Ganarle la batalla a la guerra y la discapacidad

Ganarle la batalla a la guerra y la discapacidad

Óscar demuestra que puede afrontar la discapacidad estando lejos de la guerra.

Discapacidad

Su actitud y forma de ver la vida demuestra que a pesar de los obstáculos y dificultades que se pueden presentar en el camino toca levantarse y seguir.

Foto:

Julián Ríos/CEET.

Por: JULIÁN RÍOS MONROY
29 de marzo 2020 , 12:00 a.m.

Un calambre. Eso es lo que Óscar Arias recuerda haber sentido después de que los 500 gramos de dinamita de una bomba que intentaba desactivar le explotaron por accidente. Tenía 19 años y ese estallido lo condenaría a vivir —si acaso sobrevivía— sin sus dos brazos, la pierna izquierda y el ojo derecho.

“Cuando me desperté en el hospital, me preguntaron cuántos dedos veía, mi nombre y esas cosas. Estaba solo, amputado, y sabía que tenía que comenzar a hacer mis cosas así: solo”, cuenta Óscar, que en esos años se identificaba bajo el alias de ‘Eduardo Duarte’.

El accidente fue el 5 de febrero de 2013. Óscar estaba por cumplir cinco años en la guerrilla de las Farc, y era el encargado de los artefactos explosivos en su frente. Estaba en una misión urbana en solitario y tuvo que afrontar su recuperación así mismo.

Al talar un árbol, siempre queda una parte del tronco unida al suelo: el muñón. Ese nombre también lo recibe el extremo de un miembro del cuerpo que ha sido amputado. El muñón del brazo derecho de Óscar se termina con su bíceps; el izquierdo, un palmo más abajo del codo.

Eso es suficiente para que se inserte la prótesis de pierna —ahora usa una vieja, que se le dañó, porque la que recibió en reemplazo está aún más desgastada—, para que se apoye y levante de la cama cada día, se bañe, prepare su desayuno y se lo lleve a la boca, para que lave su ropa, agarre el azadón y arregle su jardín. Es suficiente hasta para que juegue Subway Surfers en su smartphone, trabaje en el computador portátil y tome notas en su agenda.

Pero pasó mucho tiempo para que pudiera hacer todo eso por su cuenta. Tras volarse del hospital, regresó al monte con sus ‘camaradas’, y después de la firma del Acuerdo de Paz en 2016, llegó junto con 300 exguerrilleros más al Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Icononzo, Tolima.

Durante los primeros meses allá, Domingo, uno de los mejores amigos de Óscar, fue su bastón, su tronco. “Yo le paladeaba la comida, le ayudaba con el baño y esas cosas”, cuenta Domingo.

Fueron varias las caídas y los rudimentos que se inventaron para que Óscar pudiera agarrar unos cubiertos, cepillarse los dientes y suplir esas “necesidades básicas”, que se vuelven complejas cuando la guerra deja heridas en el cuerpo.

Hasta enero de este año, Óscar administraba las redes sociales de Tejpaz, una cooperativa de confecciones creada por excombatientes, que en días recientes fue noticia porque está fabricando tapabocas para ayudar a atender la emergencia por el coronavirus en Colombia. También tenía algunos cultivos con compañeros del ETCR, y les solucionaba “los gallos” a los que no son muy hábiles con el computador.

Este año se cumplieron siete años de aquella explosión, y Óscar viajó a Bogotá a probar suerte en otro trabajo. Se encarga de la contabilidad de un centro de acopio de material reciclable en el centro de la ciudad. Su arma, ahora, es el computador, y durante el día se la pasa entre tablas de Excel, softwares financieros y sistemas de información.

Aunque no ha terminado el bachillerato, sigue con la meta de estudiar ingeniería de Sistemas. Reconoce que hay cosas que no puede hacer, y que a ratos tiene sus “golpes y esas cuestiones”, pero remata diciendo que “toca levantarse y seguir”. Y él, como pocos, ha explorado lo que puede costar levantarse.

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.