Secciones
Síguenos en:
2.000 casos de medidores de gas manipulados fueron detectados en 2020
Contadores de gas

Los fraudes con el gas natural y otros servicios públicos pueden dar prisión de hasta 6 años.

Foto:

Cortesía Vanti

2.000 casos de medidores de gas manipulados fueron detectados en 2020

En visitas de Vanti, empresa prestadora del servicio, se encontró por lo menos ocho tipos de fraude.

Establecimientos comerciales cerrados o funcionando con restricciones, esa ha sido la constante durante la pandemia y más en los primeros meses de cuarentena del año pasado, entre marzo y julio.

Una consecuencia directa de esto es que, al no operar normalmente, el consumo de los servicios domésticos, como el gas natural, disminuyó considerablemente en restaurantes, lavanderías, panaderías, asaderos de pollos y fábricas, entre otros comercios.

“Aunque las visitas a los establecimientos son frecuentes cuando se presenta una alerta en el sistema por una baja en el consumo, durante la pandemia, las visitas de la empresa para detectar anomalías aumentaron porque crecieron las alertas por el comercio cerrado o con menos operación”, explicaron en Vanti, empresa prestadora de este servicio en Bogotá y algunos municipios de Cundinamarca, Santander, Boyacá y sur del Cesar.

Durante el año pasado se hicieron 26.000 revisiones para verificar las condiciones de suministro de gas, validar el centro de medición (contador) y su correcto funcionamiento, entre otros procedimientos.

En dichas inspecciones se encontraron por lo menos 2.000 casos de alteraciones ilegales hechas por terceros para disminuir el registro de consumo para que la factura de gas llegue por un valor menor al real.

“Se considera fraude la adulteración de los equipos de medición y/o regulación por parte del suscriptor o usuario tendiente a generar una modificación no autorizada en la red de distribución, en cualquiera de los componentes del centro de medición”, explicaron en Vanti.

Por lo menos hay ocho tipos de fraude (ver recuadro) en los que además de robar el gas también ponen en riesgo la vida de las personas, al exponerlas a una explosión o problemas por inhalación de gas.

Se considera fraude la adulteración de los equipos de medición y/o regulación por parte del suscriptor o usuario tendiente a generar una modificación no autorizada

Algunos casos fraudulentos

Durante 53 meses (entre mayo de 2015 hasta septiembre de 2019), el consumo de gas natural de un asadero nunca sobrepasó los 937 metros cúbicos (m3), algo anormal teniendo en cuenta la actividad del establecimiento y las mediciones de años anteriores.

Antes de mayo de 2015, en este lugar el consumo más bajo en un mes fue de 2.404 m³ de gas, por lo que esa reducción por más de cuatro años era sospechosa dedicándose a la misma actividad.

Incluso en las prelecturas que se hacen regularmente se encontró que el 11 de julio de 2019, el medidor del asadero marcaba un consumo acumulado de 66.404 m³ de gas. El 17 de julio, una nueva lectura arrojó un consumo acumulado de 66.306, es decir que en seis días el consumo tuvo una devolución de 98 m³, lo cual es imposible.
Frente a esto, en una de sus inspecciones se constataron las anomalías y en septiembre de 2019 instaló un nuevo medidor.

La sorpresa fue que la medición de octubre de ese año arrojó un consumo de 2.738 m³ de gas natural, algo muy por encima de lo registrado en los meses pasados, en donde lo más alto que se registró fueron los 937 m³.

En estos casos, el primer medidor es enviado a un laboratorio para determinar qué manipulaciones sufrió; para el caso del asadero se encontró que en este se había desviado el flujo de gas para evitar que pasara por el odómetro (que se encarga de contabilizar el número de m³ consumidos).

Cuando esto pasa, el responsable debe cancelar el valor que no pagó durante los años del fraude, razón por la cual algunos usuarios podrían recibir facturas de hasta más de 20 millones de pesos.

Otro ejemplo fue el de un restaurante en la localidad de Bosa, en donde un empleado, que no sabía que en el lugar había un fraude con el gas, llamó a emergencias cuando notó una fuga. Al llegar personal de Vanti se cerró el registro, pero la fuga continuaba. Cuando se revisó detenidamente se encontró otro registro pero ilegal, que era por donde se estaba saliendo el gas y con el que se evitaba que se midiera la cantidad real del consumo.

El robo lo pagamos todos

En el 2017 las pérdidas de gas natural, según Vanti, fueron de 65,45 millones de metros cúbicos; para el 2018 fue de 68,7 millones; en 2019, 75 millones; y en 2020, por cuenta de la pandemia, bajó a 52,2 millones de metros cúbicos.

“La parte de las pérdidas, hasta 3,2 % las pagamos todos los usuarios a través de la factura. Lo que pase de ese monto lo asume la empresa y el porcentaje de pérdidas está en el 5 %”, informaron en Vanti.

Además, más allá del tema económico también está el de la seguridad, pues estas manipulaciones son hechas por personas que no tienen el conocimiento adecuado y las instalaciones irregulares pueden generar explosiones por fugas o intoxicaciones por inhalación de gas, ambas pueden provocar muertes.

Sumado a esto, se encuentran las sanciones económicas y de prisión a las que se ven expuestos los responsables y que están tipificadas en las leyes nacionales.

De acuerdo con el Artículo 256 del Código Penal colombiano, quienes hagan fraude con el gas natural y otros servicios podrán ir a prisión entre 16 y 72 meses, es decir seis años. Mientras que la multa irá de 1,33 salarios mínimos legales mensuales vigentes hasta los 150, más de 136 millones de pesos.

La parte de las pérdidas, hasta 3,2 % las pagamos todos los usuarios a través de la factura

or otro lado, cabe señalar que muchas veces las alteraciones en los medidores son mandadas a hacer por los arrendatarios de los locales comerciales y cuando estas son descubiertas la responsabilidad cae sobre el propietario del inmueble.

Es por esto que si conoce casos de fraude con el servicio de gas natural o sospecha que su medidor puede tener alguna modificación, puede reportarlo de forma anónima a través de las líneas 164, al 3078121 opción 7 en Bogotá o en el correo electrónico tulineaeticavanti@canalconfidencial.com.

¿Quiénes están detrás de esto?

Las investigaciones realizadas revelaron que en muchos de los casos quienes ofrecían los servicios de adulteración para disminuir la lectura del consumo real del gas son bandas criminales organizadas.

Se acercan a los establecimientos y les ofrecen a los comerciantes la posibilidad de disminuir el valor de la factura mensual del gas natural. No obstante, los delincuentes vuelven a aparecer al cabo de unos meses en el establecimiento y le exigen al comerciante otra vez dinero a cambio de no hacer una denuncia anónima sobre el fraude que tienen con el gas.

En qué consisten los ocho tipos de fraude hallados en las 2.000 revisiones hechas por la empresa

En las 26.000 visitas que hizo Vanti durante el año pasado, encontró 2.000 casos de anomalías. Estos son los tipos de fraudes que hallaron en las inspecciones.

  • Devolución de lectura: es cuando se manipulan los dígitos del odómetro para disminuir el registro del consumo, afectando la lectura frente al consumo real.
  • Medidor adulterado: con el fin de que la medición del consumo de gas sea menor, se manipulan de manera fraudulenta varios componentes internos del medidor.
  • Manipulación de los mecanismos de engranaje: se retiran o dañan los componentes de los mecanismos que integran el medidor.
  • Manipulación de los sellos de seguridad: consiste en retirar, cambiar, suplantar o adulterar los sellos y/o tornillos del medidor
  • Perforación del diafragma del medidor: se taladra la parte interna del medidor para que el gas pase por ese agujero para que la medida real no sea registrada.
  • Bypass: se desvía el flujo de gas de la red externa de distribución hacia la instalación interna del inmueble evitando el paso del gas a través del medidor.
  • Manipulación de regulador y presión: se interviene el regulador del centro de medición permitiendo el aumento del flujo de gas natural.
  • Acometida clandestina: se extrae el gas de la red de distribución por medio de tuberías o instalaciones para evitar el paso del fluido por el medidor.
Los clientes tienen el debido proceso en casos de posible adulteración

En Vanti, estos casos son investigados con rigor y prima la buena fe de los clientes, tienen todas las garantías del debido proceso establecidos por la normativa vigente y que tiene como última instancia administrativa la decisión de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios.

El fraude no es un fenómeno asociado a la pobreza o a la necesidad -que tampoco sería justificable- se ha comprobado que es un negocio de personas inescrupulosas con suficientes recursos, que desarrollan sus actividades a partir de la idea del atajo, del fraude, sin importar el impacto social de lo que hacen, incluso extorsionando y usando a propietarios de comercios que cometen el error de acceder a prácticas ilícitas y posteriormente terminan siendo víctimas de extorsión por parte de quienes les ofrecen el camino del fraude sino acceden a pagarles.

*Un proyecto de contenidos editoriales especiales, con el auspicio de Vanti S.A. ESP.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.