Secciones
Síguenos en:
Desafíos y oportunidades de un Valle que se atreve
Prólogo

Teniendo en cuenta la importancia de esta región, es clave monitorear su proceso de reactivación.

Foto:

Istock

Desafíos y oportunidades de un Valle que se atreve

Más Contenido

Teniendo en cuenta la importancia de esta región, es clave monitorear su proceso de reactivación.

FOTO:

Istock

La reactivación económica regional parecía haber avanzado, pero se ha interrumpido su consolidación.

Ante el gran desafío que representó para todo el país en materia de salud pública, recesión económica y crisis social, el Valle del Cauca fue una de las regiones con mejor respuesta en materia económica y de contención de la pandemia.

Sin embargo, al ser una región de ciudades y registrar una de las más altas tasas de población urbana en el país, el departamento se vio severamente afectado en materia de generación de empleo y reducción de ingresos en muchos hogares.

Desde el segundo semestre de 2020 y durante los primeros cuatro meses de 2021, la región registraba un destacado proceso de reactivación económica, reflejado en un importante aumento del número de personas ocupadas.

Sin embargo, las acciones del paro, los bloqueos y los hechos de violencia registrados hasta mediados de junio en varias ciudades del departamento afectaron la capacidad de producción y distribución de las empresas, interrumpieron el ciclo positivo de generación de empleo e impulsaron aumentos considerables en el nivel general de precios.

Panorama económico

En 2020, la economía nacional se contrajo 6,8 por ciento, siendo los sectores más afectados la construcción (-27,7 por ciento), la minería (-15,7 por ciento) y el comercio y transporte (-15,1 por ciento). En ese contexto, entre los principales departamentos del país, Santander registró la mayor contracción (-8,3 por ciento), seguido por Bogotá (-6,4 por ciento), Atlántico (-5,8 por ciento), y Antioquia (-5,5 por ciento).

La economía vallecaucana, por su parte, registró un mejor desempeño relativo, con una contracción anual de 5,3 por ciento y alcanzó una participación de 10 por ciento en el PIB nacional.

Este mejor desempeño relativo se debió -en buena medida- a la mayor diversidad empresarial del aparato productivo regional y a su destacada competitividad en actividades agrícolas, agroindustriales, fabricación de medicamentos, alimentos procesados, dispositivos médicos y elementos de aseo y cuidado personal y del hogar, los cuales registraron una mayor demanda interna.

La contracción de la actividad productiva en la región vino acompañada de un retroceso en los indicadores sociales. Según el Dane, 3,5 millones de personas ingresaron a la situación de pobreza en Colombia en 2020, siendo Bogotá y Cundinamarca (1,3 millones de personas), Valle del Cauca (518.000 personas) y Atlántico (más de 345.000 personas) las regiones más afectadas. En el caso de Cali, la tasa de pobreza pasó de 21,9 por ciento a 36,3 por ciento.

Los sectores que le habían dado la mano al Valle del Cauca y al norte del Cauca en 2020 (como la industria, la construcción y la agricultura) fueron los más afectados durante los meses de mayo y junio por el bloqueo de vías. También, las empresas de servicios y el comercio registraron grandes pérdidas, pues los consumidores restringieron sus decisiones de gasto.

En una encuesta realizada por la Cámara de Comercio de Cali al inicio de mayo, el principal problema reportado por las empresas era la dificultad para que las personas llegaran a sus lugares de trabajo. En una segunda medición, realizada al final de mayo, los principales problemas identificados eran la dificultad para el abastecimiento de materias primas e insumos, la distribución de productos y la inseguridad.

Además, cerca del 10 por ciento de las empresas fueron afectadas por actos de vandalismo y, en términos agregados, se registraron disminuciones en las ventas mayores a 70 por ciento durante mayo. Adicionalmente, el 41,8 por ciento de las empresas del Valle del Cauca y Cauca se vieron en la necesidad de reducir el número de trabajadores.

Las empresas registradas en las cámaras de comercio del departamento reportaron diferentes niveles de reducción en su planta de personal, siendo las de Tuluá (56,8 por ciento), Buenaventura (43,5 por ciento) y Cali (43,3 por ciento), las más afectadas, seguidas por las de Sevilla (39,4 por ciento), Palmira (37,8 por ciento), Buga (33,0 por ciento) y Cartago (26,8 por ciento).

Desafíos portuarios

La actividad económica de la segunda ciudad más importante del departamento, Buenaventura, se vio seriamente afectada durante los meses de mayo y junio en la medida que las actividades de comercio exterior y el turismo fueron golpeados severamente por el bloqueo de vías.

Esto tuvo consecuencias severas en la actividad exportadora e importadora a escala nacional para productos como café, azúcar, alimentos, materias primas y productos agroindustriales.

En efecto, tras haber registrado crecimientos destacados en el valor de sus exportaciones a abril de 2021 frente al acumulado de los primeros cuatro meses de 2020, el valor de las exportaciones del Valle registro una caída en el valor acumulado al mes de mayo de 3,8 por ciento, pasando de USD $680 millones en 2020 a USD $654 millones en 2021. Uno de los sectores más afectados en la región por el bloqueo al principal puerto agroindustrial del país fue la cadena productiva de pollo, huevo, cerdo y alimentos balanceados que hacen parte del Clúster de Proteína Blanca. La tasa de desempleo mensual en Cali alcanzó en mayo un nivel de 24,3 por ciento, 4,4 puntos porcentuales más frente al registro de abril (19,9 por ciento) y se ubicó por encima del registro nacional (15,6 por ciento) y de las principales ciudades.

Respecto al mercado laboral de los jóvenes, pese al descenso del último año (de 32,9 por ciento a 29,0 por ciento), Cali registró la tasa de desempleo juvenil más alta entre las cinco principales ciudades en mayo, superior también al registro de las 13 principales ciudades (25,9 por ciento).

Si bien al mes de mayo de 2021 se habían creado 197.000 empleos frente al mismo mes de 2020, estos son insuficientes para el gran número de personas que han retornado al mercado laboral. Además, el desabastecimiento e interrupción de las cadenas de suministro llevaron a que en mayo de 2021 la inflación en Cali (5,32 por ciento) registrara una variación muy por encima de la nacional (3,30 por ciento).

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.