Todos los nombres y ninguno

Todos los nombres y ninguno

Reseña de 'Prohíbo decir mi nombre', la nueva novela del escritor Jaime Echeverri.

JaimeEcheverri

El escritor Jaime Echeverri es autor de las novelas 'Reina de picas' y 'Corte final'.

Foto:

Héctor Fabio Zamora

Por: Por Conrado Zuluaga
19 de julio 2019 , 06:31 p.m.

Puede llamarse José Gaspar, Maximiliano, Tomás Cipriano, Gerardo, Jorge, Anastasio, Álvaro, Gustavo, Juan Vicente, Nicolás, Fulgencio, Mariano, Rafael Leonidas o Francisco. Puede tener todos los nombres y ninguno. Por eso no ha de extrañar que la nueva novela de Jaime Echeverri lleve por título Prohíbo decir mi nombre. Lo que sí puede causar sorpresa es que este personaje –como los mencionados, que se rinden ante el culto a la personalidad, el doctor Francia, “Dictador Supremo de la República del Paraguay”, o Trujillo, que hizo una especie de acróstico de su gobierno “Rectitud, Lealtad, Trabajo, Moral”, con las iniciales de su nombre– prohíba decir su nombre.

Lo cierto es que todos ellos practicaron con alegría y entusiasmo el vicio insaciable de mandar, y varios de ellos buscaron (y aún hoy varios persisten) continuar ejerciendo “el vicio solitario del poder”. El escritor mexicano Carlos Fuentes comentaba, con asombro, que Colombia era el único país del mundo donde los expresidentes siguen mandando después de finalizado su gobierno: “En Colombia no se aspira a ser presidente, se aspira a ser expresidente”. Así es, en efecto, aquí la lucha es por el poder, pero después de haber ejercido la presidencia.

Pero esta circunstancia no se presenta en la novela de Echeverri, pues el personaje de marras ha logrado durante cuarenta años consecutivos cultivar y satisfacer su adicción: la guerra, la plata, el poder omnímodo de mandar. Supera a Trujillo, que estuvo treinta y un años, y a Juan Vicente Gómez, que apenas alcanzó veintisiete.
La novela transcurre en la pieza sin ventanas de un hospital donde el innombrable, “yo soy el que nadie nombra”, se encuentra conectado a múltiples aparatos y no sabe, no recuerda, cómo llegó allí. No puede moverse y las palabras que afloran de su cerebro se disuelven en la lengua y no puede comunicarse. El lector asiste a un monólogo rememorativo, enajenado, sin aparente orden ni concierto, que nunca se pronuncia. Es una conversación consigo mismo que no llega a sus labios, es un repaso de su trayectoria desde niño hasta el momento actual de paciente hospitalizado. Allí están las mentiras que dijo desde su infancia, sus alianzas y las truculencias del poder, su concepción del mundo, “una cosa es la plata y otra la patria”, “la moral cambia con el poder”, “la ética no tiene nada que ver con el derecho”, “la economía tampoco”. En pocas palabras lo que, como él mismo se da cuenta, está detrás de los actos “me obliga a ver ese pasado mío que no será registrado por la historia”. A ese pasado que no será registrado por la historia es al que tiene acceso el lector. Una callada conversación plagada de una retórica variopinta que siempre conduce al mismo punto: “me interesa mandar”, soy el “gobernante perpetuo”.

La novela está compuesta por párrafos que oscilan, como un péndulo, entre su propósito mesiánico y su postrado estado actual en un hospital. Y aquí, en este movimiento pendular, Jaime Echeverri muestra el dominio que tiene del oficio. En un perfecto equilibrio, el autor conduce al lector con sabiduría de un episodio a otro, de tal forma que la tensión no decae en ningún momento. En esta prueba de habilidad y destreza, Echeverri logra crear un retrato acabado de ese nefasto personaje, tan recurrente en el acontecer del continente latinoamericano.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.