La ficción del Estado

La ficción del Estado

Los gobiernos locales han reemplazado al Estado nacional como protagonista en la crisis.

El Estado se ha ahorrado $ 4,2 billones por demandas ganadas

El papel del Estado en medio de la crisis por el coronavirus.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

Por: Arlene B. Tickner
27 de mayo 2020 , 08:05 p.m.

Las crisis suelen acentuar cambios que estaban en curso desde antes de su aparición. Si bien hace rato la globalización y la proliferación de formas distintas y multinivel de poder, autoridad e identidad, han puesto en suspenso la primacía del Estado, el hecho de que algunas de las acciones de mayor impacto para enfrentar la pandemia hayan sido ejecutadas por otros actores sugiere que la dilución y descentralización de la organización sociopolítica seguirá siendo tendencia.

En países como Brasil, Colombia, Estados Unidos, India, Inglaterra y México, los gobiernos locales han reemplazado al Estado nacional como protagonista en la crisis, siendo este, inclusive, un obstáculo en casos como el estadounidense y el brasileño.

En barrios marginales alrededor del globo donde haya presencia de actores violentos no estatales que ya ejercen algún tipo de gobernanza, su participación en la repartición de bienes y la administración de las normativas de salud pública ha sido palpable. Por su parte, variadas iniciativas sociales para ayudar a los trabajadores de la salud y a otros sectores vulnerables ponen de presente el florecimiento de políticas solidarias en ausencia de los Estados.

Pese a esto, el covid-19 también está creando condiciones para la expansión de las actividades estatales de seguridad y vigilancia, incluyendo la militarización, el monitoreo de los contagiados, el cierre de fronteras y la intensificación de discursos nacionalistas, todo lo cual recalca también el riesgo de mayor autoritarismo. A pesar de la ficción de la soberanía absoluta, un sinnúmero de Estados no cumple con una noción minimalista de esta, mientras que aún menos satisfacen las maximalistas que consideran el deber estatal de garantizar el bienestar humano.

Variadas iniciativas sociales para ayudar a los trabajadores de la salud y a otros sectores vulnerables ponen de presente el florecimiento de políticas solidarias

Que las personas sigan reclamando más Estado en medio de crisis como la actual es testimonio de cuán naturalizado se ha tornado como única forma imaginable de comunidad política. Las crisis suelen acentuar

ARLENE B. TICKNER
Internacionalista. Profesora de la Universidad del Rosario

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.