Secciones
Síguenos en:
Las estrategias que le están dando empuje a la agricultura en el Atlántico
Agricultura en el Atlántico

En la foto, la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera, en uno de los cultivos de girasoles.

Foto:

Archivo Particular

Las estrategias que le están dando empuje a la agricultura en el Atlántico

En la foto, la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera, en uno de los cultivos de girasoles.

El  Campo a Toda Marcha  tiene dos componentes estratégicos para  fortalecer la argicultura.

Ibeth Villanueva está próxima a cumplir 70 años y asegura haber trabajado toda su vida sembrando y cosechando. Su amor por el campo lo heredó de su padre, y, según dice, de los ocho hermanos, es la que más disfruta trabajar como campesina. No se queja de dolencias; al contrario, señala que es gracias a su trabajo que se mantiene activa y con buena salud.

Ella ya tiene preparada la tierra para la siembra de Semillas de Vida, un programa de la Gobernación del Atlántico que el año pasado le permitió cosechar fríjol, maíz, patilla, melón y ahuyama. “La siembra se hizo en agosto y en diciembre se sacó toda la cosecha. Me fue muy bien, supe preparar la tierra adecuadamente”, aclaró.

Este año salió nuevamente beneficiada con este programa que en el 2020 ayudó a 2.250 pequeños campesinos y a la productividad de 2.250 hectáreas. Durante el segundo semestre de este año serán 3.250 personas beneficiadas con la siembra de 3.250 hectáreas.

Ibeth reside con su esposo en el municipio de Piojó y con la cosecha de estas semillas no solo logra hacer ventas, también asegura un consumo para la familia, además de alimentar con parte del maíz a las gallinas que tiene en su finca.

Está tan feliz con el resultado que pide a las futuras gobernaciones seguir con el proyecto. “Espero que sigan con la misma meta más adelante, que no solo sea durante esta administración”, resaltó.

El Campo a Toda Marcha
Agricultura en el Atlántico

A través del Plan Pescao se repoblaron ocho cuerpos de agua del departamento con 22 millones de alevinos de lebranche, róbalo y lisas.

Foto:

Archivo Particular

Agricultura en el Atlántico

El fin de los cultivos de girasoles es emplear a mujeres campesinas y convertir el lugar en un destino turístico.

Foto:

Archivo Particular

Agricultura en el Atlántico

La maravilla natural de los girasoles está ubicada en Los Pendales (corregimiento de Luruaco).

Foto:

Archivo Particular

Agricultura en el Atlántico

La 'Ruta del Girasol' integrará a seis municipios para fomentar el agroturismo en el departamento.

Foto:

Archivo Particular

Semillas de Vida es solo una de las estrategias que hacen parte del programa El Campo a Toda Marcha, el cual tiene dos componentes estratégicos. El primero está relacionado con propiciar la seguridad alimentaria y con la generación de ingresos rápidos para los pequeños campesinos del Atlántico. Y el segundo está encaminado a convertir en empresarios del agro a pequeños y medianos agricultores del departamento para lograr una revolución agroindustrial.

En el Atlántico existe una problemática, desde el punto de vista de la agricultura, y es que llueve poco. Por ello los momentos para cultivar son en el segundo semestre del año. Para aprovechar este periodo, con buenas cosechas a corto plazo, se creó Semillas de Vida. “Se les entregan semillas certificadas que germinan con un 97 por ciento de probabilidad. Y se les brinda asistencia técnica, abono y acompañamiento”, explicó Elsa Noguera, gobernadora del Atlántico.

Según la Gobernación, se invirtieron 2.000 millones de pesos para llegar a esos 2.250 campesinos en el 2020, quienes en conjunto recibieron ganancias cercanas a los 9.000 millones de pesos, lo que califican como un rotundo éxito.

Sixta Navarro reside en el municipio de Repelón y en su tierra siembra yuca, maíz, tomate, fríjol, plátano y patilla, pero ahora añadirá a su cultivo el limón Tahití. Explicó que podrá sembrar cerca de 300 arbolitos por hectárea. “Con el proyecto se está mejorando la producción para que el municipio vuelva a ser una importante despensa agrícola”, contó Sixta.

Otro de los programas, que se comenzó a implementar este año, es Plan Pescao, con el fin de repoblar ocho cuerpos de agua del Atlántico.

A la fecha ya se han repoblado 22 millones de alevinos de lebranche, róbalo y lisas, y “con Plan Pescao, 3.000 pescadores del departamento pudieron volver a pescar en esos cuerpos de agua. De esta forma, generan ingresos y aseguran el alimento para sus familias”, precisó la gobernadora del Atlántico.

Por ejemplo, a Jennifer Escorcia, quien reside en Manatí, una zona pesquera del Atlántico, le informaron recientemente que salió beneficiada. A ella le darán alevinos de tilapia y concentrado para alimentarlos. “Los peces vienen pequeños y uno los suelta en los espacios de agua para que ellos se reproduzcan, así cuando estén grandes podemos venderlos y consumirlos”, explicó Escorcia y agregó que, aunque en su predio tenía los espacios de agua, estaban vacíos porque no contaba con los recursos para llenarlos de peces.

Otro programa es el denominado Patios Productivos, el cual consiste en la entrega de concentrado para alimentar 40 gallinas ponedoras, las cuales ponen aproximadamente 35 huevos al día. De esta forma, las familias beneficiadas quedan con 5 huevos para consumir diariamente dentro de la familia, teniendo seguridad alimentaria, y pueden vender 30 al día, generando ingresos inmediatos.

Finalmente, y de la mano con el Ministerio de Agricultura y con una inversión de 1.000 millones de pesos, se creó el Centro de Alimentación y Forraje del departamento, con el objetivo de generar alimento para el ganado en época de sequía (de diciembre a junio). Durante esos meses, los pequeños ganaderos, que tienen entre 5 y 15 cabezas de ganado, sufrían mucho para alimentarlos e incluso había casos en que los animales morían.

Por ello, desde el inicio de esta administración, la Gobernación decidió crear el Centro y durante los primeros meses de este año ya estaba funcionando, lo que logró que más de 2.200 pequeños ganaderos pudieran mantener su ganado con 2.235 toneladas de silo (alimento para el ganado) y seguir produciendo leche al ritmo de los otros meses del año.

De campesinos a empresarios del agro

El segundo componente de El campo a toda marcha se llama‘Atlántico agroindustrial.

Foto:

Archivo Particular

El segundo componente de El campo a toda marcha, denominado ‘Atlántico agroindustrial’, está dando sus frutos y busca resultados que prevalezcan a mediano y largo plazo convirtiendo a pequeños y medianos campesinos en empresarios del agro.

Para lograrlo se crearon tres estrategias encaminadas a solucionar los tres problemas del agro: falta de agua, falta de a acceso a tecnología y acompañamiento técnico adecuado y falta de acceso a financiación y a compras seguras.

Teniendo en cuenta que sin agua no es posible la agricultura, se están ejecutando 62.000 millones de pesos para la recuperación de la infraestructura de los distritos de riego, lo que permitirá una operación más eficiente para que los agricultores tengan agua de forma permanente.

Alonso Cervantes es un ganadero que cuenta con 12 vacas en el municipio de Candelaria, Atlántico. Fue uno de los beneficiarios con las obras de fortalecimiento a jagüeyes.

“Era una problemática común en el municipio, varios campesinos salieron beneficiados. Los jagüeyes son una especie de pozos que se hacen con máquinas y permiten que haya agua siempre”, explicó Cervantes.

De esta manera, puede hidratar a diario su ganado en la finca, ya que antes debía llevarlas hasta el lote de su hermano para que pudieran tomar agua y producir la leche necesaria.

Por otro lado, para garantizar el acompañamiento técnico adecuado, se analizaron los cultivos que tienen mercado nacional e internacional para apoyarlos: “Con asistencia técnica y que nunca dejen solo al pequeño agricultor para que sus siembras sean aseguradas. Las personas que están dentro del programa tienen la compra asegurada de lo que se cultive por los próximos 20 años”, resaltó Elsa Noguera, gobernadora del Atlántico.

Además, en materia de financiación se entregaron incentivos de capitalización rural para facilitar la entrega de créditos a los productores asociados, y así incrementar la inversión en agronegocios. A la fecha se han aprobado 9.000 millones de pesos en créditos para pequeños y medianos agricultores, y la meta a un año es lograr 120.000 millones aprobados.

*+Contenido. Un proyecto de contenidos editoriales especiales, con el auspicio de ProBarranquilla.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.