La protesta social seguirá

La protesta social seguirá

Volverá porque no es simplemente la expresión de unos grupos de interés insatisfechos.

Protestas de 2017

Lo que viene en tema de protesta social según Tatiana Andia, profesora en la Facultad de Ciencias Sociales Universidad de los Andes.

Foto:

Ricardo Moraes / Reuters

Por: Tatiana Andia
27 de mayo 2020 , 08:30 p.m.

Hace poco, en el pódcast Clase a la Casa, sostenía una conversación con el profesor de Filosofía de la Universidad de los Andes Carlos Manrique sobre el futuro de la protesta social en tiempos de pandemia. Me gustaría plasmar aquí las que creo son las principales reflexiones que surgieron de ese intercambio y del esfuerzo de ambos por pensar cómo regresará la protesta social que vimos reverdecer en el 2019.

La protesta social volverá porque no es simplemente la expresión de unos grupos de interés insatisfechos, como a algunos les gusta retratarla. No se trata de mujeres, trabajadores, maestros y estudiantes pidiendo prebendas corporativamente. Muy por el contrario, es la manifestación de un ideal de ciudadanía desobediente que nos grita que las cosas no están bien, que los trabajos considerados esenciales son los peor remunerados, que los mal llamados vulnerables somos la mayoría, que los males del crecimiento económico con su deterioro ambiental y su desprotección social afectan desproporcionadamente a unos más que a otros.

La protesta social se mantendrá también porque quienes marchaban se resisten a la comprensión liberal de la democracia que nos representa como individuos obedientes acatadores de normas y que presume que esas normas fueron construidas por iguales, neutralmente, con el único fin de resolver problemas de acción colectiva. En su lugar, la protesta evidencia las profundas asimetrías de poder que sellan la construcción de las reglas de juego y los efectos distributivos profundamente inequitativos que tienen las mismas.

Es la manifestación de un ideal de ciudadanía desobediente que nos grita que las cosas no están bien

Si algo ha logrado la pandemia es que las desigualdades que ya se habían denunciado se hagan más evidentes y se profundicen. Los más vulnerables son también los más vulnerados tanto por el virus como por las políticas para contenerlo. En ese contexto, la indignación que se expresó en las protestas está más que justificada y las voces de alarma que se alzarán en nuevas marchas son más necesarias que nunca.

TATIANA ANDIA
Socióloga. Profesora en la Facultad de Ciencias Sociales Universidad de los Andes

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.