Planeación del presupuesto estudiantil, un paso que no puede faltar

Planeación del presupuesto estudiantil, un paso que no puede faltar

La alimentación y el transporte son los principales rubros que deben asegurar los universitarios.

universidad

Hacer una lista con los gastos básicos de alimentación, transporte y fotocopias es una buena estrategia para no pasarse del presupuesto.

Foto:

iStock

Por: REDACCIÓN MÁS CONTENIDO
27 de enero 2020 , 10:33 a.m.

El ingreso a la universidad supone un cambio en muchos ámbitos de las vidas de miles de mujeres y hombres que inician su sueño de convertirse en técnicos, tecnólogos o profesionales, entre ellos el de empezar a administrar los recursos económicos, que en la mayoría de los casos, reciben de sus padres para los gastos que son inherentes a esta etapa de su formación.


“Hay que entender que el famoso sueldo del estudiante es un reto enorme para los jóvenes, porque están en una época donde los recursos son limitados y los deseos y las necesidades se multiplican a medida que van pasando los semestres. Pero creo que es un buen entrenamiento para que ellos vayan aprendiendo a utilizar su dinero”, asegura Juan Camilo González Trujillo, cofundador y director de planeación financiera de Mis Finanzas Personales.co

A la inexperiencia en la materia de los nuevos universitarios se suma la escasa educación financiera que tienen o la falta de orientación de sus padres sobre el adecuado manejo de la plata, que en opinión de González, es uno de los temas de los que menos se habla en los hogares colombianos.

Alimentación y transporte

Académicos y expertos en finanzas coinciden en que la primera recomendación para aquellos jóvenes que se estrenan en la administración del dinero que diaria, semanal o mensualmente recibirán para sufragar sus necesidades universitarias, es la de planear y priorizar sus gastos, plasmándolos en un presupuesto.

“Lo primero que debe tener muy claro el estudiante es cuál es el presupuesto que tiene para cubrir sus gastos, haciendo un balance de lo que debe destinar para su alimentación y su transporte que, en esencia, es lo principal”, comenta Jaime Alberto Rendón Acevedo, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de La Salle.

Además de diseñar ese presupuesto, de manera juiciosa y responsable, el recién ingresado a una institución de educación superior debe preocuparse por cómo va a acceder a esa alimentación y ese transporte, haciendo un uso más eficiente de estos recursos, con el fin de reservar una parte para atender otras necesidades propias de esta nueva etapa de su vida.

Frente al tema de la alimentación, el estudiante puede hacer un recorrido por los restaurantes ubicados, tanto al interior de los centros educativos como en sus alrededores, indagando por precios y promociones, sin descuidar el balance nutricional de los platos, hasta encontrar la oferta ideal. Otra opción, cada vez más frecuente, es llevar desde su casa el almuerzo o las comidas pequeñas que va a consumir.

El estudiante puede hacer un recorrido por los restaurantes ubicados, tanto al interior de los centros educativos como en sus alrededores, indagando por precios y promociones

Con relación al transporte, es aconsejable que se reduzcan al máximo prácticas como tomar taxis o usar aplicaciones; en su lugar, la sugerencia es usar el transporte público o medios alternativos como bicicletas o patinetas e incluso caminar, si se vive relativamente cerca de la universidad.

“Hoy en día no es un secreto que la movilidad puede ser un poco más sencilla con estas nuevas formas de transporte como las bicicletas o las patinetas eléctricas. Esta puede ser una buena forma de ahorrar, pues para un estudiante que no tiene unos ingresos significativos, puede representar un ahorro considerable”, indica Juan Felipe Cardona Llano, docente del Colegio de Estudios Superiores de Administración (CESA).

Fotocopias y recreación

Si bien la alimentación y el transporte son los renglones que no pueden quedar por fuera de ningún presupuesto estudiantil, en este ejercicio de priorización y planeación financiera que deben hacer todos los universitarios también es necesario contemplar otros gastos como los correspondientes a las tradicionales fotocopias y, por supuesto, las actividades de recreación.

“Después de ver cuánto dinero me va a entrar, yo haría una lista con mis gastos básicos de alimentación, transporte y fotocopias. En la medida en que se va avanzando en la universidad, se va aprendiendo a optimizar, por ejemplo, no necesariamente hay que sacar todas las fotocopias porque el libro puede encontrarse en la biblioteca y, así, puedo liberar un poco de efectivo”, afirma González.

Actualmente el internet, las diferentes redes sociales y las plataformas existentes en las bibliotecas universitarias, facilitan la ubicación y consulta de innumerables documentos o textos desde cualquier dispositivo electrónico, reduciendo el fotocopiado de libros impresos, práctica que además puede implicar un problema legal para quien lo realice, en consideración al tema de los derechos de autor.

Otro componente del presupuesto estudiantil lo constituyen los gastos de actividades de ocio o recreación, fundamentales en la vida universitaria, ante las cuales debe haber un manejo muy cuidadoso del dinero, que siempre será escaso frente a las pretensiones o aspiraciones de los jóvenes.

“Con el asunto de la recreación hay que tener en cuenta cuánto es lo que se puede disponer para este tipo de cosas, considerando en qué y dónde se gasta, porque muchas veces en una noche se puede gastar mucho dinero”, resalta Rendón.

Otros ahorros e inversiones

Dado el panorama de estrechez económica limitado con el que convive la mayor parte de los universitarios, el presupuesto puede optimizarse con prácticas como la adquisición de libros y material de estudio a un menor costo, contactando a alumnos de cursos superiores, o la generación de recursos adicionales, aprovechando diferentes actividades pagadas por las instituciones.

“Es importante que el estudiante tenga una motivación para participar en monitorías, seminarios o programas de este tipo, que son ventajas que las universidades les ofrecen para darles algo de trabajo con una remuneración. Igualmente, existen algunos voluntariados que son pagados”, afirma Cardona.

Igualmente, es importante que los jóvenes adquieran conciencia sobre la importancia del ahorro, no solo durante esta etapa sino para todas sus vidas. En este sentido, la recomendación de Rendón es “tratar de no gastar todo el ingreso y hacer esfuerzos para tener un ahorro, sobre todo por precaución y para cubrir gastos que puedan ser imprevistos”.

Ante la falta de educación financiera con la que estos jóvenes llegan a la universidad, y como una preparación para su futuro, los expertos aconsejan que es importante el conocimiento y acercamiento a productos como los fondos de inversión colectiva, los CDT o las fiduciarias.

“Aprovechando que estos jóvenes son centenials, pueden utilizar aplicaciones que les permiten ahorrar. Eso permitiría que al final de su carrera tengan un capital interesante para pensar en un posgrado, independizarse o darse algunos gustos que puedan disfrutar con más madurez, en lugar de salir de rumba los jueves, viernes y sábados”, concluye González.

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.