Lo que se propone para vivienda en Bogotá

Lo que se propone para vivienda en Bogotá

Bogotá se quedó sin suelo para construir viviendas. Esa es la realidad que afronta la ciudad. 

POT9

Actualmente hay un déficit de vivienda en la ciudad debido al crecimiento acelerado de la población.

Foto:

CEET

Por: MÁS CONTENIDO
16 de octubre 2019 , 08:07 a.m.

Según información de la Secretaría Distrital de Planeación, en la década de los 90, la ciudad llegó a crecer 145.000 personas por año. Es decir que en una década tenía cerca de 1'500.000 personas más, lo equivalente a una ciudad grande como Barcelona, generando un déficit que oscilaba entre las 200.000 y 500.000 viviendas.

Poco a poco, el espacio físico territorial de Bogotá se fue saturando, ya que la ciudad siguió urbanizándose de dos maneras: la formal y la informal. Esta última se convirtió en un problema porque no existía un marco legal para dotar dichas urbanizaciones de servicios públicos. Por ello, la administración de Mockus inició un proceso de legalización masiva para poder dotarlos con servicios, que culminó durante la primera alcaldía de Peñalosa.

Fue tal el crecimiento de la ciudad que incluso, por falta de espacio, hasta la urbanización informal se detuvo. Los barrios que se hicieron de esta manera en los cerros llegaron a una altura tal que, si siguieran creciendo, no podrían tener acceso al agua. Igual ocurrió en localidades como Bosa, Ciudad Bolívar y Usme, donde hay barrios ubicados a grandes distancias del servicio de transporte público. Así, en la última década, Bogotá pasó de tener nuevos barrios informales a ver un proceso de densificación en los existentes, con cerca de 20 mil viviendas por año. Las casas empezaron a tener 3, 4 y hasta 5 pisos; construcciones en su mayoría para tener habitaciones en alquiler con baños y cocinas compartidas. Allí hoy viven miles de familias que no encuentran una opción de vivienda formal de bajo precio.
El suelo también se fue agotando para el desarrollo formal (hoy solo quedan unas zonas al borde de los ríos Bogotá y Fucha, y las de los planes zonales de Usme y Norte).

Esta falta de suelo también generó que la gente que no encontró vivienda social se fuera a vivir a municipios cercanos como Soacha, Funza, Mosquera, Madrid, Facatativá, Gachancipá y Tocancipá; se estiman cerca de 14 mil familias por año. No obstante, estas personas, en su gran mayoría, no tienen en estas zonas fácil acceso a hospitales de tercer nivel, colegios o universidades, por lo que deben desplazarse constantemente a Bogotá. Eso sin contar los muchos que trabajan en la ciudad.

Esta movilización, denominada por Planeación como aglomeración funcional regional, llevó a la entidad a buscar nuevos suelos para hacer vivienda de interés social, la cual está planteada en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT).
Actualmente, la regulación nacional establece que los urbanizadores tienen la obligación de entregar el 20 % del suelo para vivienda subsidiada, pero lo que hacen hoy muchas constructoras es que pagan el precio de ese suelo a Metrovivienda para que las VIP se construyan en otros sectores de la ciudad. Esto a juicio de Planeación, genera segregación y no permite que las personas de estratos bajos tengan acceso a parques, vías principales, colegios, entre otros.

El POT plantea una expansión hacia el norte de Bogotá que atienda a todas las recomendaciones dadas por la CAR para mantener la reserva ambiental Thomas Van Der Hammen y que, a su vez, permita la urbanización en las zonas establecidas. En dicha expansión se obligará a los urbanizadores a destinar el 20 % del suelo a vivienda de interés social (VIS) y otro 20% a vivienda de interés prioritario (VIP), pero esta destinación del suelo deberá hacerse en el mismo sector para evitar la segregación social; de esta manera, las familias de estratos bajos y de estratos altos tienen acceso a las mismas zonas recreativas, vías, servicios sociales y demás.

El objetivo es hacer 816.000 viviendas en la ciudad, de las cuales 485.000 son de interés social y prioritario.

¿De qué depende la necesidad de vivienda?

Además del crecimiento poblacional, existen otros cuatro factores que inciden en la necesidad de vivienda de la ciudad.

1. Reducción de tamaño de hogares:

Según la Encuesta Multipropósito realizada por la Alcaldía en coordinación con el Dane –y los resultados preliminares del Censo 2018– el promedio de personas por hogar en Bogotá fue de 2,97 para el año 2017 y será inferior a 2,9 para 2019. En el año 2005, esta cifra fue de 3,49, lo cual permite concluir que el número de personas que conforman un hogar ha ido decreciendo.

Para el 2031, el tamaño de los hogares sería de 2,48 miembros. La realidad es que Bogotá sigue creciendo –no tanto como antes del 2000– y aloja cada vez a más inmigrantes, pero lo más importante es que el tamaño de los hogares será cada vez más pequeño. Por cada mil viviendas que hoy alojan a 3 mil personas, en el año 2031 sólo van a alojar a 2,5 mil, en hogares más reducidos. Las otras 500 personas van a necesitar 200 casas nuevas.

2. Déficit de vivienda

Los altos precios de las viviendas han generado expulsión de ciudadanos a la Sabana, y estos han ocupado suelos de gran valor ambiental. Entre 2005 y 2016, mientras la Sabana creció 19.494 hectáreas, Bogotá solo creció 2.637 hectáreas. En solo 11 años, la Sabana (20 municipios) ocupó lo equivalente al 51 % del área urbana de la Bogotá de hoy. Teniendo en cuenta que la demanda futura de vivienda depende del crecimiento poblacional, la reducción del tamaño de los hogares, el déficit de vivienda, el hacinamiento urbano y la necesidad de generar VIS y VIP al interior de la ciudad, se estima que Bogotá necesitaría alrededor de 816.000 viviendas nuevas en 2031.

3. Viviendas informales / hacinamiento urbano

El 34% de las viviendas nuevas en Bogotá son de origen informal (19.667 por año), la cuales, en su mayoría, se producen en crecimiento vertical. Esta informalidad se puede evidenciar en localidades del occidente como Suba, Engativá, Fontibón, Bosa y Kennedy, en donde la gente construye más pisos sobre su casa, hasta llegar incluso hasta cuatro o cinco niveles. Esto genera un hacinamiento urbano, disminuye el espacio púbico disponible y la calidad de vida. Mientras la densidad promedio de la ciudad es de 210 habitantes por hectárea, en estos barrios la densidad puede llegar a 500 y más personas por hectárea.

4. Necesidad de generar VIS y VIP / Expulsión de habitantes de Bogotá a la Sabana

Los altos precios de las viviendas han generado expulsión de ciudadanos a la Sabana, y estos han ocupado suelos de gran valor ambiental. Entre 2005 y 2016, mientras la Sabana creció 19.494 hectáreas, Bogotá solo creció 2.637 hectáreas. En solo 11 años, la Sabana (20 municipios) ocupó lo equivalente al 51 % del área urbana de la Bogotá de hoy. Teniendo en cuenta que la demanda futura de vivienda depende del crecimiento poblacional, la reducción del tamaño de los hogares, el déficit de vivienda, el hacinamiento urbano y la necesidad de generar VIS y VIP al interior de la ciudad, se estima que Bogotá necesitaría alrededor de 816.000 viviendas nuevas en 2031.

Así han sido las necesidades de vivienda en Bogotá

1970

Comenzó a darse la urbanización ilegal en Bogotá por el crecimiento y la falta de oferta formal. Según Planeación, este fenómeno se dio con fuerza por tres décadas y luego comenzó a disminuir sustancialmente.

1990

Bogotá tiene un aumento notorio en su población, creciendo cerca de 145.000 personas por año y generando un déficit entre 200.000 y 500.000 viviendas. Se dan los primeros desarrollos formales de vivienda social.

1995-1997

Durante esta administración de Antanas Mockus se inició la legalización de los barrios, que se levantaron de manera ilegal, con el fin de dotarlos con servicios públicos. Se expide el primer POT en el que se decide limitar el crecimiento de la ciudad.

2005-2016

La falta de suelo hace que Bogotá solo crezca 2.637 hectáreas, expulsando el crecimiento a la Sabana que creció 19.494 hectáreas, ocupando en 11 años lo que equivale al 51% del área urbana de Bogotá.

2017

Bogotá tiene un déficit de vivienda cuantitativo de 54.518 viviendas nuevas. Estas se requieren debido a que los hogares viven en hacinamiento crítico o en bajas condiciones de habitabilidad.

2031

Teniendo en cuenta el crecimiento poblacional, las necesidades de vivienda, la ocupación responsable del territorio del área metropolitana y la sostenibilidad de la región, se estima que Bogotá necesitaría alrededor de 816.000 viviendas nuevas para 2031. La ciudad debe decidir donde las acomoda de la mejor manera posible.

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.