Elena Ferrante, verdades y mentiras

Elena Ferrante, verdades y mentiras

La italiana, autora de la saga Dos amigas, regresa con la novela La vida mentirosa de los adultos.

Elena Ferrante

La saga escrita por Elena Ferrante ha vendido más de quince millones de ejemplares en el mundo.

Foto:

Getty Images

Por: Santiago Parga Linares
13 de septiembre 2020 , 02:42 a. m.

Es fácil caer en la tentación y pensar en Elena Ferrante, la ya famosísima escritora italiana, en términos de su también famoso anonimato. Mucho se ha especulado sobre quién o qué se oculta detrás del seudónimo que ha alcanzado éxito mundial insospechado en los últimos cinco años. Su Tetralogía napolitana, también llamada en castellano la saga Dos amigas  (La amiga estupenda,Un mal nombre, Las deudas del cuerpo y La niña perdida), ha vendido más de quince millones de ejemplares en el mundo y fue adaptada para una serie en HBO. Dos de sus novelas tempranas, reunidas en el volumen Crónicas del desamor, fueron llevadas al cine. 

La vida mentirosa de los adultos, su novela más reciente, publicada hace apenas un año en Italia y que ya se encuentra en las librerías colombianas en la traducción de Celia Filipetto, está en proceso de adaptación: será una serie en Netflix. Quizá gracias al éxito crítico y comercial que ha recibido, parece imposible hablar de Ferrante sin dedicarle al menos un par de párrafos al ‘misterio’ de su identidad. 

Es difícil saber por qué lectores y editores parecen tan obsesionados con ponerle nombre y cara a la escritora. Quizás es porque la obra está atravesada por una sinceridad contagiosa que parece invitar al lector a saber cosas demasiado privadas. O porque en la era de Twitter y la autopromoción incesante, un artista que no se vende ni se expone a sí mismo es una anomalía insoportable. O de pronto tiene que ver con que es mujer y ese tipo de misterio, que sería atractivo en un hombre, resulta fastidioso en una mujer. Un seudónimo es, después de todo, una mentira.

Su saga 'Dos amigas'  ha vendido más de quince millones
de ejemplares en el mundo

En 2016, el periodista italiano Claudio Gatti publicó, en simultáneo y en cuatro idiomas, un reportaje en el que decía haber desenmascarado a la escritora. Investigando las finanzas de la editorial independiente E/O, que desde los 90 ha publicado a Ferrante, Gatti dijo haber descubierto la verdadera identidad de la novelista. Para justificarse, afirmó que Ferrante había mentido en La frantumaglia, una colección de textos autobiográficos. Para él, que tiene una definición casi infantil del periodismo, al haber mentido sobre su vida personal Ferrante había renunciado a su derecho a la privacidad. Además, el éxito de su obra hacía la investigación “inevitable”. Su “descubrimiento” se encontró con el rechazo de los lectores y un torrente de críticas por su incapacidad de respetar la privacidad de una persona que quería que sus libros hablaran por sí solos. Con la revelación aprendimos poco y Ferrante (la seguiremos llamando así) sigue escribiendo.

En La vida mentirosa de los adultos, una narradora ya adulta, Giovanna, recuerda sin nostalgia su juventud en una familia de clase media napolitana (con Ferrante casi siempre es Nápoles). Es una transición dolorosa de la niñez a la adolescencia en la Italia de los años 90. Giovanna, de doce años, puede determinar con precisión el momento en el que su infancia, hasta ahí idílica, empieza a terminar. Es cuando su padre, un profesor e intelectual de izquierda a quien ella adora, la compara con la tía Vittoria. Esa Vittoria sí es un misterio: ausente durante casi toda la vida de Giovanna, lo único que se sabe de ella es que es fea, vulgar y que odia a la familia, sobre todo al padre. Desde ese momento, cuenta Giovanna en el primer párrafo, “quedé a la deriva y sigo ahora a la deriva dentro de estas líneas que quieren darme una historia”. 

Al dolor inicial de la comparación le sigue, por supuesto, la curiosidad. Como otras protagonistas de Ferrante –Elena y Lila en la tetralogía o Delia en El amor molesto (la primera novela)–, Giovanna necesita entender. No quiere, necesita. Necesita entender quién es esa tal Vittoria, qué pasó entre ella y su padre y por qué Vittoria (y por lo tanto Giovanna) es tan despreciable. El comienzo de la novela es una fórmula ya común en la obra de Ferrante: una mujer se entera repentinamente de algo y la tranquilidad adormecida en la que vivía se desmorona para revelar las estructuras sociales y emocionales que la tenían esclavizada.

Es el caso de Delia: su madre muere en circunstancias sospechosas, quizás un suicidio. Olga, en Los días del abandono, se levanta un día y su marido la ha abandonado. Y Elena, en la tetralogía, lidia también con una desaparición repentina, la de su amiga de infancia, Lila. Esas protagonistas, como Giovanna, son mujeres sensibles, inteligentes y con aspiraciones literarias que tratan de darle sentido a un momento de sus vidas en el que parece que todo se ha perdido.

El título de la última novela apunta a la simplicidad con la que la protagonista ve el mundo, una simplicidad que la narración desmantela minuciosamente. Giovanna es, después de todo, una niña: en su mundo, su padre Andrea es guapo y bueno,  la tía Vittoria “es una mujer en la que encajaban a la perfección la fealdad y la maldad”, decir mentiras es malo y decir la verdad es bueno. La educación sentimental de Giovanna, el proceso de aprendizaje de la protagonista que con frecuencia les da forma a las novelas de Ferrante, consistirá en complicar ese sistema ético pueril hasta casi destruirlo. 

La protagonista de 'La vida mentirosa de los adultos' entenderá que la verdad y las mentiras son difíciles, pero entenderá también que para eso sirven las novelas

Y aquí es donde radica la genialidad de Ferrante. Como otras grandes narradoras de la vida cotidiana –Marvel Moreno es el ejemplo más genial de esto en las letras colombianas–, la novelista italiana propone tramas que fácilmente podrían –pero nunca lo hacen– caer en el melodrama: una adolescencia melancólica con su torpe despertar sexual, un lío de plata y clase social en una familia, dos matrimonios que se caen a pedazos por la infidelidad. De hecho, casi todas sus obras coquetean con las emociones fáciles y los berridos estridentes del melodrama sin caer en la mezquindad de la telenovela. Una sinceridad feroz y una conciencia implacable sobre las realidades sociales, económicas y de género atraviesan la escritura de Ferrante. Sus protagonistas, entre esas Giovanna, pueden mentir, traicionar, lastimar y gritar como personajes de culebrón, pero siempre son sinceras consigo mismas. 

Cuando su padre, tratando de explicar el daño que su infidelidad les ha causado a dos familias, le explica que “el bien se convierte en mal sin que te des cuenta”, resulta poco convincente. Más adelante, cuando ya es más grande y el mapa de su moralidad es lo suficientemente complicado, Giovanna recalca la primacía de la responsabilidad individual: “Me sigue intrigando la forma en que nuestro cerebro elabora estrategias y las despliega sin revelárselas a sí mismo. Decir que se trata de actos inconscientes me parece impreciso, quizá incluso hipócrita”. Somos responsables de nuestras acciones, parece estar diciendo, aun si no logramos entenderlas del todo. Es el tipo de introspección generosa imposible en las novelas de folletín. 

Ya casi adulta y habiéndose deshecho de su virginidad, sin placer pero sin vergüenza, Giovanna abandona Nápoles rumbo a Venecia con su amiga. La implicación es que va a ser escritora, a convertirse en adulta “como ninguna otra había hecho antes”.  Años antes, la amante de su padre le había dicho que “la verdad es difícil. Cuando seas mayor lo entenderás, es algo para lo que no sirven las novelas”.

La protagonista de La vida mentirosa de los adultos entenderá, como lo entiende Elena Ferrante y no lo hace Gatti, que la verdad y las mentiras en efecto son difíciles, pero entenderá también que para eso sirven las novelas.

La vida mentirosa de los adultos
Elena Ferrante
Lumen
368 páginas
$ 55.000

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.