Tomar en serio la salud pública

Tomar en serio la salud pública

Solo quedan lecciones y la posibilidad de transformarlas en acciones. 

Hospital Universitario del Valle

Una reflexión escrita por el asesor médico de EL TIEMPO, Carlos Francisco Fernández.

Foto:

Juan Pablo Rueda

Por: Carlos Francisco Fernández
27 de mayo 2020 , 04:38 p.m.

Esta pandemia no solo ha dejado regueros de víctimas y economías quebradas o al borde del abismo. También duras lecciones. Una de estas, y que hoy tiene a gobiernos, autoridades, médicos y ciudadanos en estado de incertidumbre, es la incapacidad de los sistemas de salud para responder al desafío que impone la circulación de un virus como el covid-19.

La pandemia desnudó, en unas cuantas semanas, los problemas que se generan cuando sistemas de salud como el colombiano se centran, casi exclusivamente, en la atención individual y en el manejo y conteo de enfermedades. De manera ligera, pasando por encima de la evidencia médica y científica disponible, ignoran la relación de las personas con los entornos social y económico, y las acciones de promoción y prevención que incluyen la detección, el monitoreo y el manejo de factores de riesgo desde edades tempranas entre los ciudadanos.

En escenarios como ese es explicable que este mal se ensañe con la gente más vulnerable, en términos de salud. Según las estadísticas, los afectados por males crónicos no transmisibles, desencadenados por factores de riesgo que nunca han sido atendidos, son el blanco principal del coronavirus.

Ya no hay lugar para lamentarse por las vidas que hubieran podido salvarse si hoy contáramos con sistemas de salud fundados en principios distintos

En medio de la zozobra generada por la expansión de la enfermedad y el comportamiento incierto de este agente infeccioso cabe preguntarse: ¿no es el momento para que los Estados tomen las riendas y construyan sistemas sobre la premisa de que la salud y el bienestar no son lo mismo que la ausencia de enfermedad, sino el resultado de una relación con el entorno? ¿Cuándo va a asumirse que estos factores están influenciados por determinantes sociales y económicos que, de no atenderse, generan desequilibrios y tornan vulnerables a comunidades enteras?
Ya no hay lugar para lamentarse por las vidas que hubieran podido salvarse si hoy contáramos con sistemas de salud fundados en principios distintos, estructurados sobre la premisa de que la salud de los individuos depende de la salud de los conglomerados, y a la inversa.

Solo quedan lecciones y la posibilidad de transformarlas en acciones que tomen en serio la salud pública y las estrategias de atención primaria que nos permitan estar mejor preparados para enfrentar la próxima pandemia. Porque vendrá, sin ninguna duda.


CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ
Asesor médico de EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.