¿Por qué los estudiantes cambian de carrera en los primeros semestres?

¿Por qué los estudiantes cambian de carrera en los primeros semestres?

Falta de orientación, presión familiar y dificultades económicas influyen en la toma de la decisión.

JÓVENES

Las universidades están sufriendo la pérdida de estudiantes por la apertura de muchos programas que “canibalizan” el mercado y gradúan a gente en menos tiempo y a un costo más barato.

Foto:

iStock

Por: REDACCIÓN MÁS CONTENIDO
28 de enero 2020 , 12:00 a.m.

Pese a haber sido un buen estudiante de secundaria y optar por seguir la carrera de derecho ‒superando las pruebas de admisión y las entrevistas de su universidad‒, Luis Gómez decidió que su futuro profesional no estaría en los juzgados o trabajando para el área jurídica de una importante entidad, sino en la formación de niños y en la enseñanza de buenos hábitos deportivos y de salud, razón por la cual solicitó su traslado para la licenciatura en educación física.

El caso de este joven es uno de los miles que se presentan con frecuencia en las Instituciones de Educación Superior, las cuales deben responder tanto a las expectativas e intereses que tienen los estudiantes con respecto a lo que quieren hacer en su vida profesional, como a las demandas de organismos gubernamentales en el sentido de evitar la deserción universitaria.

De acuerdo con John Peña Carrasco, director financiero de la Universidad Libre, existen una serie de inductores que llevan a los estudiantes a escoger sus carreras profesionales, el primero de los cuales es el aspecto vocacional.

“Las personas nacen con vocaciones que son las que permiten, por ejemplo, que un abogado pueda estar todo un día en un juzgado atendiendo procesos judiciales. Pero a veces ocurre que un estudiante que soñó toda la vida con ser médico se desmaye cuando tuvo que interactuar con un cadáver en el anfiteatro y se dé cuenta de que lo suyo no era la medicina”, comenta.

En directa relación con la afinidad que desde temprana edad pueda mostrar el joven por una carrera específica, se encuentra el tema de la orientación vocacional que deben brindar tanto los establecimientos de educación media, como las universidades, en los procesos de selección y admisión de sus nuevos estudiantes.

La falta de dinero se convierte eventualmente en otro de los factores que pueden influenciar la decisión de un estudiante para cambiar de carrera

Una inadecuada orientación vocacional se puede reflejar en los cambios de programa que realizan los estudiantes y, peor aún, en la deserción, entendida como el abandono de la universidad por parte de un joven durante dos semestres consecutivos sin matricularse y sin que vuelva a cursar ninguna carrera.

“La falta de orientación vocacional está asociada a los factores académicos que inciden en la decisión de un joven de cambiar de carrera o en desertar de una institución. La deserción se convierte en un fenómeno que indica cómo está la calidad de la educación de un país y es un problema para las universidades. Por eso se implementan estrategias que permitan mitigar o prevenir esa deserción”, asegura Mábel Mercado, coordinadora del Programa de Excelencia Académica de la Universidad Simón Bolívar.

La realización de ferias, en las cuales las entidades de educación superior convocan a estudiantes de secundaria para que conozcan sus programas académicos, las instalaciones físicas y los métodos de enseñanza ‒a través de participación en simulacros de clases‒ son una de las acciones que llevan a cabo los centros de formación para reforzar la orientación vocacional de los futuros profesionales, y evitar casos como los cambios de carrera y la deserción universitaria.

Presión familiar, otra de las causas

Los factores vinculados con la influencia que pueda tener el grupo familiar en la decisión de un estudiante al momento de seleccionar su carrera, también se convierten en otra de las principales causas para que un joven llegue a la conclusión de dejar de lado sus estudios, abandone el sistema universitario o cambie de programa académico.

“Muchas veces los jóvenes se ven presionados por sus padres para escoger una u otra carrera, aunque se piense que hoy en día son mucho más autónomos y deciden por sí mismos. Esta situación es mucho más frecuente de lo que se piensa”, indica Claudia Jeanneth Ríos Reyes, vicerrectora académica de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito.

Una vez se presenta la decisión de cambiar de carrera, los jóvenes que fueron influenciados por sus padres se enfrentan al problema de afrontar esta situación en sus hogares.

“No es una decisión muy fácil para ellos, por los retos que tienen que volver a asumir por razón del cambio, y para sus familias, en términos de las preguntas con respecto al tiempo que ya ha transcurrido, la utilidad de lo que ha cursado y el dinero invertido”, señala Juan Cristóbal Restrepo Restrepo, director de la carrera de Ciencia Política de la Pontificia Universidad Javeriana

¿Qué tanto influyen el dinero y la edad?

En un país donde la mayor parte de su población tiene problemas de tipo económico para satisfacer sus necesidades básicas, la falta de dinero o las dificultades para conseguirlo se convierten eventualmente en otro de los factores que pueden influenciar la decisión de un estudiante para cambiar de carrera.

“El factor económico es el principal. Hemos perdido a estudiantes que no se van a universidades más costosas, ni siquiera a las que son pares nuestras a nivel económico sino a aquellas que tengan un valor de carrera más barato. Así no les homologuen todo, prefieren pagar uno o dos semestres más y esa es una cuenta que ellos muchas veces no hacen”, asegura Peña Carrasco.

Otra variable que puede incidir en la ocurrencia del cambio de carrera tiene que ver con las edades, cada vez más tempranas, en las que los jóvenes están ingresando al sistema universitario.

“Los chicos que están terminando su bachillerato todavía están en una etapa de adolescencia entre los 16 y los 17 años. En esa edad, aún están indecisos y se requiere el apoyo necesario para orientarlos de manera adecuada”, comenta la coordinadora del Programa de Excelencia Académica de la Universidad Simón Bolívar.

¿Una mala decisión?

A través de consejerías, tutorías, programas, oficinas de Bienestar Universitario y otras áreas similares, profesionales especializados de las Instituciones de Educación Superior realizan un acompañamiento a los estudiantes en los primeros semestres, considerados claves, para reforzarles las aptitudes o intereses que los llevaron a escoger un determinado programa académico o apoyarlos en caso de que decidan hacer una transferencia dentro del mismo centro de formación o a otro diferente.

Otra mirada a las implicaciones que conlleva el cambio de carrera por parte de un estudiante, menos inmediatista y más constructivo, es la que tiene el director de Ciencia Política en la Universidad Javeriana.

"Esta situación puede verse en términos positivos, porque es alguien que se está interrogando sobre su proyecto personal y profesional, es decir, se está cuestionando sobre su vida y cómo él se proyecta en el futuro. Como decía un profesor mío: ‘uno no es un río que no se pueda echar para atrás", puntualiza Juan Restrepo, de la Universidad Javeriana.

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.