Una voz singular

Una voz singular

Acaban de reeditar 'El blues de Beale Street', uno de los últimos libros de James Baldwin. Reseña.

James Baldwin

El escritor estadounidense James Baldwin murió en Francia, en 1987.

Foto:

AFP

Por: Por Jaime Zapata
19 de julio 2019 , 06:41 p.m.

Hay voces que vuelven una y otra vez del pasado para recordarnos el infierno de la actualidad. Y hablo de voces y no de escritores porque una voz –a diferencia de la idea totémica de su autor– es capaz de violentar y exponer los sinsentidos de una época, sus promesas en trance, el asordinamiento de una revolución augurada y que nunca llegó a suceder. Una voz es el tono del artista y a la vez la medida de su alcance. Esto lo supo James Baldwin (Nueva York, 1924-1987) y por eso la suya nos sigue llegando –varias décadas después e intacta en su novedad y belleza–, gracias a decisiones afortunadas como la de reeditar El blues de Beale Street (Random House), uno de los últimos libros que escribió.

La pasmosa actualidad de esta novela –publicada originalmente en 1979– se asienta en su trama: Tish y Fonny, una pareja de jóvenes afroamericanos, verán su relación desmantelada por la injusta acusación de violación que recae sobre Fonny, chivo expiatorio del odio de un policía blanco, Bell, que juró vengarse por un simple malentendido entre ambos. La rabia y la facilidad para refrendar un prejuicio –los negros son violadores y delincuentes– facilitarán la paciencia con la que el caso se desenvolverá, ralentizado además por la apatía de una justicia acostumbrada a ver culpables de un solo color.

Tish, narradora solitaria de los hechos, con una voz acompasada y fluctuante, exhausta y boyante por momentos, nos pasea y nos muestra el tamaño de su tristeza. Sus visitas diarias a la cárcel para ver a Fonny, el autoexamen continuo de sus debacles, la angustia general de su familia por su embarazo y las circunstancias que la rodean parecen ser pruebas insistentes de cómo una vida está signada, de antemano, por la marca del infortunio. Por eso los lectores nos convertimos en una rara especie de voyeur apenado: somos testigos incómodos de esa intimidad imprevisible, de una esperanza que parece fabulada tan solo por los restos de una fe antigua.

A partir de la idea de una adversidad inmerecida, Baldwin pavonea su talento para la escenificación y nos exige fe y atención en lo que nos dice. Aun si la historia por momentos se desliza peligrosamente por la senda del melodrama desbocado –entre Eurípides y Los ricos también lloran– es la voz de Baldwin –con esa elegancia quebradiza que hizo industria, aunque poca escuela, lastimosamente, a mitad del siglo pasado– la que salva del naufragio la novela.

Esa es la misma voz que reconocemos y admiramos en sus ensayos, prodigios de tersura e intensidad, economía persuasiva y radiante inteligencia, que nos susurra cosas que ya sabemos pero que se vuelven novedosas y estimulantes por la simple coyuntura de cómo las cuenta. Hay un tono Baldwin que no se parece a nada en la literatura norteamericana del siglo XX. Esa rúbrica particular es más deudora de los sermones del Maestro Eckhart o de las epístolas de San Pablo que de cualquier autor de su tradición nacional. A veces, cuando Baldwin parece deslizarse hacia el abismo de la obviedad, en una maniobra impecable e inesperada, logra recuperarse y finalizar la idea con un salto limpio en las aguas de la lucidez y la gracia. Y es por esta rara alquimia, por ese talento para equilibrar sus desfases y convertirlos en seguros puertos de arribo, que deberíamos estar agradecidos de leerlo y asistir al espectáculo de su genio.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.