Secciones
Síguenos en:
Lo que ha sembrado Liderando por la Paz en el Pacífico colombiano
Tumaco

La apuesta llegó a Quibdó, Tumaco y Buenaventura en pro de las víctimas del conflicto armado.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

Lo que ha sembrado Liderando por la Paz en el Pacífico colombiano

La apuesta llegó a Quibdó, Tumaco y Buenaventura en pro de las víctimas del conflicto armado.

Trabajan para que las víctimas ejerzan sus derechos a la protección y tengan reparación integral.

El conflicto armado interno, durante más de 50 años, ha dejado efectos devastadores en la vida y la dignidad de las personas. Se cuentan más de 9 millones de víctimas, de las cuales, más de 7 millones son personas desplazadas.

De acuerdo con la RNI, de la Unidad para las Víctimas, en los municipios de Quibdó, Buenaventura y Tumaco, las víctimas menores de 28 años están entre el 40% y 50%; y cerca del 12% de las víctimas provienen de los 1.300 kilómetros que componen el Pacífico colombiano, donde se concentra apenas el 3.1% del total de la población del país.

Precisamente en el Pacífico, un territorio rico por su biodiversidad, resiliente por esencia y con necesidades en diversos aspectos, se concentró la apuesta de Liderando por la Paz, un programa implementado por la Fundación PLAN, el Gobierno de Canadá y la Unidad para las Víctimas.

Hace casi cinco años esta apuesta llegó a Quibdó, Tumaco y Buenaventura para hacer posible que las víctimas del conflicto armado, particularmente niñas, niños, adolescentes y jóvenes ejerzan sus derechos a la protección y fortalezcan su proceso de reparación integral.

Superar prejuicios, derribar estereotipos que excluyen a las mujeres y silencian a la niñez y la juventud, identificar oportunidades, aprender a manejar el miedo y asumir las riendas de su destino para construir paz, son los principales logros de los pobladores del Pacífico colombiano que han participado en el programa Liderando por la Paz.

De acuerdo con PLAN, el reto de transformar realidades para devolver la esperanza en estos tres territorios donde casi la mitad de la población es víctima del conflicto armado era enorme. Liderando por la Paz entendió que era con las niñas y los niños; con las mujeres y los hombres; con las lideresas y los líderes sociales y con las autoridades como se debía construir colectivamente el camino a recorrer.

Desde el programa, se impulsaron transformaciones individuales, culturales y estructurales. Las individuales buscaban promover cambios en actitudes y prácticas entre hombres y mujeres para construir relaciones igualitarias, justas y solidarias; las culturales buscaban promover cambios en lo familiar, lo comunitario y lo organizacional en un marco de protección y redes de apoyo; y las estructurales buscaban promover cambios en las instituciones y entidades en favor del ejercicio de los derechos de las personas víctimas del conflicto armado del Pacífico colombiano (ver en el gráfico).

Algunos Resultados de Liderando por la Paz by Vanesa Castro on Scribd

Cambios colectivos

Más allá de los resultados alcanzados en cifras, a través de múltiples estrategias innovadoras y acciones intencionadas para promover los cambios que se querían ver, para Ángela Anzola, CEO de Fundación PLAN, “La magia de Liderando por la Paz está en poder escuchar después de todo este tiempo las historias de transformación y liderazgo de niñas, niños y adolescentes víctimas del conflicto armado, quienes a lo largo de estos cinco años han aprendido a reconocer sus derechos y a participar de manera activa en el mejoramiento de sus territorios”.

Adicionalmente se mejoraron las prácticas de protección en hogares y comunidades. Se comprendió que las mujeres y los hombres, las niñas y los niños tienen los mismos derechos y deberes. Que la infancia y la juventud tienen voz y hay que escucharla.

A lo largo de estos cinco años han aprendido a reconocer sus derechos y a participar de manera activa en el mejoramiento de sus territorios

En las escuelas le apostaron a promover la participación, recibiendo ayudas para implementar centros de arte, deporte, cultura y tecnología en los que ahora tienen un espacio para desarrollar sus talentos; con las familias, se desarrollaron mejores prácticas de crianza desde sus planes comunitarios; los colectivos juveniles construyeron agendas de trabajo para hablar de sus intereses con autoridades locales de una manera propositiva; grupos de mujeres y hombres impulsan acciones para fomentar la igualdad y prevenir la violencia contra la mujeres.

Cientos de servidoras y servidores públicos, incluidos docentes de Quibdó, Tumaco y Buenaventura, participaron en la formación sobre rutas de atención, normas de la política de víctimas, enfoques diferenciales con énfasis en niñez, juventud y género y fueron apoyados para desarrollar iniciativas para mejorar la interacción y el servicio con la población.

En este proceso, los tres Centros Regionales de Atención a las Víctimas (CRAV) fueron dotados y la capacidad generada ha hecho posible que hoy las comunidades y las entidades tengan una relación diferente.

Con Liderando por la Paz, la comunidad organizada tomó el control sobre sus apuestas de cambio, pero también las personas servidoras públicas que tienen la misión de atender a las víctimas del conflicto; y en ese encuentro propiciado por el programa, ellos se acercaron y construyeron, a partir de la transformación y la reconciliación, un Pacífico colombiano incluyente y justo.

“Liderando por la Paz nos ha dejado múltiples enseñanzas y caminos que hay que seguir recorriendo teniendo en cuenta los éxitos y logros hasta ahora alcanzados. La realidad de las familias víctimas en el país nos muestra que deben seguirse haciendo inversiones importantes en educación, posibilitar el acompañamiento y crecimiento de los nuevos liderazgos de las y los jóvenes, hacer más consistente y efectiva la respuesta del Estado y brindar oportunidades económicas que permitan a las familias mantener un proyecto de vida en el territorio. Todo esto, manteniendo la idea de tener a la niñez en el centro de la acción” concluyó Anzola.

En este especial, haremos un recorrido por las historias de cambio que llegaron con Liderando por la Paz al Pacífico: son las voces de los participantes las que verdaderamente dan cuenta de los pasos dados hacia la construcción de paz y equidad.

Contexto de implementación by Vanesa Castro on Scribd

Los resultados cuentan el camino recorrido

Más de 158 mil personas que participaron en el programa dan cuenta de lo logrado.

Más de 35 mil víctimas del conflicto armado mejoraron su capacidad para participar en la toma de decisiones de políticas públicas relacionadas con la atención y reparación integral de la población víctima del conflicto armado.

Aumentó la satisfacción (47%) en los servicios de atención, asistencia y reparación integral a víctimas del conflicto armado, a partir del desarrollo de capacidades de 3.685 personas servidoras públicas en torno a las rutas de reparación integral con enfoques de derechos de la niñez, étnico, género y protección.

Cerca de 24 mil niñas, niños, adolescentes y jóvenes se comprometieron y promovieron cambios de conductas para resolver conflictos de manera pacífica en sus familias, comunidades y escuelas, fomentando acciones de resiliencia y rechazo a toda forma de violencia.

2.360 niños, adolescentes, jóvenes y adultos están comprometidos con lograr la igualdad de género, por eso participan más en las labores del hogar y cambiaron su forma de relacionarse con las mujeres, sumado a 8.600 niñas, niños, adolescentes y jóvenes que fortalecieron sus habilidades para construir relaciones equitativas y justas entre mujeres y hombres.

Más de 8.000 personas víctimas del conflicto armado mejoraron sus capacidades para adelantar iniciativas de emprendimiento y ahorro, lo cual les permite avanzar en el cumplimiento de sus metas al margen de la economía ilegal en sus territorios.

Se promovieron espacios seguros de protección en comunidades y escuelas para disminuir los diferentes tipos de violencias, beneficiando a cerca de 6 mil personas.
66 mil adolescentes víctimas del conflicto armado son más resilientes, lo que les permite desarrollar sus proyectos de vida.

+CONTENIDO, un proyecto de contenidos editoriales especiales, con el auspicio del Gobierno de Canadá y Fundación PLAN.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.