Las mentiras en la versión del rescate de los niños de Tailandia

Las mentiras en la versión del rescate de los niños de Tailandia

Periodista narra que los niños tailandeses no salieron buceando como dijeron entonces.

Tailandia

Periodista narra que los niños tailandeses no salieron buceando como dijeron entonces.

Foto:

Reuters

Por: LA NACIÓN - ARGENTINA (GDA)
17 de enero 2019 , 06:39 a.m.

Entre junio y julio del año pasado, durante 17 días, los ojos del mundo se dirigieron
hacia Tailandia. Allí, en una cueva conocida como Tam Luag, al norte de país, 12 chicos de entre 11 y 16 integrantes de un plantel de fútbol y su entrenador habían quedado atrapados, en total oscuridad, sin alimentos y sin posibilidades de salir.

Los chicos estaban refugiados en un montículo dentro de la caverna. Los cuatro
kilómetros de pasadizos que los podían llevar al exterior estaban completamente
anegados por las fuertes lluvias que azotaban la zona, por lo que era imposible volver
sobre sus pasos para salir. Por ello, se prepararon para rescatarlos un grupo de cien
buzos tailandeses e internacionales, expertos en drenaje y bombas de extracción de
agua.

Finalmente, este grupo de niños del equipo de los Jabalíes salvajes fue rescatado ante la atenta mirada de todo el mundo. La historia del rescate que se contó entonces fue que los menores salieron de la caverna buceando junto a especialistas, y siguiendo una soga que unía el lugar de encierro con la salida de la cueva. Pero hoy se conoce que la realidad fue otra, algo diferente a la que se contó entonces.

Un periodista británico llamado Liam Cochrane publicó The Cave (La cueva), un libro
en el que relata la verdadera forma en que se llevó a cabo el operativo de rescate de los niños.
En él, el periodista revela también que en aquella oportunidad se contó otra
historia por temor al rechazo que podía provenir por parte de los padres de los niños, y de la opinión pública.

Decir, como se dijo entonces, que los niños aprenderían a bucear para salir, fue una
estrategia para tranquilizar a los padres. Pero como sea, el resultado definitivo fue
exitoso: todos los niños, y su entrenador, salieron de la trampa natural en la que habían ingresado sanos y salvos.

Mentiras piadosas para no alarmar a las familias

La cuestión era cómo hacer para sacar a los menores que no sabían bucear y además
debían luchar contra la pobre visibilidad que había por el barro acumulado. A eso se
sumaba que los espacios para moverse en el camino a la salida eran terriblemente
estrechos, un desafío de vida incluso para los más experimentados buzos.

De hecho, Saman Gunan, un rescatista tailandés de 37 años, pereció durante las labores de rescate y especialistas de diversos países consultados decían que el rescate era inviable. El propio anestesista australiano que a la postre se convertiría en protagonista de esta historia, el Doctor Richard Harris, admitió luego del rescate: "Pensé que había cero posibilidades de éxito".

Estaba claro que con el escaso tiempo que había para el rescate, era imposible enseñarle a los niños a bucear. El oxígeno de su lugar de encierro se estaba agotando
inexorablemente. Entonces, se decidió que había una sola forma de sacarlos: sedarlos.


Pero para tranquilizar a los familiares, y al público que seguía las alternativas de los
chicos con suma atención, los rescatistas contaron que los Jabalíes Salvajes saldrían
buceando del lugar, llevarían una manguera de aire atada a su cuerpo y irían con un
profesional de rescate por delante y otro por detrás.

La verdadera manera en que salieron

La realidad fue que los chicos no salieron buceando. Les dieron un cóctel de pastillas
para dormirlos, calmarlos y reducir la cantidad de saliva para evitar que se ahogen. Las drogas utilizadas, administradas por el mencionado anestesista Harris, fueron Xanax, Ketamina y Atropina.

Una segunda jeringa precargada de Ketamina, droga para dormirlos, se le daría a los
chicos una hora después de la primera dosis para que la duración del efecto sedante
durara las tres horas
para hacer el total del recorrido, explicó entonces el Dr. Harris,
quien junto a su amigo, buzo y compatriota Craig Callen fueron los organizadores del
rescate.

Además de los sedantes, a los niños les pusieron mangueras de oxígeno pegadas en su boca y selladas con silicona, para que no ingresara agua. Y un buzo cargó con cada uno de los niños a través de los estrechos pasajes, como carga un paracaidista a sus
aprendices cuando se lanzan en tandem.

"Era como arrastrar paquetes como en una bolsa de compras", dijo un buzo británico al referirse a los detalles del rescate. Y otra cosa importante era no golpear a los niños contra las rocas y estalactitas de los túneles que atravesaban.

De esta manera, uno por uno y divididos en tres jornadas de rescate, los Jabalíes
Salvajes y finalmente su entrenador fueron rescatados de las profundidades de la cueva.
El 10 de julio de 2018 el mundo festejó verlos a todos sanos y salvos fuera de la trampa de muerte, agua y oscuridad en la que habían ingresado.

"Hicieron todo lo correcto para que podamos rescatarlos. Nunca vi un gemido o una
lágrima en el ojo. Eran jóvenes muy tranquilos, fuertes y decididos", señaló Chirs Jewell, un rescatista australiano en referencia a la valentía y entereza demostrada por los pequeños Jabalíes Salvajes en los difíciles momentos de la salida de la cueva.

Hoy, según lo que cuenta el periodista británico Cochrane en su libro podemos saber
que, si bien el resultado del rescate fue exitoso, la forma en que se llevó a cabo no fue
precisamente lo que habían contado entonces.

LA NACIÓN - ARGENTINA
(GDA)

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.