‘El cáncer me enseñó a enriquecer mi vida interior’

‘El cáncer me enseñó a enriquecer mi vida interior’

Claudia Cuartas ayudó a crear la Asociación Ámese, para apoyar a mujeres con cáncer de seno.

Cáncer

Claudia Cuartas (centro), rodeada  de sobrevivientes  y voluntarias de Ámese.

Foto:

Erika Valdivia para Patprimo

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
29 de marzo 2020 , 12:00 a.m.

Hasta la peor de las crisis puede esconder una gran bendición. Eso piensa Claudia Cuartas cuando recuerda que uno de los momentos más difíciles de su vida le dejó enseñanzas inolvidables y la convirtió en la mujer que es hoy, llena de fortaleza, esperanza y con una gran vocación de servicio.

Hace 14 años la vida le cambió en cuestión de segundos a esta antioqueña con una mirada llena de luz y una forma de hablar que deja entrever su espíritu aguerrido. Justo en los días en que ella y su esposo planeaban convertirse en padres, recibió una noticia devastadora que le trastocó ese sueño.

Cuartas llevaba un año de casada y, tras varios intentos fallidos por ser madre, decidió someterse a una inseminación artificial. El 15 de marzo de 2006 le hicieron los exámenes pertinentes, entre los que se incluían mamografía y ecografías, y estaba dichosa porque todo había salido perfecto.

Pero el 2 de abril, cuando se hacía el autoexamen en la ducha, se detectó una bola en su seno izquierdo. Le comentó a su esposo, pero él le dijo, algo incrédulo, que cómo iba a tener una bolita si sus exámenes no habían arrojado anomalía. “Yo solo le dije: ¡Esa bolita no es mía!”, recuerda.

Con la duda sembrada, llamó a su hermano, que es médico anestesiólogo en cuidados intensivos. “¡Estás loca! Si te hicieron unos exámenes hace 15 días y te van a inseminar en 20 días, eso no puede ser. Saliste perfecta”, le respondió, pero le indicó que consultara a su mastólogo. Y así lo hizo. Un domingo llamó a Elías Quintero, autoridad en cáncer de seno en Colombia.

A pesar de la situación, a Cuartas la seguía preocupando más su deseo de ser madre. Hasta que Quintero, tras realizarle los chequeos de rigor, la sacó de su ensimismamiento: “Monita, tenemos cáncer”. Ella seguía reacia a creerlo. “¿Pero cómo así? ¿Qué va a pasar con mi inseminación? Yo como que creía que era cuento, porque lo que me interesaba era tener hijos”, comenta esta ejecutiva antioqueña, que hoy está recuperada de la enfermedad.

El 12 de abril comenzó sus quimioterapias y un cambio de vida que la hizo ser más consciente de qué tanto se había descuidado, porque, no obstante ser una exitosa corredora de bolsa y una feliz recién casada, su vida interior, esa que solo es capaz de ver cada uno en sus momentos de reflexión, no brillaba igual.

El cáncer de mama fue su despertar. Recién diagnosticada, se involucró en la creación de la Asociación Ámese, que ayuda a mujeres con esta enfermedad.

¿Por qué ayudó a crear esta asociación en medio  de su enfermedad?

Yo decía: “¡Si Dios me metió en estas, él me saca!”. Elías Quintero estaba creando Ámese en ese momento y me dijo: “Tú tienes ya la energía para formar parte de esta asociación que ayuda a mujeres con cáncer de seno”. La estaba armando con los médicos mastólogos José Caicedo, José Fernando Robledo (fallecido) y una paciente, Claudia Saa (fallecida), y me llamaron para hacer parte. El médico Santiago Rojas y Ana María Galindo, la única psico-oncóloga en ese tiempo, nos ayudaron mucho con el soporte emocional. Y creamos la asociación para tener un lugar donde las mujeres nos podamos escuchar.

¿Qué significa Ámese para usted?

Ámese me cambió la vida. Yo tenía el pelo largo, mono, divino, pero me di cuenta de que la fuerza de las mujeres no está en el pelo. Para eso hay pelucas, es cuestión de actitud. Cuando me tusé por el tratamiento, escribí en mi cabeza ‘Te amo’ y dibujé un corazón.

Usted dejó su carrera como corredora de bolsa. ¿Cuál es su satisfacción ahora?

En estos 14 años con Ámese hemos brindado 60.000 servicios gratuitos, acompañamiento en las unidades de oncología, vamos a clínicas y hospitales a enseñarles a cómo vivir el proceso de quimioterapia. Ofrecemos asesoría jurídica para exigirles atención oportuna a las entidades de salud. Tenemos un banco de pelucas gracias a donaciones de pelo que hacen grandes y niños. Con el coronavirus hacemos acompañamiento psicológico a enfermas y cuidadores.



Si quiere ayudar:
www.amese.org
Instagram: @asociación.amese
Facebook: asociación.amese

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.