Hora de romper el silencio contra la soledad de los líderes sociales

Hora de romper el silencio contra la soledad de los líderes sociales

Defendamos La Paz convoca a jornada por la vida de los líderes, quienes hoy escriben en EL TIEMPO.

Lideres sociales

Los crímenes de líderes sociales han generado rechazo nacional y la preocupación de organismos internacionales defensores de los derechos humanos. 

Foto:

EL TIEMPO

Por: Ricardo Silva Romero
25 de julio 2020 , 11:08 p.m.

Esto no se llama silencio, no, porque no es una resolución ni es un consuelo: no es lo que queda, junto a la respiración, cuando la vida por fin va a su paso. Esto que pasa en Colombia se llama sometimiento, mordaza, porque es lo que ocurre cuando un verdugo se queda solo con su víctima y se permite a sí mismo ser verdugo.

Esto que pasa en Colombia es una vigilancia que pesa todo el tiempo, una omnipresencia, mejor, porque está acá incluso cuando ya se ha ido. Empieza con miradas, con volantes por debajo de la puerta. Busca enjaularnos, obligarnos a tragarnos los “no más” antes de que se nos dé por pronunciarlos. Ha sido así y así sigue siendo. Y si es necesario decirlo todos los domingos, como volviéndolo un rito hasta que solo quede el recuerdo de cómo puede empobrecerse un país, entonces no nos queda sino hacerlo: y yo veo cada vez más colombianos listos a repetir que “no hay violencia buena”.

No se llama silencio la afonía y el mutismo y el sigilo que pasan acá, digo, no puede llamarse silencio ese clima polar, esa puesta en escena que puede montar de un momento a otro alguno de estos victimarios –cómo será su vejez: cómo se irán llenando de dolores– que aún hoy avanzan, rampantes, por ciertas orillas del país. Piensen ustedes en la tranquilidad pasmosa con la que llegaron aquellas motos y aquellas camionetas a ese par de fincas en Algeciras, en el Huila, a matar a todo el que tuviera algo que ver con un desmovilizado de las viejas Farc. Cuenta Semana que se tomaron su tiempo porque nadie iba a apurarlos. Que mataron a los vecinos y a los parientes porque estaban ahí. Que los sacaron de las casas como ejerciendo un derecho diabólico, y para encogerse de hombros ante las súplicas, porque les servían para mandar el mensaje: “Nosotros vivíamos tranquilos, había comida, pero desde comienzos de año todo se ha complicado por la violencia de unos pocos”, dijo un campesino hace unos días a EL TIEMPO.

(Lea también: Consejo Nacional de Paz pide a grupos armados cesar sus acciones)

Habrá que estudiar alguna vez el coraje que se ha dado silvestre en este país: ¿cómo han hecho tantos colombianos –tantas colombianas– para levantarse al día siguiente de una violación, de una masacre, de un asesinato de un padre a unos pasos de la puerta del hogar?, ¿qué se han dicho a sí mismos para poner un pie afuera de la habitación y poner el cuerpo afuera de la casa?, ¿por qué se han negado los líderes sociales a quitarles la mirada fija a los asesinos y por qué han persistido en la defensa de todos nosotros como recogiendo el testigo de una carrera que no quiere acabarse?, ¿de dónde han sacado la vocación a seguir y a seguir pese a Colombia? Pues bien: hay aquí, en esta edición especial para romper aquel silencio que es venda y es mutilación, cuatro respuestas contundentes a estas preguntas que parecen infinitas, cuatro testimonios de cuatro líderes que se despiertan a diario a defender nuestra dignidad a nuestras espaldas. Vale la pena leerlos.

Dice Andrés Chica que, como “era normal vivir la muerte sangrienta”, en su caso solo se podía cambiar la realidad, vivir adormecido o sumarse a algún ejército: “Hay días y noches en que me pregunto si ha valido la pena”, dice, esa vida de líder en la que hay que habituarse a tener “un bolso con unas mudas de ropa por si toca salir corriendo”, pero pronto aclara que la respuesta es siempre sí: toca. Explica Vivian Cuello, “mujer, lesbiana, feminista, antirracista y anticapitalista”, que para ella todo empezó el día en que entendió que no podía haber excusas para que alguien tuviese prohibido ser, estar o relacionarse con quien quisiera. Da en el punto Leyner Palacios cuando dice que es necesario pegar un nuevo grito de independencia: “¿Cómo puedo celebrar cuando el panorama en los territorios por los que vivo y sufro se ha vuelto tan nefasto en medio de los últimos acontecimientos?”.

Pero es Diana Jembuel Morales, lideresa de los indígenas misak, quien da en la clave: fue formada para trabajar la tierra, para luchar y para seguir hilando palabras y voces de mujeres –cuenta– y gracias a ella es claro que es palabra por palabra y voz por voz como vamos a ganarnos el silencio de verdad: el silencio de dormir en paz.

RICARDO SILVA ROMERO
Para EL TIEMPO
Twitter: @RSilvaromero

L
ea aquí las columnas de los líderes y lideresas:

-Un nuevo grito de independencia, por Leyner Palacios

-Proceso y palabra para la vida de nuestros pueblos, por Diana Jembuel Morales

-Entre la dignidad y el dolor, alta moral para seguir luchando, por Andrés Chica

-En la diversidad, nosotras también resistimos, por Vivian Cuello Santana

¿Qué es 'El silencio ya no es una opción'?

Hace un año, tras el asesinato de María del Pilar Hurtado en Córdoba, el movimiento Defendamos la Paz convocó una marcha por la vida de los líderes sociales en el país.

Esta vez, ante la imposibilidad de marchar, adelanta la jornada ‘El silencio ya no es una opción’ desde la virtualidad, estos 26 y 27 de julio. Buscan hacer visibles las voces de las personas que ejercen liderazgos, así como hacer presentaciones artísticas en defensa de sus vidas.

EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.