Presencia de una escritora

Presencia de una escritora

Prólogo de Manuel Mejía Vallejo a la primera edición de la novela 'Cuando aprendí a pensar'.

Pilarica Alvear

'Cuando aprendí a pensar', Pilarica Alvear. Laguna libros. 128 páginas. $42.000.

Foto:
09 de septiembre 2018 , 08:50 a.m.




A raíz de la publicación de unas prosas suyas en un suplemento literario bogotano, Pilarica Alvear se convirtió en un ‘caso’, pues entre la invasión de cierta literatura con pretensiones de escándalo, su frescura y su carencia de afectación cayeron como un descanso para los lectores.

Y, ajena a los moldes viejos y a los modernistas, Pilarica no se matriculó en ninguna corriente.
Siguió escribiendo sin contaminarse, con el peligro y el valor que ello entrañaba. Producto de este lapso es Cuando aprendí a pensar, casi una novela, la novela de los primeros años, en que una niña, alerta detrás de sus ojos, detrás del vidrio de una ventana casera, detrás de las voces y los objetos, va captando el mundo propio y el de los mayores, la pequeña filosofía de las cosas, las ingenuidades de la infancia, la extraña penetración que a veces encierra el punto de vista de los niños.

Ahora a la aparición de este libro, los dómines de nuestros medios intelectuales fruncirán más el ceño de su desconfianza profesional; los críticos paternalistas se sacudirán una plumada protectora como quien saluda en la calle, sin entusiasmo, a un recién conocido que puede resultar comprometedor; los opinadores efervescentes lo recibirán con esa efusividad tan peligrosa a veces; y aquellos abundantes lectores que todo lo saben en los mentideros artístico-literarios tenderán como un mantel retórico su erudición y su sabiduría. Entonces Pilarica Alvear sabrá del gremio donde se ha metido, con todo lo interesante y todo lo atroz que el mismo señala a los iniciados.

Pilarica Alvear sabrá del gremio donde se ha metido, con todo lo interesante y todo lo atroz que el mismo señala a los iniciados.

Pero una obra se salva o se condena por sí misma. Y Cuando aprendí a pensar lleva consigo su propia salvación, sus méritos indudables capaces de resistir ataques o elogios desmedidos. Uno de ellos: la prosa fluida y natural, donde descubrimos su genuina belleza, sin afanosos desplantes, porque ya se nos hacía fastidioso advertir el énfasis, la exuberancia de otras bellezas de moda que quieren imponérsenos como una bofetada.

Según ocurre en toda obra de ficción, hay aquí detalles autobiográficos; es decir, se ‘autobiografían’ sensaciones, no las anécdotas que las producen. En tal sentido, el recuerdo viene a participar de las categorías estéticas en cuanto representa una re-creación, una realidad trascendida con ayuda de la bruma poética. En los mismos rasgos de angustia que salpican sus páginas se nota esa autenticidad tan escasa en quienes transcriben en letras de molde la por algunos llamada angustia de nuestro tiempo, donde a veces hay una desesperación sin nobleza, un sufrimiento sucio que fácilmente se confunde con la pavura del hombre frente a todo lo visible y lo invisible que lo rodea y lo acecha.

Tampoco aceptamos el criterio de quienes aprecian en una obra literaria únicamente aquello que les gusta, y permanecen ciegos y sordos ante aquello que descubre al señalarse un hermoso camino, al poner de presente una inmediata realidad. Y como tal presentamos estas páginas para que cumplan el destino de todo buen libro: establecer una comunicación con el lector desprevenido y dar el rostro con la claridad que en sus páginas se respalda generosamente. 


LECTURAS

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.