Panorama de vivienda en Bogotá que debe enfrentar la nueva alcaldesa

Panorama de vivienda en Bogotá que debe enfrentar la nueva alcaldesa

Expertos hablan sobre los fenómenos poblacionales y los distintos escenarios que plantean.

Vivienda Bogotá

Como el crecimiento de la capital se está dando hacia arriba en forma de edificios, esto ocasiona una serie de presiones en equipamientos, calidad de aire y servicios que hacen que aumente el costo.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda

Por: Metrocuadrado.com
01 de noviembre 2019 , 10:48 p.m.

El modelo de ciudad que Claudia López vaya a implementar en Bogotá, como nueva alcaldesa, debe tener en cuenta varios elementos relevantes, si es que no quiere llevar a la capital a escenarios inmersos en las dificultades. Uno de ellos, sin lugar a dudas, es el de la vivienda, y las ideas y proyectos que traiga para que un mayor número de habitantes logre adquirir su propia casa.

Julián Andrés Escobar Solano, docente del programa de Economía de la Universidad Piloto de Colombia, afirma que en el caso de Bogotá se están generando varios fenómenos al tiempo. Lo primero, dice, es que el incremento poblacional que se estaba proyectando desde 2005 no fue tan fuerte como se esperaba.

Los cálculos iniciales, debido al crecimiento demográfico que tuvo la capital hacia los años 90 y principios del 2000, indicaban que la ciudad iba a estar más o menos entre los 9 y 10 millones de habitantes para esta época, y de hecho en el imaginario de mucha gente eso es así.

“Pero, por el contrario, lo que arrojó el último censo poblacional es que estamos entre 7’200.000 y 7’600.000, lo que implica en términos demográficos hubo cierta ralentización. En todo caso, es ese conteo Bogotá creció lo equivalente a una Bucaramanga, aproximadamente, que igual es bastante población”, agrega Escobar.

El segundo fenómeno que se está presentando fuerte es el desarrollo de unidades familiares muy pequeñas. Las familias ya no están integradas por cinco personas o cuatro, sino que ahora las componen tres o dos, y eso –para él– de todas maneras genera una presión de demanda sobre la vivienda, porque así sea para un integrante requiere un espacio y condiciones similares.

Otra de las situaciones que se da es que la capital es una ciudad muy densa, lo que ha hecho que su crecimiento esté dando por medio de edificios más grandes que generan congestión y ocasiona una serie de presiones en equipamientos, parques, calidad de aire y servicios, que hacen que aumente el costo.

Por eso lo que ahora se está evidenciando es que parte de la población se está desplazando a los municipios aledaños e incluso a otras ciudades. Así que, si bien Bogotá no ha crecido tanto en términos demográficos como se esperaba, si se observa la mancha urbana alrededor lo que se ve es que en lugares como Chía, Mosquera, Funza, Cota, La Calera, Sopó, Cajicá, Zipaquirá, Soacha y Sibaté están empezando a experimentar unos crecimientos urbanos muy fuertes, y están desplazando la demanda de vivienda hacia esas zonas.

“Esto está generando una serie de fenómenos de ciudades dormitorio que también es complicado de manejar, porque estos sitios no son parte de Bogotá, pero sus habitantes sí se comportan como bogotanos, trabajan en la capital, consumen en Bogotá y solo van allá a dormir”, recalca Escobar.

El déficit de vivienda en la actualidad se calcula en 50.000 unidades y se proyecta que se requerirán 300.000 a 500.000 a 2030-2040, y allí nacen las preguntas sobre dónde y cómo se van a hacer, si se va a primar sobre un proceso de renovación urbana dentro de la ciudad o se va a expandir la mancha urbana, y ahí viene todo el debate, de acuerdo con este experto.

En Francia la vivienda del estado es alquilada, alquiler que puede durar toda la vida del inquilino y luego regresa al estado para su reasignación

Respecto a la adquisición de vivienda propia, el docente de la Universidad Piloto considera que se les debe dar prioridad a las Viviendas de Interés Prioritario (VIP) y a las Viviendas de Interés Social (VIS), porque ese tipo de proyectos facilitan el acceso a vivienda a las clases populares que están buscando adquirir sus casas.

Aunque para William H. Alfonso, profesor del Programa Gestión y Desarrollo Urbano de la Universidad del Rosario, la vivienda propia no es la solución para que la mayoría tenga acceso a la misma. “En Francia la vivienda del estado es alquilada, alquiler que puede durar toda la vida del inquilino y luego regresa al estado para su reasignación: así rinden los recursos obtenidos públicos y también los de los ciudadanos que pueden gastar sus recursos en otros aspectos que mejoran su calidad de vida. Vivienda propia es solo un imaginario que no contribuye con soluciones masivas”, anota.

Expansión de la ciudad

Por otra parte, Escobar cree que es importante seguir acelerando los procesos de regularización de predios, mejora de los informales y legalización de barrios, porque la ciudad sigue urbanizándose de manera ilegal, pero después se va legalizando. “Un ejemplo de eso es Ciudad Bolívar porque, pese a que aún continúa teniendo varios problemas, ha logrado salir de la tugurización en la que estaba en los años 80 y eso ha permitido un mejoramiento en sus condiciones de vida”, explica.

A su turno David Nieto, docente y coordinador del área financiera de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad El Bosque, piensa que para abarcar un mayor número de habitantes en Bogotá con vivienda propia, el próximo alcalde de la capital debería tener en cuenta aspectos como finalizar la dispersión en los subsidios, fortaleciendo la descentralización y priorizando el mejoramiento de vivienda y poblaciones vulnerables.

Además, ejercer y construir un ordenamiento territorial incluyente y democrático, revisando la meta de vivienda del POT y de los nuevos resultados del censo, lo anterior, para garantizar la vivienda social asequible.

Adicionalmente, se debe tener en cuenta que el mejoramiento de calidad de vida en los barrios y nuevos proyectos de vivienda VIS y VIP es fundamental para los habitantes de Bogotá; y otorgar un apoyo a las víctimas del conflicto para que puedan acceder a una vivienda digna.

“Aunque las cajas de compensación familiar llevan a cabo una actividad complementaria con respecto a la de subsidio de vivienda, deberían aumentar la oferta de los subsidios, mejorando la identificación de beneficiarios y la articulación nacional y distrital; además de crear nuevas alternativas de financiación para la adquisición de vivienda y proponer modalidades de financiación para el mejoramiento de estas”, concluye Nieto.

METROCUADRADO.COM

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.