La pandemia y la arquitectura

La pandemia y la arquitectura

Esta experiencia social nos ha demostrado el poder del espacio como catalizador del comportamiento.

Huerta casera

Durante la cuarentena se han promovido redes de consumo responsable y también se ha popularizado la pregunta sobre cómo cultivar una huerta en casa.

Foto:

Vanexa Romero/EL TIEMPO

Por: Antonio Yemail Cortés
24 de mayo 2020 , 07:32 p.m.

Nuestra vida siempre ha estado confinada en arquitectura. Es ahora cuando estamos siendo conscientes de ello. En algunas de las imágenes más potentes de esta crisis, la arquitectura ha hecho posibles escenas como las de grupos de vecinos redescubriendo sus balcones, ventanas con trapos rojos como símbolo de desigualdad, espacios feriales reconvertidos en hospitales de emergencia o el exceso de domesticidad a la que nos hemos visto abocados.

Esta experiencia social nos ha demostrado el poder del espacio como catalizador del comportamiento humano y el rol que este tiene en el bienestar del mundo que quedará después del covid-19. También es cierto que en medio de tanta incertidumbre, la futurología es una ilusión, y este confinamiento que no es solo físico sino mental me hace ver lo que viene de manera muy borrosa. Pienso que con solo devolver el derecho a la vivienda digna al centro de la agenda política y social sería una gran ganancia.

Pero en medio de todo, hay visos de esperanza al notar cómo esta crisis ha permitido redescubrir la codependencia con los demás y lo tercerizado que está nuestro consumo básico. Esto último, por ejemplo, está promoviendo redes de consumo responsable y ha popularizado la pregunta sobre cómo cultivar una huerta en casa. Por ingenuo que esto parezca, encarna una intención de retomar cierto orden natural, lo que sería una buena forma de comenzar a reescribir la historia de la ciudad con mayor conciencia sobre la importancia de lo vivo y las razones de este colapso ecológico.

Para garantizar nuestra supervivencia tendremos que imaginar acuerdos que establezcan vínculos de convivencia entre diversas formas de vida

Sin embargo, el miedo a las multitudes y la conquista del teletrabajo están promocionando una retoma de la vida en el campo, lo que podría resultar catastrófico si se entiende que proteger los ecosistemas es también una forma de controlar la aparición de nuevos virus. Para garantizar nuestra supervivencia tendremos que imaginar acuerdos que establezcan vínculos de convivencia entre diversas formas de vida, humanas y no humanas, diseñando el lugar que tienen otras especies en nuestra ciudad y hasta en nuestra vivienda.

Si la pandemia será capaz de mover los cimientos fundamentales de la arquitectura, que sea para iniciar una revolución silenciosa que la reconecte con la ética y lo esencial para hacer del mundo un lugar mejor.

ANTONIO YEMAIL CORTÉS
Arquitecto

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.