dictadura, el gobierno vigilaría las elecciones más personales de la sociedad.

No solo las mujeres sufrieron los ataques del régimen a su integridad corporal en Rumania. Lejos de fortalecer la familia, las políticas draconianas de “pro-vida” envenenaron la intimidad heterosexual, los matrimonios y la confianza social.

Los exámenes ginecológicos mensuales llevaron al Estado al interior de los úteros de las mujeres y, por extensión, al dormitorio. La vigilancia estatal de la actividad sexual se parecía a la de un ganadero que cría ganado.

Con las disposiciones que prohíben que las mujeres salgan del Estado para abortar o que usen ciertos métodos anticonceptivos (como los dispositivos intrauterinos), gran parte de la nueva legislación de EE. UU., si el Tribunal Supremo lo confirma, expondría a las mujeres a un régimen de cumplimiento muy similar.

Después de que el régimen en Rumania cayó en diciembre de 1989, uno de los primeros movimientos del gobierno interino rumano fue despenalizar el aborto. Mientras que pronto surgieron debates sobre muchos aspectos del legado comunista, pocos rumanos tenían dudas de que obligar a las mujeres a tener bebés que no querían había sido desastroso para el país.

Incluso después de tres décadas bajo la prohibición, la tasa de natalidad de Rumania no había aumentado. En cambio, las mujeres rumanas se sometieron a casi 7,3 millones de abortos en callejones (un promedio de tres cada una) entre 1967 y 1989. Al menos 15.000 mujeres murieron como resultado de complicaciones y efectos secundarios no tratados. La tasa de mortalidad infantil en Rumania durante este periodo fue la más alta en Europa, y entre dos y 59 veces más que la de otros países.

Aunque la mayoría de los países del Bloque Oriental expandieron las libertades reproductivas de las mujeres después de la muerte de Stalin en 1953, a finales de la década de 1960, los líderes comunistas comenzaron a preocuparse de que la disminución de las tasas de natalidad llevaría a una futura escasez de mano de obra (y soldados). Pero mientras otros países de Europa del Este abordaron el asunto a través de permisos de maternidad mejor pagos y mayores beneficios de cuidado infantil, el gobierno rumano tomó un camino diferente.

Antes de 1966, Rumania tenía una de las políticas de aborto más liberales del mundo. Pero, desesperado por el crecimiento de su población, Ceausescu emitió el decreto 770, esencialmente nacionalizando el útero de las mujeres rumanas. Tanto el aborto como la anticoncepción se penalizaron para todas las mujeres de 45 años o menos que no habían tenido al menos cuatro hijos (más tarde serían cinco).

Las únicas excepciones fueron la violación y el incesto, los embarazos de alto riesgo y los casos en que el feto podría contraer una enfermedad hereditaria de cualquiera de los padres. La ley fue estrictamente aplicada. La policía secreta rumana, la ‘Securitate’, registró los embarazos sospechosos y vigiló las mujeres hasta el nacimiento del niño. Era el tipo de autoritarismo natalista con el que los defensores ‘provida’ de Estados Unidos han soñado durante mucho tiempo.

Con los desafíos que se avecinan en el horizonte de Estados Unidos, la experiencia de Rumania muestra lo que sucede cuando las mujeres pierden repentinamente el derecho de controlar sus propios cuerpos.

Después del comunismo, la gente de Rumania reconoció que las sociedades democráticas tienen la responsabilidad de garantizar la autonomía corporal de las mujeres

Sin libertad reproductiva, el sexo heterosexual se convierte en un juego de ruleta rusa para las mujeres, puesto que literalmente soportan las consecuencias de cualquier enlace. De hecho, la nueva ley de Alabama va más allá que la Rumania al eliminar incluso la excepción por violación o incesto y sancionando con 99 años de cárcel a los médicos que lo practiquen. Aceptándolo solo en caso de peligro de muerte para la madre.

Los opositores al aborto afirman que prohibirlo promoverá el matrimonio, fortalecerá las familias y restaurará los roles de género tradicionales. Pero el caso rumano muestra que un escenario más probable es un rápido aumento de la mortalidad materna, una explosión de niños y huérfanos no deseados y una “recesión sexual”, ya que las esposas optarán por evitar la intimidad con sus esposos. Al igual que en Rumania, la intrusión violenta del Estado en la esfera privada trastornará las vidas de hombres y mujeres por igual. Los estadounidenses pueden esperar un futuro de sexo malo y relaciones destrozadas.

Es hora de enfrentar los hechos. Un siglo de evidencia en todo el mundo muestra que las políticas de reproducción coercitiva se correlacionan débilmente con las tasas de fecundidad reales. El hecho es que las decisiones de las mujeres sobre el tamaño de la familia se basan en realidades materiales. Cuando los suministros básicos de alimentos son escasos (como en Rumania en la década de 1980), las mujeres arriesgan sus vidas con abortos en callejón, por temor a carecer de los medios para cuidar a un niño. Cuando el permiso parental remunerado y el cuidado de los niños están ausentes o son prohibitivos, como sucede en EE. UU., las mujeres tomarán decisiones económicas similares, independientemente de las leyes en los libros.

Después del comunismo, la gente de Rumania reconoció que las sociedades democráticas tienen la responsabilidad de garantizar la autonomía corporal de las mujeres y de respetar el derecho de todos los ciudadanos a tomar sus propias decisiones acerca de si comenzar y agregar a una familia y cuándo. Es extraño que en la ‘tierra de los libres’, uno de los principales partidos emule a un dictador comunista.

MARIA BUCUR* Y KRISTEN R. GHODSEE**
© Project Syndicate

(*) Maria Bucur es profesora de Historia y Estudios de Género en la Universidad de Indiana. (**) Kristen R. Ghodsee es profesora de Estudios de Rusia y Europa del Este en la Universidad de Pennsylvania.

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.