El fantasma de la memoria

El fantasma de la memoria

Ninguno de nosotros volverá, novela de Charlotte Delbo, sobreviviente de campos de concentración.

Charlotte Delbo

Charlotte Delbo, miembro de la resistencia francesa a la invasión nazi.

Foto:

Cortesía Libros del Asteroide

Por: Diego Felipe González Gómez
09 de agosto 2020 , 04:44 p. m.

Recordar, en algunas ocasiones, es una forma de justicia y de perdón. Es un acto político y de reparación para aquellos que han sido desposeídos hasta de su condición de seres humanos. De ahí que el pasado sea un territorio siempre en disputa y un lugar donde las víctimas –de las muchas formas de violencia– encuentran alivio. Recordar es también una especie de remedio.

Todo eso lo sintió –y lo supo– Charlotte Delbo, miembro de la resistencia francesa a la invasión nazi y sobreviviente de varios campos de concentración. Y el camino que ella eligió para recobrar esa humanidad que le había sido arrebatada fue el de la escritura. A los pocos días de ser liberada del campo de Ravensbrück, en 1945, empezó a organizar en su mente todo lo que había vivido. Ese fue el nacimiento de Ninguno de nosotros volverá, la primera parte de lo que sería su trilogía Auschwitz y después. Delbo entendió que su dolor y el de sus compañeras de cautiverio no podía ser olvidado.

“Desde Auschwitz, yo tenía miedo de perder la memoria. Perder la memoria es perderse una misma, es dejar de ser una misma”, escribe. Si quería sobrevivir, tendría que recordar, el olvido era un regalo que no les podía dar a sus victimarios. Aun así, con ese miedo acechándola y la conciencia de saber de la importancia de su testimonio, guardó el libro en un cajón. Pasaron más de veinte años antes de que finalmente sus memorias fueran leídas y solo hasta 1970 creyó que era el momento de hablar.

Muchos de los sobrevivientes del Holocausto sintieron, en un primer momento, que contar sus experiencias producía cierto rechazo, un malestar que hacía que sus vivencias fueran puestas en duda. En su artículo Tiempos de memoria, tiempos de víctimas, Gonzalo Sánchez –exdirector del Centro Nacional de Memoria Histórica de Colombia– analiza la figura de las víctimas culpabilizadas basándose en los casos de Jorge Semprún, Jean Améry y Primo Levi y habla del doble castigo que la sociedad les impone a las víctimas: “Las liberaciones de combatientes suelen ser jubilosos. Las de las víctimas son dolorosas. ¿Por qué? Porque la condición de sobreviviente está atravesada por un enorme sentimiento de culpa, derivado del hecho de que los sobrevivientes son todos excepciones”.

Este sentimiento está presente en el libro de Delbo, pero es ante esto que ella se rebela. Si bien cada jornada en el campo de concentración era un día más cercano a la muerte y un día en que se hacía más real la idea de que “ninguno de ellos volvería”, la autora encuentra en la memoria un refugio donde resistir. Su libro es una “plegaria a los vivos para perdonarles que están vivos”. Para ella, convertir su tragedia en un relato que busca la belleza ante tanto horror fue una forma de encontrar justicia.

En un tono muy similar al de Svetlana Alexiévich en su libro La guerra no tiene rostro de mujer, Delbo también busca recoger la voz de sus otras compañeras de cautiverio, busca que ellas –así hayan sido asesinadas– también tengan la oportunidad de volver. Y con eso pone de manifiesto otro gran problema: cómo la guerra castiga a las mujeres no solo con la violencia que se ejerce sobre sus cuerpos, sino que también las despoja de la posibilidad de que su historia sea conocida. Si bien sobre el Holocausto se ha escrito, investigado y hasta se han llevado al cine infinidad de historias, el relato de las sobrevivientes ha sido relegado a un segundo plano porque ni la memoria histórica escapa de los vicios patriarcales de nuestra sociedad o como lo dice Germaine Tillion –otra sobreviviente de Ravensbrück– en el testimonio recogido por Mercedes Monmany en su libro Ya sabes que volveré: Tres grandes escritoras asesinadas en Auschwitz: “Durante décadas, nosotras, las más afectadas por aquellas experiencias, no dejamos de pensar en la suerte de los y las que habíamos perdido. Pero ahora, nosotras mismas, últimos testigos, nos hemos convertido ya en unas ausentes”.

Ninguno de nosotros volverá es un llamado a entender que la memoria histórica de una sociedad no pertenece ni a los poderosos, ni al Estado ni a los victimarios. Debe ser un relato en el que quepan las voces de todas las víctimas. Tal vez ese sea el único camino a la verdad, a la reparación y, sobre todo, a la justicia.

**
Ninguno de nosotros volverá
Charlotte Delbo
Libros del Asteroide
320 páginas
$ 95.000

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.