“El campo en la cuarentena está vivo”: youtubers campesinos

“El campo en la cuarentena está vivo”: youtubers campesinos

‘Nubia e hijos’ cuentan con más de 555.000 seguidores en su canal de YouTube y 211.000 en Instagram.

Youtubers campesinos

Nubia Gaona y sus hijos recientemente se volvieron la sensación en YouTube, plataforma en la que cuentan con más de medio millón de suscriptores.

Foto:

Cortesía

Por: MÁS CONTENIDO
20 de julio 2020 , 12:00 a.m.

Aunque Nubia Rocío Gaona Cárdenas, de 36 años, Harley David Gaona Gaona, de 15, y Jeimmer Alejandro Riveros Gaona, de 9 años, oriundos del municipio de Chipaque (Cundinamarca), no trabajan directamente en agricultura –ya que no cuentan con los recursos que se necesitan para sembrar– hoy en día son tal vez la familia que más asocian los colombianos con el campo.

Hace cerca de dos meses, cansado de ver la injusta situación que siguen enfrentando muchos campesinos del país por cuenta de la intermediación de sus productos y al notar que en las redes sociales lo que veía eran videos repetitivos, que no aportaban nada y que no miraban los oficios de la tierra como una buena alternativa para generar contenidos útiles y crear espacios educativos, Harley David les llegó con una idea a su mamá y a su hermano menor.

“Davidcito me dijo: mamá, hagamos algo viral para que la gente se dé cuenta de que el campo en la cuarentena está vivo, y por eso se le ocurrió crear un canal en YouTube y abrir una cuenta en Instagram, con el nombre ‘Nubia e hijos’. Esa iniciativa nos llamó mucho la atención y por eso decidimos emprender este proyecto, apoyándonos como familia y para darles visibilidad a los campesinos”, recuerda Nubia.

Para esta mujer cabeza de hogar, y que hace dos años perdió a su esposo, una de las mayores motivaciones para emprender este proyecto que para muchos podría ser una locura, fueron justamente las pérdidas que constantemente comentaban los cultivadores de la región. Ella, como muchos de sus coterráneos y conocidos, padeció sus efectos y fue testigo de cómo al final quienes siempre se llevaban los beneficios eran los intermediarios.

“Por ejemplo, mientras que aquí por un manojo de cilantro a quienes lo cultivan les pueden pagar $1.000, el intermediario en las ciudades fácilmente lo puede vender 10 o 15 veces más caro. Eso no es justo, porque es el campesino el que le invierte el tiempo, los cuidados y todo el trabajo para después recibir tan poco”, denuncia Nubia, quien lleva 12 años en la finca de su hermana, donde actualmente vive con dos de sus tres hijos y con Luna, su mascota, quien también ha sido protagonista en algunos de los contenidos que comparten en sus redes.

Youtubers campesinos II

Aunque no trabajan directamente en agricultura, hoy son la familia que los colombianos más asocian con el campo.

Foto:

Cortesía

Fenómeno en las redes

Con esa premisa clara, y con la firme intención de darle a conocer al mundo las condiciones en las que ellos y sus vecinos viven, sus costumbres, la belleza del campo y los rostros de los campesinos que dedican sus vidas a arar la tierra, para así darles visibilidad y buscarles apoyo, ‘Nubia e hijos’ se estrena a mediados del mes de mayo con su primer video, en el que explican por qué tomaron la decisión de volverse youtubers y por qué, en unión con familias de la zona y el Huerto de la Sabana, querían enseñarles a los citadinos a crear un huerto y cultivar sus propios alimentos en casa.

De ahí en adelante se dieron a la tarea de resaltar la honestidad y el amor que se respira en el campo y de enseñar, por ejemplo, cómo un crear un huerto vertical, cómo convertir a un cerdito en mascota y a cómo hacer dulce de leche, además de hacer tomar conciencia a los colombianos sobre la ardua labor que diariamente y en largas jornadas desarrollan los campesinos.

El canal, así mismo, ha sido el medio para mostrarles a sus seguidores la manera de sembrar frutas, hortalizas, aromáticas, entre otros, aparte de servir de plataforma para ofrecer sus ‘kits’ (de $18.000 y $25.000), con las semillas y los elementos necesarios para elaborar el huerto casero.

Esta familia, que se describe sencilla, honesta, amorosa, integrada por buenas personas y que tratan de hacer todos los favores que les piden, supo muy rápidamente conquistar a su audiencia y entrar en sus corazones, lo que le valió conseguir lo que otros ‘influencers’ tardan meses e incluso años: pasar de los 100.000 suscriptores en un lapso muy corto, una cifra que solo las grandes personalidades pueden mostrar, y que fue reconocida por YouTube con el envío de su placa o botón plateado. Este logro fue celebrado de la mejor manera: con un sancocho campesino.

Pero si algo caracteriza y hace especial sus videos es que detrás de los mismos no existe ninguna producción elaborada, técnica en el lenguaje o juego de cámaras o luces. No, todo lo contrario. Aquí el encanto precisamente radica en la originalidad y la naturalidad con la que Nubia, David y Alejandro se enfrentan a su público, sin un guión preestablecido, pues es su esencia la que habla, pese a que reciben la ayuda de una persona externa encargada de generar los subtítulos en inglés que aparecen en sus publicaciones.

Sin mayores pretensiones, para ellos está resultando muy satisfactorio ver, no solamente que el número de sus seguidores en distintas partes del mundo continúa en aumento (211.000 en Instagram y 555.000 en YouTube, al 29 de junio), sino que gracias a sus publicaciones la gente está valorando más a este segmento de la población, al tiempo que a algunos ya les está empezando a ir mejor por el apoyo que empiezan a recibir.

Sin perder su esencia

Y aunque es consciente sobre la fama y el reconocimiento que ya están empezando a tener, Nubia no está preocupada porque esto logre cambiar la humildad que precisamente los define. Más bien, este momento les ha servido para alimentar su interior con las manifestaciones de cariño que reciben con cada contenido que suben a sus redes sociales.

“Yo leo los mensajes que nos envían cuando montamos algún video en YouTube o en Instagram, y la verdad todos son muy bonitos. En ellos, gracias a Dios, se nota que mis hijos también les están transmitiendo felicidad a nuestros seguidores. A mí me da mucha alegría ver que la mayoría de la gente nos saluda, nos reconoce y, con el favor de Dios, vamos a continuar asimilando todas las cosas que nos están pasando, pero eso sí sin perder nuestra esencia y seguir siendo como somos: humildes y felices”, afirma Nubia, quien no descarta en algún momento ejercer la agricultura, pero ya teniendo en cuenta todas las enseñanzas que sigue recogiendo para, de esa forma, no exponer los pesos que pueda ir ahorrando.

Al preguntarle a Nubia sobre sus sueños, con ese tono calmado, amable, pausado y hasta tímido dice que lo que más quiere es seguirles llevando felicidad a las personas que confiaron en ellos y a los que les están colaborando en esta iniciativa, así como a quienes ven sus videos y los comparten. Por otro lado, manifiesta el gran anhelo de arreglar su casa y de tener su propia minigranja.

Entre sus proyectos hacia futuro quiere seguir saliendo adelante, que sus hijos puedan culminar sus estudios, tanto en el colegio como en la universidad, y que cumplan esa meta de ser profesionales, para luego –como es el deseo de ambos– regresar al campo y poner al servicio de la agricultura y de sus coterráneos todos los conocimientos adquiridos en sus respectivas carreras.

Ella, por su parte, de aquí a cinco años se visualiza igual de humilde a como lo es ahora, y con esa sonrisa que siempre ha querido brindarles a todos aquellos que puedan estar pasando por una dificultad o soportando alguna tristeza o un dolor en el alma.

Así, aparte de enseñar y exponer las bondades del campo, los otros mensajes valiosos que deja esta familia de campesinos youtubers es que sí puede haber útiles y verdaderos ‘influenciadores’ en las redes sociales, que la humildad y la sencillez también tienen cabida en estos espacios y que las buenas obras sí hacen eco en estos medios en donde la frivolidad, la banalidad y lo absurdo abundan.

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.