Muerte, belleza y humor

Muerte, belleza y humor

Reseña de 'La última cena', la novela más reciente de Fernando Quiroz.

Fernando Quiroz

'La última cena', Fernando Quiroz. Alfaguara. 202 páginas. $49.000.

Foto:
Por: Juan Esteban Constaín
17 de noviembre 2018 , 08:08 a.m.




Mucho se discute hoy —hoy como siempre, pero hoy más que siempre, y con toda la razón— sobre los límites tan equívocos entre la realidad y la ficción, entre la vida y la literatura. Incluso hay quienes hablan muy en serio, desde hace tiempo, de la ‘autoficción’: una categoría estética y comercial, una especie de género literario en el que la biografía del autor es el material esencial de sus propias invenciones, de sus juegos, de sus tergiversaciones sublimadas por el arte, por la pasión de narrar sin que importe tanto, de verdad, si lo que allí se cuenta es cierto o no. Qué más da.

En el caso de La última cena, la novela más reciente de Fernando Quiroz, hay mucho de eso; hay mucho de ‘autoficción’, digamos. Pero lo que la consuma en ella no es un juego ni un puro divertimento literario, como tantas veces pasa hoy, sino que es el resultado de una reflexión muy seria sobre el que es acaso el tema más serio de la humanidad, la muerte. Y no es solo una reflexión —y está el gran mérito de la novela, uno de ellos—: es también una narración, una puesta en escena.

Una puesta en escena nacida de un hecho real: a Fernando Quiroz, el escritor, al autor, le dijeron un día que se iba a morir. Se lo dijo un médico amigo suyo. Por suerte fue lo que suele llamarse (bueno…) un ‘falso positivo’: una alarma equivocada, una ‘noticia falsa’. Sin embargo Fernando hizo con ella lo que debe hacer un escritor de verdad con cualquier experiencia de su vida, sobre todo si es tan dramática y reveladora: la volvió literatura, la pasó por el tamiz iluminador de la ficción.

¿Para qué? Para narrar esa historia que es al mismo tiempo una novela —sí— y un testimonio: la historia de un hombre al que le dicen que se va a morir; el relato de la toma de consciencia, por parte de Fernando Quiroz el personaje, o al menos eso creemos los lectores, de que el ser humano tiene fecha de vencimiento y que cuando ella se nos ofrece es como si nos impusieran un castigo pero también un privilegio: la oportunidad inmejorable de pensar y recordar nuestra vida toda, la posibilidad incluso de planear mejor lo que queda de ella.

Por eso La última cena, y de allí su nombre, tiene un tono gozoso a pesar de toda la gravedad y toda la ternura y toda la profundidad y todo el dolor que hay en ella: porque en torno al placer de la comida, una de las grandes pasiones del autor, y de su personaje que de alguna manera es él mismo, se va construyendo una historia que también ofrece belleza y humor, esperanza en medio de la nostalgia y de la muerte.

Los libros importantes son aquellos que tenían que ser escritos; los que nacen de una situación límite de verdad, los que se ocupan de lo fundamental.

La nueva novela de Fernando Quiroz es un libro importante: la historia de un sobreviviente que acaso lo fue para poder contarlo. Y el resultado no podía ser mejor.



LECTUIRAS

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.