El 'carnicero' de Darfur: quién es el presidente derrocado de Sudán

El 'carnicero' de Darfur: quién es el presidente derrocado de Sudán

Omar al-Bashir estuvo en el poder durante 30 años. Las fuerzas armadas del país tomarán su lugar.

Omar al-Bashir

El presidente de Sudán Omar al-Bashir, estuvo en el poder durante tres décadas.

Foto:

AFP

Por: EFE y AFP
11 de abril 2019 , 02:36 p.m.

Desde hace cuatro meses, Sudán enfrenta masivas manifestaciones contra el régimen del presidente Omar Al Bashir, en el poder hace 30 años. De acuerdo con las autoridades, al menos 49 personas habrían fallecido en medio de las protestas. Ante la presión civil, el presidente sudanés, conocido en la región como el carnicero de Darfur, fue destituido por las fuerzas armadas del país, según anunció este jueves el ministro de Defensa Awad Ahmed Benawf. 

Soberbio, despiadado y duro, así describen los manifestantes a Omar al Bashir, quien asumió por tres décadas en la Presidencia de Sudán hasta que, este jueves, fue apartado del poder por los mismos militares que en algún momento lo apoyaron durante el conflicto en Darfur (oeste de Sudán), por el que se le acusa de genocidio.

El instinto de supervivencia ha guiado a Al Bashir, de 75 años, y le ha llevado a aferrarse al poder hasta el límite, a sabiendas de que, a partir de ahora, sin la protección de su cargo, podría ser juzgado y condenado de por vida por su participación en distintos conflictos de Sudán.

También, hasta el último instante, el presidente mantuvo su bien conocido temperamento desafiante hacia los miles de opositores que, desde hace meses, alentaban la intervención militar.

Por esto, sin titubear, Al Bashir no tardó en ordenar una represión violenta contra las manifestaciones que cada día tomaban más fuerza, lo que resultó al menos en 49 muertes y más de un centenar de heridos durante este año. 

Sin embargo, en las protestas ha quedado patente que las heridas de tres décadas de guerras continuas -y enfrentamientos entre etnias instigados por Al Bashir- siguen abiertas para los sudaneses.

"Todos somos Darfur" afirmaba una pancarta instalada en las concentraciones populares a las afueras de la sede del Ejército, para recordarle al descendiente bediuno los crímenes por los que, en la última década, ha sido rechazado por buena parte de la comunidad internacional.

Protestas en sudan

Cientos de sudaneses se reunieron este jueves en la calle principal de Khartoum, tras darse a conocer la dimisión del presidente.

Foto:

AFP

Al Bashir nació el 1 de enero de 1944 en el seno de una familia humilde la tribu árabe Yaalín, en la aldea de Hosh Banaqa, situada a unos 150 kilómetros al norte de Jartum (capital de Sudán), donde el Nilo ya se adentra en el desierto del Sáhara.

Empezó la carrera militar muy joven y ascendió en el escalafón luego de participar en la guerra del Yom Kipur de parte de Egipto en 1973, y en otros conflictos del sur de África, incluyendo los de su propio país.

Firmemente respaldado por el Ejército y los partidos islámicos, Al Bashir ascendió
al poder mediante un golpe de Estado en 1989 contra el único Gobierno democrático de la historia del país.
Desde entonces, el gobernante que alternaba entre la tradicional túnica blanca sudanesa y el uniforme militar, se caracterizó por la tenaz capacidad de salir a flote ante cualquier crisis que impusiera en su camino.

Poco después de asumir el poder impuso la ley islámica, la sharía, agravando el resentimiento con las provincias del sur, de población cristiana y animista,  y alimentando una guerra que se desató en 1983 y solo concluyó hasta 2005, con un acuerdo que conduciría a la independencia de Sudán del Sur en 2011.

Mientras se calmaba el conflicto con el sur, los rebeldes se levantaron en Darfur, a quienes arrasó con sangre y fuego, en lo que la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) describe como "actos de exterminio" de las tribus Fur, Masalit y Zaghawa.

Luego de un inminente rechazo internacional, la CPI emitió dos órdenes de arresto en contra de Al Bashir, en 2009 y 2010 por crímenes de lesa humanidad y de genocidio. Por esta razón, el mandatario solo había podido viajar a las capitales árabes y a contados países africanos, como Sudáfrica de donde regresó en 2015 celebrando triunfalista su impunidad ante la CPI. 

Omar al-Bashir

El presidente Omar al-Bashir llegando a la capital de Darfur en 2017.

Foto:

AFP

De hecho, el líder sudanés nunca tomó en serio las condenas de las Naciones Unidas  porque, en la práctica, vivía en un régimen aislado por los países occidentales desde los años 90, que lo juzgaron por haber dado cobijo a terroristas como Osama bin Laden o el venezolano Ilich Ramírez, más conocido como "El Chacal".

A pesar del perenne estado de guerra, Al Bashir gozó de gran popularidad en su país durante su gobierno, en parte por un carácter jocoso que mostraba a menudo en mítines y actos públicos, donde le gustaba divertir al pueblo bailando en el escenario, con una agilidad sorprendente para alguien que camina con bastón.

Su aceptación también respondía al hecho de que en varias ocasiones tomó recursos de la producción de petróleo para modernizar Jartum, mejorar las calles y el sistema de transporte, y crear ofertas de empleo.

Sin embargo, cuando el mandatario cerró las puertas al petroleo tras la independencia de Sudán del Sur, el apoyo por parte del pueblo se esfumó a la misma velocidad que se hundía la economía del país, generando las protestas que ahora le han costado su cabeza.

Por el momento, Al-Bashir está bajo arresto domiciliario y sus guardaespaldas fueron detenidos, según informaron los medios locales. Mientras tanto, la milicia sudanesa será la que asuma el poder en el país, que estará al menos tres meses en estado de emergencia y tendrá cierre de fronteras y del espacio aéreo, de acuerdo con el ministro de Defensa, Awad Ibnouf.

EFE y AFEP

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.