Las redes sociales fueron un lugar de optimismo: Juan Gabriel Vásquez

Las redes sociales fueron un lugar de optimismo: Juan Gabriel Vásquez

El escritor recibió hace poco el premio Casino de Póvoa, por su novela 'La forma de las ruinas'.

Juan Gabriel Vásquez

Juan Gabriel Vásquez es el autor de novelas como 'El ruido de las cosas al caer', 'Historia secreta de Costaguana', 'Los informantes', entre otras.

Foto:

Juan Manuel Vargas

11 de marzo 2018 , 09:00 a.m.



Qué libro, o libros, eligió para llevar en la maleta en su viaje más reciente?


Estoy todavía en medio de ese viaje, de manera que sólo tengo que mirar el morral para contestar: ahí están Ya nadie llora por mí, de Sergio Ramírez, y Demasiada felicidad, de Alice Munro. Se les acaba de unir Un andar solitario entre la gente, de Antonio Muñoz Molina.

Si pudiera invitar a dos personajes literarios a tomar una copa o un café, ¿a quiénes elegiría?

A Jane Eyre, de la novela del mismo nombre, y a Karen Blixen, la narradora de Fuera de África. La segunda es un personaje literario, aunque no sea ficticio.

De los libros que leyó de niño, ¿cuál recuerda con más aprecio?

No es un libro, sino una colección: la publicaba Oveja Negra, tenía los lomos verdes y se le caían las páginas a la menor provocación. Ahí leí, quemándome los ojos por el tamaño cruel de las letras, libros como Veinte mil leguas de viaje submarino y Los tres mosqueteros.

¿Qué tema musical escogería por encima de todos?

Uno de esos que cuentan una historia y crean personajes memorables: virtudes narrativas, mejor dicho. Podría ser Eleanor Rigby, de los Beatles, pero también Graceland, de Paul Simon.

¿Cuál película ha visto más veces?

Diría que Star Wars, aunque sólo sea porque llevo casi cuarenta años viéndola. Otra candidata podría ser El padrino.

¿Qué libro le habría gustado escribir?

Cien años de soledad. Podría ser más original, pero sería menos honesto.

¿Escribe a mano o va directo al computador?

Voy directo al computador, a una página Word diseñada con las medidas de la página impresa de mi editorial. Así puedo saber cómo se verán mis páginas una vez publicado el libro; así puedo controlar, por ejemplo, dónde termina exactamente un capítulo. Los lectores entenderán: no hay nada más desagradable que un libro que termina en la última línea de una página impar.

¿Subraya los libros?

Sí: cuando comencé a leer en serio, lo hacía con resaltadores insolentes; ahora sólo puedo hacerlo con lápiz. Quién sabe qué significa esto.

¿Cuál libro recomendaría leer para entender mejor su país?

Se me ocurren varios libros colombianos, pero voy a escoger Julio César, de Shakespeare. Ahí está todo lo que se ve hoy en los periódicos: demagogos, populistas, líderes insensatos que venden violencia, ciudadanos supersticiosos que se la compran, gritos crispados que se toman la escena, voces sensatas que nadie escucha.

¿Tiene alguna manía al escribir? Un cuaderno especial, un bolígrafo, un lugar...

Cuando escribo, tengo lo que llamo un libro-diapasón. Es un libro que, por razones misteriosas, me ayuda a entrar en el tono del que estoy escribiendo. Tengo muchas manías más, pero ésta es la más confesable o menos vergonzosa.

¿Está viendo alguna serie de televisión?

Acabo de ver la temporada más reciente de House of Cards, estoy viendo la de Homeland y a punto de comenzar The Americans.

¿Está en las redes sociales?

No. Decidí no estar en ellas hace muchos años, cuando ese mundo estaba apenas naciendo, y creo que es de las mejores decisiones que he tomado. En algún momento las redes sociales fueron un lugar de optimismo. Hoy han deteriorado la conversación pública, envenenado nuestras relaciones, implantado nuevas formas de la censura, el puritanismo y el matoneo, y entorpecido peligrosamente el ejercicio de la ciudadanía. Por supuesto que los usuarios tienen en sus manos arreglar los problemas.

¿Cómo tiene organizada su biblioteca?

Por orden alfabético. Pero un amigo la ordenaba por opinión: en los estantes bajos, los libros que no le gustaban; en los más altos, los que le gustaban mucho. Nunca podía invitar a un colega a su casa.

¿En qué ciudad del mundo se siente mejor?

En la ciudad donde estén mi esposa y mis hijas. Lo demás sería echar carreta.



LECTURAS

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.