Secciones
Síguenos en:
'Libro del tedio', los cuentos del colombiano elegido por 'Granta'
José Ardila

El colombiano José Ardila fue elegido por la revista Granta como uno de los 25 mejores narradores en español.

Foto:

Pablo Restrepo Giraldo

'Libro del tedio', los cuentos del colombiano elegido por 'Granta'

El escritor José Ardila publicó este libro de cuentos con la editorial Angosta. Reseña. 

En La Casa, el primer cuento de Libro del tedio, el narrador dice: “La casa era ahora una multiplicidad de casas”. Y así, este libro podría ser una casa para José Ardila. Una multiplicidad de libros, al mismo tiempo. De voces. De estilos: un derroche de recursos.
Voy a citar sin mucho rigor una idea ya manida: en un libro de cuentos y no en una novela es donde se reflejan las habilidades de un escritor. Otra vez, mejor: en un libro de cuentos el escritor se puede quedar rápidamente sin recursos y empezar a repetir la misma fórmula, algo que en una novela, incluso en un corpus de novelas, se podría disimular con más facilidad.

De nuevo: esto no es algo que me esté inventando, seguro suena a esos mantras repetidos y hasta fastidiosos de talleres de escritura, pero entraña una verdad que es difícil de tumbar. Por eso los libros de cuentos –los buenos, quiero decir– podrían ser mucho más exigentes con los lectores: cada pieza, aunque conectada por un mismo hilo con las demás, entraña su propia lógica, sus propias reglas, y eso hace que entrar y salir de ellas en tan pocas páginas sea más difícil y estimulante.

(Lea también: Una trilogía literaria alrededor de 'El Bogotazo').

Volvamos a los cimientos de esta casa que se llama Libro del tedio: cuatro plantas, cuatro bloques temáticos donde resuenan distintas influencias, estilos y atmósferas. Desde la fantasía colorida de la literatura latinoamericana, el ritmo urbano y desbocado de Andrés Caicedo, hasta la extrañeza burocrática de Kafka. Y, sin embargo, los cuentos funcionan perfectamente como un todo que se conecta y se retroalimenta de forma orgánica.

Como una casa en la que vive una misma familia que comparte apellidos y sangre y en la que cada quien decora su espacio a su manera. Por eso, leídos en el orden que plantea el libro, destilan un efecto maravilloso: hay personajes que se repiten –o nombres de personajes–, hay motivos y lugares, hay ambientes y musicalidades que suben y bajan y aceleran y desaceleran, y hay Josés que aparecen y desaparecen como en una extraña fiesta en la que se sirven platos y tragos muy distintos y todos muy disfrutables. Y aunque el libro lleve ese nombre, y aunque José Ardila no suela sonreír en sus fotos, siempre lo hace en sus cuentos, porque en cada uno de ellos está el puro goce de la narración.

(Además: Algunos libros para leer en estos días de nueva cuarentena).

En la presentación oficial de la lista Granta –en la que Ardila fue incluido– se hace hincapié en la idea de que el español es un idioma múltiple, mutable, lleno de variaciones o giros, y que los seleccionados saben poner en juego esas variaciones o matices dentro de sus historias: no tienen miedo de retorcer la lengua, darle protagonismo a la oralidad, transformarla y maravillarla, una apuesta política por donde se mire.

Otra vez: “La casa era ahora una multiplicidad de casas”, y Ardila, como todos esos escritores seleccionados, habita muy bien esa casa suya que es su lengua, se habita a sí mismo como personaje, le da la vuelta al tópico de las narraciones autobiográficas y se transforma en narrador y narrado, en pura ficción, en pura puesta en escena en la que se nombra y se renombra con todas las posibilidades que el idioma le ofrece mientras se burla de sí mismo y de la solemnidad.

(Le puede interesar: Llegó a librerías la novedad de los fanáticos de los videojuegos). 

Repito: un libro de cuentos podría ser muchas cosas. Una multiplicidad de libros. De voces. De estilos: un derroche de recursos. Porque un escritor –un buen escritor, quiero decir– también puede ser muchos escritores. José Ardila, sin pudores, sin vergüenzas, sin repetirse, con un solo libro publicado, es muchos escritores a la vez, pero todos esos escritores solo pueden ser José Ardila: una multiplicidad de casas.

CRISTIAN ROMERO

Libro del tedio. José Ardila. Angosta. 195 páginas. $ 35.000

Foto:

Archivo particular

Más Lecturas de EL TIEMPO:
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.