La cuna de nuevas y creativas empresas

La cuna de nuevas y creativas empresas

Casos de éxito de pequeñas y medianas empresas con sello costeño que están innovando.

MakeR emprendimiento

MakeR es un emprendimiento que facturó cerca de $ 900 millones en el 2018.

Foto:

Cortesía MakeR

Por: Más contenido
28 de agosto 2019 , 12:00 a.m.

La actividad emprendedora en la Costa viene aumentando en la última década, según el Global Entrepreneurship Monitor (GEM) Colombia. Una dinámica que resulta sumamente necesaria para desarrollar el capital humano de su gente y la economía en sí misma, así como es útil para suplir nuevas necesidades que los consumidores han ido demandando con los años. A continuación, algunos emprendimientos costeños que hoy cuentan historias de éxito.

Impresión 3D para todos 
Durante toda su vida, Carlos Camargo, un joven samario de 33 años, ingeniero electrónico de profesión, tuvo un espíritu emprendedor que solo llegaría a materializarse en 2014 con la creación de MakeR, una pyme de diseño y fabricación de impresoras 3D para el sector manufacturero, pequeños productores y el sector educativo.

Este emprendimiento, además de la creación de impresoras 3D, se concibe como un aliado estratégico que presta una labor de consultoría para quienes quieran aumentar la productividad de su manufactura con el uso de esta tecnología.

“MakeR nació en el 2014, cuando me encontraba haciendo mi doctorado en España, y me di cuenta que la impresión 3D era un tema candente en Europa hacia el 2013, y en Colombia solo había una empresa que las importaba y otra que las fabricaba, pero con costos extremadamente altos. Entonces vi la oportunidad y decidí darla a conocer en Colombia y brindarle acceso a esta tecnología a cualquiera que quisiera hacerlo”, cuenta Camargo. A cinco años de su creación, este es un emprendimiento que facturó unos $ 900 millones en el 2018 y que está trabajando en una patente que les permitiría incursionar en el mercado europeo.

Automatización y tecnología LED
Para fines de 2019, Barranquilla sería la primera ciudad de Colombia iluminada al cien por ciento con tecnología LED. Ese es el objetivo de U-Wigo, un emprendimiento tecnológico que se apalanca en el internet de las cosas y la inteligencia artificial para automatizar cualquier zona (casa, oficina o negocio) sin hacer reformas, cables, cargos de ingeniería ni altos costos. “Empecé con solo dos muchachos, y hoy en día somos unos 20 empleados directos y remotos en el país; tenemos otros tantos en Tampa, Florida (Estados Unidos), un mercado que queremos conquistar y donde ya contamos con una bodega que comercializará nuestros productos”, señala Luis Bernal, su fundador, quien agrega que la propuesta de valor de este emprendimiento, desde sus inicios, es que los clientes puedan obtener un ahorro de energía significativo en sus sistemas de iluminación.

“Creo que cualquiera que quiera emprender, primero, debe ser empleado. El empresario no descansa, damos todo de nosotros para nuestro proyecto, por lo que también hay que ser muy testarudo. Sobre todo, hay que tener mucha fe y confianza en uno mismo”, agrega Bernal.

Una propuesta de comida saludable
Desde hace unos cinco años, un emprendimiento costeño se esfuerza por cambiar el concepto que mucha gente tiene en torno a la comida saludable. Snack Fit Me quiere demostrar que comer sano es posible con productos nutritivos, deliciosos y atractivos.
José Miguel Gómez, su fundador, cuenta que la falta de una propuesta saludable en el mercado lo llevó a crear algo que inicialmente era una solución para su salud, pero que, al final, terminó gustándole a muchas personas: un yogur con la textura ideal para combinar con granola y fruta en un distintivo envase de vidrio, lo que se conoce como un 'parfait'.

“Snack Fit Me ha tenido un crecimiento impresionante, pasamos de crear nuestros productos en la estufa de una casa, a tener una planta de producción con una capacidad de 3.000 litros de yogur al día, así como para toda la parte de panadería, pastelería o mantequillas”, cuenta Gómez.

La primera empresa en el Atlántico en fabricar yogur griego artesanalmente cuenta con otra línea de negocio de productos empacados, tales como granolas y mantequillas de maní o de almendras. Este año se encuentran incursionando en la panadería y pastelería para sus cuatro puntos de venta en Barranquilla y uno en Bogotá. “Tomé la decisión de crear empresa porque toda mi vida he sido un emprendedor, yo era el que vendía lápices o dulces en el colegio. Realmente siempre he tenido ese espíritu de multiplicar un capital inicial, y así fue como empezó Snack Fit Me, con $ 30.000 y unos ingredientes para galletas. Cinco años después, ya contamos con 72 distribuidores”, cuenta su fundador.

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.