Adelantan labores de rescate tras el fuerte paso del tifón Mangkhut

Adelantan labores de rescate tras el fuerte paso del tifón Mangkhut

La cifra de muertos en Filipinas subió a 65. Buscan a personas desaparecidas tras derrumbe en mina.

Tifón en Filipinas

Mangkhut, considerado el tifón más fuerte del año, destrozó zonas agrícolas del norte de Luzón a sólo un mes de las cosechas.

Foto:

EFE

17 de septiembre 2018 , 02:21 p.m.

Las esperanzas de encontrar sobrevivientes entre los escombros tras unos desplazamientos de tierra disminuían este lunes en Filipinas, mientras los servicios de emergencia intentaban llegar a decenas de personas que estarían atrapadas en una región montañosa dos días después del paso de un potente tifón.

Alrededor de 300 policías, soldados, bomberos y voluntarios equipados en su mayor parte con herramientas trataban de retirar rocas, barro, escombros y agua estancada de las construcciones derrumbadas, con la esperanza de encontrar señales de vida de sobrevivientes después de encontrar 13 cuerpos.

El pueblo de Ucab, en la pintoresca región Cordillera, se ha visto afectado por uno de los 50 desplazamientos de tierra causados por las fuertes lluvias del tifón Mangkhut, que atravesó el norte de Filipinas el sábado matando al menos 65 personas.

Solo han sido rescatadas tres personas en Ucab y actualmente hay 55 desaparecidos, entre ellos seis niños. Muchos de los adultos que están siendo buscados se encontraban en un barracón abandonado propiedad de la compañía minera Benguet Corp.

"Estoy 99 por ciento seguro que las personas allí están muertas", afirmó el alcalde Victorio Palangdan. "Continuaremos hasta sacarlos a todos".

La Cámara de Minas Filipinas señaló que advirtió a los operadores de minas de Ucab que se retiraran de la zona por el peligro de desplazamientos de tierra. El secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales Roy Cimatu ordenó la interrupción en pequeña escala de toda explotación de minas en la región Cordillera, donde los desplazamientos de tierra han matado a 24 personas.

El tifón ha afectado a alrededor de cinco millones de filipinos, de los cuales unos 150.000 se encontraban en centros de evacuación cuando llegó el tifón, con ráfagas de viento de más de 205 kilómetros por hora y rachas de hasta 305 kph.

Por otro lado, los operarios comenzaron el lunes una gran limpieza en Hong Kong para retirar árboles y restos de todo tipo, un día después del paso del tifón.

Mangkhut, considerado el tifón más fuerte del año, destrozó zonas agrícolas del norte de Luzón a sólo un mes de las cosechas, que representan una parte importante de la producción de arroz y maíz del país.

Tras destrozar el norte del archipiélago, la tormenta cruzó el mar de China meridional. Su epicentro pasó a un centenar de kilómetros al sur de Hong Kong, y aún más cerca de Macao. El domingo por la tarde tocó tierra en el sur de China.

Tifón Mangkhut

La tormenta, acompañada con ráfagas de hasta 230 km/h, hizo tambalear los rascacielos de la ciudad, pulverizando a veces los cristales.

Foto:

AFP

En la provincia de Guangdong se registraron dos muertos. Las autoridades indicaron que evacuaron a más de tres millones de personas en el sur de China, y ordenaron a decenas de miles de barcos de pesca regresar a puerto antes de la llegada del tifón.

En Hong Kong, el gobierno local calificó los daños de "graves e importantes". Más de 300 personas resultaron heridas por el paso del tifón. Cuando el viento se calmó, el domingo por la noche, los operarios de protección civil multiplicaron las salidas para limpiar las calles.

La limpieza se intensificó el lunes. Los hongkoneses tenían dificultades para llegar a sus trabajos en medio de las calles repletas de ramas, árboles y escombros, algunos incluso llenas de lodo o aún inundadas. Las escuelas permanecieron cerradas y la mayoría de los autobuses no funcionaron por la mañana. La circulación de trenes y metros era irregular.

Reabren los casinos

Algunas zonas se vieron afectadas por aludes de lodo e inundaciones por las poderosas olas. En el barrio de Tseung Kwan O (este), el mar desatado movió las rocas que normalmente rompen la energía de las olas.

La tormenta, acompañada con ráfagas de hasta 230 km/h, hizo tambalear los rascacielos de la ciudad, pulverizando a veces los cristales. Los habitantes de Hong Kong esperaron el domingo en sus casas el fin de la tormenta.

Los pueblos de pescadores de este territorio chino fueron los más afectados, como el de Lei Yue Mun (este), cuyas callecitas estaban recubiertas casi todas con restos de todo tipo. En el parque Victoria, en la isla de Hong Kong, los árboles estaban caídos.

En el territorio chino de Macao, por primera vez en su historia, sus 42 casinos cerraron antes de la llegada del tifón, por orden de las autoridades, muy criticadas en 2017 por la falta de preparación ante la llegada de un tifón.

Los casinos volvieron a abrir el lunes y la ciudad estaba siendo limpiada tras las enormes inundaciones que obligaron a veces a los socorristas a intervenir con motos acuáticas. Los comerciantes sacaban el barro de sus negocios mientras los habitantes secaban sus pertenencias en las calles.

AFP

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.