Líderes sociales: el don de servir

Líderes sociales: el don de servir

Estos activistas defienden los derechos y protegen los territorios para el bien de las comunidades

1

  

Foto:
Por: Redacción Más Contenido 
30 de julio 2019 , 04:30 p.m.

A Mayerlis Angarita Robles las amenazas y cuatro atentados sufridos durante los 19 años de liderazgo social en defensa de las mujeres víctimas de los grupos armados ilegales en Montes de María (entre Sucre y Bolívar) no la han frenado.

“El dolor y los golpes me han hecho fuerte”, dice. Por eso, sigue trabajando en su objetivo: el impulso de liderazgos femeninos y el crecimiento de su organización ‘Narrar para vivir’, que hoy ayuda a salir adelante a 840 madres cabezas de familia, de 15 municipios de esa región.

Henry Chaverra es otro líder que después de 20 años de lucha porque Belén de Bajirá fuera territorio del Chocó, logró que así lo declararan el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, altas cortes y el Congreso. Pero las fronteras del corregimiento siguen borrosas. “Seguiremos luchando por nuestra tierra y de ahí no vamos a salir”, afirma.

La fortaleza y el compromiso salidos de las entrañas de estos dos activistas, sin importar el riesgo para ellos y sus familias, por defender derechos, proteger territorios, enfrentar a los grupos al margen de la ley y servir de guía en proyectos para el progreso de las comunidades, son los que mueven, de igual manera, al resto de miles de líderes sociales y defensores de derechos humanos en el país. Por lo menos, 4.520 de ellos reciben protección del Estado.

Los líderes sociales y comunitarios “no están solos”, les ha dicho la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, en los encuentros del Plan de Atención Oportuna (PAO) en los territorios, que lidera para enfrentar los ataques contra los activistas sociales. “Ustedes son los que ayudan a construir el país”, les ha indicado.

Quiénes son, dónde están En Colombia actúan diversos tipos de líderes: comunales, comunitarios, indígenas, campesinos, ambientales, de víctimas, mujeres, infancia y sindicales, entre otros. Por falta de una definición clara sobre quién es líder social en Colombia, las autoridades consideran como tales a quienes ejercen, sobre todo, influencia sobre una comunidad, promueven su desarrollo y son relevantes para acciones sociales y en defensa de los derechos humanos. Son los activistas que, además, buscan la construcción de una escuela, una carretera, luchan por impedir la contaminación de un río, la extracción ilegal en una mina, la usurpación de tierras, los narcocultivos, el microtráfico... Son actividades que desarrollan en área urbana y rural, las 24 horas del día. Incluso, muchos de ellos no tienen recursos propios para movilizarse.

“Hay que hacer ‘vaca ’para recoger la plata para el transporte”, cuentan varios que así lo han hecho para acudir a las reuniones en veredas o para ir a los encuentros del PAO y hacer las denuncias o propuestas. Viven y operan en toda la geografía. Pero los activistas que más se han visibilizado (por los ataques contra ellos) son quienes trabajan en regiones donde operan los grupos ilegales que buscan el dominio territorial y control de negocios ilícitos, como Arauca, Antioquia, Nariño, Norte de Santander, Valle, Cauca, Bolívar, Chocó y Caquetá.

“Ser líder social es el don de servir que nos ha dado Dios. Por eso, dedicamos el 200 por ciento de nuestro tiempo para trabajar por la comunidad, por las mujeres y por la construcción de un país mejor para nuestros hijos”, subraya Mayerlis.

Quiénes están detrás de las muertes de los activistas

Entre enero del 2016 y el 2 de julio del 2019, en Colombia se registraron 289 homicidios de líderes sociales y defensores de derechos humanos, según reciente informe de la Consejería Presidencial para los Derechos Humanos. Pero del total de estos asesinatos, 61 ocurrieron en el 2016; 84, en el 2017; 114, en el 2018, y van 30 este año. Por otro lado, entre el 7 de agosto del 2018 y el 9 de julio del 2019, la reducción de casos fue del 35 por ciento frente a igual período del 2017 al 2018, de acuerdo con el citado informe. La disminución de estos homicidios en el último año es un aspecto que resalta también la Fiscalía.

Al mismo tiempo, los avances en las investigaciones de la Fiscalía han permitido mejorar la tasa de esclarecimiento de los crímenes. A julio del presente año ya era del 60,21 por ciento y las capturas ascendían a 256, dijo el Ministerio del Interior. Esto ha permitido que se establezca quiénes son los autores de las muertes de activistas sociales y defensores de derechos humanos.

Para el ente investigador, los responsables de los asesinatos son principalmente Grupos Armados Organizados (Gaor) como las disidencias de las Farc (30 %), ‘clan del Golfo’ (30 %), Eln (18,18 %), ‘los Caparrapos’ (3,03%), el Epl (3,03%) y frentes de las Farc, antes del 1.° de diciembre del 2016 (3,03 %). La Defensoría del Pueblo hace igual señalamiento. Las víctimas han sido especialmente líderes comunales, comunitarios, indígenas, campesinos y defensores de víctimas. Sus muertes coinciden con las regiones (como Antioquia, Cauca, Córdoba, Nariño, Norte de Santander y Caquetá) donde estos grupos al margen de la ley se disputan el dominio territorial, especialmente para rutas del narcotráfico, tener cultivos ilícitos y explotación ilegal de yacimientos mineros.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.