Hacinamiento carcelario está en su punto más bajo desde el 2011

Hacinamiento carcelario está en su punto más bajo desde el 2011

Desde el 12 de marzo, 14.487 personas han salido de prisión. De estas, 857 por decreto del Gobierno.

Cuarentena Bogotá miércoles 5

En los últimos cuatro meses la situación en las cárceles ha sido de tensión y descontento

Foto:

Héctor Fabio Zamora. EL TIEMPO

Por: Juan David López Morales
09 de julio 2020 , 12:23 p.m.

En los últimos cuatro meses, 14.487 detenidos han salido de las prisiones del país, por lo que la población carcelaria pasó de 122.820 presos a 108.333.

Y desde el 12 de marzo –fecha en la que se cerraron las cárceles– hasta la fecha, el hacinamiento ha bajado en 18,21 por ciento. Mientras que antes de la emergencia por el coronavirus, el 29 de febrero, estaba en un 52,07, con una sobrepoblación de 42.057 personas; este 8 de julio el hacinamiento era de 33,86 por ciento, con una sobrepoblación de 27.405.

Estas cifras muestran que en medio de la emergencia sanitaria se ha dado una importante reducción en la población carcelaria, hasta el punto en que el hacinamiento actual es el más bajo desde 2011.

Según Juan Sebastián Hernández, investigador de Dejusticia, esto es un “efecto colateral” de la pandemia porque no se está recibiendo el mismo número de presos. Sin embargo, señala que esto no significa que haya menos hacinamiento, pues, si bien hay menos capturados, es posible que se estén concentrando en sitios de detención transitoria, como las URI, que alcanzan una sobreocupación de hasta 300 por ciento.

(Le puede interesar: 285 casos de discriminación a población LGBTI en prisión en 2019)

A la cifra de 14.487 presos que han salido hay que sumarle 5.431 personas que no han entrado a las prisiones por la pandemia ya que se les ha dado casa por cárcel, para un total de 19.918 beneficiados con medidas que han permitido descongestionar las prisiones.

Según el Inpec, de esos beneficiados, en el 96,7 por ciento de casos se aplicaron medidas ordinarias (las que ya contemplaba la ley, como el cumplimiento de tres quintas parte de la condena), y solo un 3,3 por ciento (857) han salido a casa por cárcel por el decreto de excarcelación del Gobierno.

La situación que ha permitido salir a más personas en el marco del decreto es estar condenadas a menos de 5 años, con 439 casos. Les siguen los liberados por haber cumplido más del 40 por ciento de la pena, unas 324 personas.

De las 19.061 personas beneficiadas con procedimientos ordinarios, 10.812 quedaron en libertad y 8.249 obtuvieron prisión domiciliaria. Dentro de ellas se cuentan a las 5.431 que desde el principio fueron enviadas a su domicilio, más 2.818 que salieron de la cárcel con esta medida.

Salidas por prisión domiciliaria

857 personas han sido cobijadas con los beneficios del decreto de excarcelación del Gobierno.

Foto:

Infografia. Fuente: Inpec.

Para Francisco Bernate, presidente del Colegio de Abogados Penalistas, ha sido clave el papel de los jueces de ejecución de penas, que han hecho “un trabajo heroico por la libertad de los ciudadanos y la garantía de sus derechos”.

Esto se da en un contexto en el que, por la pandemia, la academia, las ONG, abogados, las cortes y hasta la ONU han presionado a los sistemas de justicia para buscar alternativas distintas a la prisión y evitar los contagios en las cárceles.

(De su interés: ONU pide proteger a los presos durante pandemia de coronavirus)

Por su parte, la abogada, docente universitaria y magíster en derecho penal y carcelario Claudia Patricia Orduz señala que durante la pandemia es posible que se hayan reducido acciones como las de tutela. “Eso ha permitido que el trabajo de los jueces en materia penal se enfoque más en la necesidad de dar respuesta a esas solicitudes” de excarcelación, explica.

Además, aunque reconoce que el decreto del Gobierno de prisión transitoria ha tenido un impacto tímido, dice que “era necesario porque infortunadamente tenemos un estado de cosas inconstitucional”. Si bien este puede requerir ajustes, señala Orduz, “cumple con estándares internacionales”.

Aunque la emergencia ha bajado el hacinamiento, no está tan claro que su efecto pueda mantenerse en el tiempo. Para Hernández, por ejemplo, el problema es la “reticencia del Estado a reducir el uso del encarcelamiento” y, por lo tanto, el “efecto minúsculo” del decreto y el colateral de la pandemia no son sostenibles, pues si las actuales restricciones se levantan, “el hacinamiento puede regresar incluso peor que antes”.

De acuerdo con cifras recogidas por las especialistas en derecho criminal Lorea Arenas García y Ana Isabel Cerezo, el hacinamiento llegó a 28,3 por ciento en 2011. Desde entonces aumentó a cifras superiores al 40 y 50 por ciento, y se ha mantenido sobre esas cifras hasta ahora, que se da la reducción por el coronavirus.

Cambios en cuatro meses

Así ha cambiado la población carcelaria del 29 de febrero al 8 de julio del 2020.

Foto:

Infografía. Fuente: Inpec.

Uno de los problemas estructurales es el recurrente uso de la medida de aseguramiento, por lo que Bernate reitera que es importante que la Fiscalía aplique el decreto que anunció para que la detención preventiva sea excepcional.

Si solamente las personas condenadas estuvieran hoy en las cárceles a cargo del Inpec, no habría hacinamiento. Mientras hay 78.827 condenados, hay otros 29.385 sindicados, una cifra muy cercana a la de la sobrepoblación que hoy tienen las cárceles.

Mientras tanto, la capacidad carcelaria no crece de forma amplia. En los últimos cuatro meses, en las cárceles a cargo del Inpec se crearon 165 nuevos cupos.

Fuentes conocedoras explican que hace una década el hacinamiento se redujo por la construcción del al menos 10 nuevos centros carcelarios, pero después se volvió a disparar debido a las legislaciones que penalizaron más duramente las llamadas pequeñas causas.

Por eso Bernate cree que la reducción actual del hacinamiento “no es para celebrar” porque cada vez se aprueban más medidas que llama “desproporcionadas”, como considerar la cadena perpetua.

La abogada Orduz, por su parte, señala que “se debe evitar tanto populismo punitivo” para que estos o incluso menores niveles de hacinamiento sean posibles. No es optimista respecto a que las medidas que ahora se están aplicando sean sostenibles una vez pase la emergencia de salud, pues la situación social y económica, señala, puede llevar a aumentar la comisión de algunos delitos.

Para que la menor sobreocupación carcelaria se mantenga, dice, son necesarias políticas de prevención del delito de corto y largo plazo, como la generación de empleo y disminución de informalidad laboral, entre las primeras, y una fuerte inversión en educación en un lapso mayor.

De contagiados en prisiones, 1.872 se han recuperado

Después de ser el epicentro de los casos de coronavirus en el país, la cárcel de Villavicencio pasó a tener solo 11, tras la recuperación de más de 800 personas que habían dado positivo.

Ahora, la cárcel con más casos es la de Espinal, Tolima, con 546. De estos, 17 son funcionarios y 529, personas privadas de la libertad. Le sigue la cárcel de Cartagena, con 231 en total, y la de Cali, con 247. Hay positivos en 26 cárceles y se han recuperado 1.872 personas.

JUAN DAVID LÓPEZ MORALES
Redactor de Justicia
Twitter: @LopezJuanDa

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.