Secciones
Síguenos en:
¿Hoy la Procuraduría sí puede destituir a funcionarios de elección popular?
Margarita Cabello, procuradora general

Margarita Cabello es la primera mujer en asumir la Procuraduría General.

Foto:

EL TIEMPO

cara a cara con maría isabel rueda

¿Hoy la Procuraduría sí puede destituir a funcionarios de elección popular?

Margarita Cabello es la primera mujer en asumir la Procuraduría General.

FOTO:

EL TIEMPO

Entrevista de María Isabel Rueda con la procuradora Margarita Cabello Blanco.

La procuradora Margarita Cabello Blanco da pocas entrevistas. Pero en esta asegura, en contra de muchas opiniones que proponen acabar con la Procuraduría, que sin esta la impunidad de los funcionarios públicos se desbordaría.

(Lea también: 'Hay un retraso absoluto en obras': Cabello sobre reconstrucción de Mocoa)

A usted le criticaron al comienzo por haber caído en la misma tentación del contralor Rey Pipe y el exfiscal Montealegre, de haber agrandado su planta de personal. ¿Eso en qué le ha servido al país?

Nos llevaron a esa necesidad. La Corte Interamericana pidió que las investigaciones de carácter disciplinario se hicieran en dos etapas, una de instrucción y una de juzgamiento. Eso implicó obligatoriamente separar las funciones.

Pero al fin qué: ¿según las directrices de la CIDH (Corte Interamericana de Derechos Humanos), la Procuraduría sí puede sancionar con destitución a un funcionario de elección popular?

Claro. Lo que pasa es que la sentencia dice que tenemos que garantizar al funcionario público un proceso con las mismas garantías del proceso penal. Y nosotros tenemos esas posibilidades.

(Lea también: Así puede denunciar una violación de los derechos humanos)

¿O sea, hoy la Procuraduría sí puede destituir e inhabilitar a funcionarios de elección popular?

Nosotros consideramos que lo podemos hacer hoy, en virtud de que ya la ley que lo permite está funcionando. Adecúa las garantías y las normas a los estándares internacionales. Y, por lo tanto, consideramos que estamos cumpliendo con la sentencia de la Corte Interamericana. La otra opción que piden algunos, de que solo sean jueces mediante procesos penales, implicaría que la jurisdicción penal asuma también la disciplinaria. Habría que hacer una reforma constitucional, y entregarle el código disciplinario a los jueces penales y a los fiscales, para que pudieran tomar decisiones de carácter disciplinario. Si los jueces penales hoy no dan abasto para resolver los casos penales, no quiero imaginar cómo harían con las investigaciones disciplinarias, es decir, con todo lo que hacemos en la Procuraduría.

¿Cuáles funciones de su cargo estarían huérfanas de no existir la Procuraduría?

¿Quién estaría controlando a los funcionarios públicos? Me senté el 16 de enero. ¿Qué encontré? Por cuenta de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, todos los funcionarios de elección popular quedarían bajo impunidad absoluta desde el 1.º de julio del año pasado. Estábamos bajo una especie de suspensión provisional, en que nadie podía hacer nada frente a los funcionarios de elección popular. Y, perdóname la expresión, ¡todos estaban felices!

(Siga leyendo: Acuerdo de Paz: las alertas de informe de la Procuraduría)

¿Por qué tan felices?

Porque habría que esperar a que un proceso penal terminara para que un funcionario de elección popular pudiera ser sancionado por algún acto de corrupción o de infracción disciplinaria en sus funciones. Entonces, lo primero que encontré fue una impunidad total.

¿Fue por eso que tuvieron que redactar un código disciplinario urgente?

Sí, en un mes tuvimos que redactarlo, para recuperar la institucionalidad y la posibilidad de sancionar. Más de 10.000 procesos iban a quedar caducados y perdidos contra funcionarios de elección popular. Y, además, teníamos que mantener otras funciones que nos querían quitar. Imagínese quién ejercería la prevención para evitar que miles de millones de pesos se pierdan en manos de funcionarios públicos en ejercicio de sus funciones de contratación. Entre enero y octubre, desde que estoy en este cargo, la ciudadanía nos ha presentado más de 50.000 quejas de toda clase. Todos los días nos piden que los acompañemos con intervenciones en procesos judiciales. Impresionante en estos 8 meses la cantidad de procesos disciplinarios donde hemos sancionado a funcionarios públicos. ¿Qué sería de la ciudadanía sin esas opciones? En la vacunación, ¿cómo habría sido eso si no está la Procuraduría en todo el país, actuando y acompañando? Trabajamos intensamente por la defensa de las mujeres y la identidad de género. Yo tengo que hacerlo porque como primera mujer procuradora.

¿Qué sería de los conflictos rurales, sin una Procuraduría en seguimiento a un acuerdo de paz? Ante la JEP, logramos que se abrieran cuatro nuevos macrocasos. En temas migratorios, la Procuraduría está al lado, acompañando. Hemos supervisado el cumplimiento de sentencias en temas étnicos con los indígenas. Estuvimos en La Guajira acompañando los problemas de alimentación. ¿Y qué decir de los temas ambientales? ¿Quién asumiría todo eso si no existimos? Yo invito a las personas que están proponiendo la eliminación de la Procuraduría a un debate público, en el que me digan ellas qué harían sin la Procuraduría, luego de que yo les muestre qué hacemos nosotros.

(Vea también: Procuradora Cabello suspende términos en todos los procesos por 5 días)

Pero no son pocas las voces que proponen acabar con la Procuraduría, por que dicen que sobra. Entre ellos el precandidato Juan Manuel Galán…

También hablan de acabar con la Fiscalía y la Contraloría. La Procuraduría es el control independiente que garantiza a los ciudadanos la cercanía con las instituciones públicas. No sé quién reemplazaría a esta institución si quieren eliminarla.

Es que proponen que las funciones de la Procuraduría las asuman las otras ías…

Es desconocimiento de la institución. La Procuraduría vigila a los funcionarios públicos, para, si se da el caso, sancionarlos, destituirlos e inhabilitarlos inmediatamente. La Contraloría revisa el tema patrimonial de recuperación del dinero, y la Fiscalía, delitos; pero, ojo, las infracciones disciplinarias no son delitos. En cambio, en el lado penal tendría que haber la comisión de un delito para poder inhabilitar completamente a un funcionario público o a una persona privada. Cuando me posesioné, recibí casi 80.000 expedientes. Tengo un plan de descongestión que ya estamos empezando a trabajar, para dejar una buena Procuraduría en cuatro años. Espero que no me saquen antes, ¿no? (Risas).

(Además: Siguen críticas a proyecto para reformar facultades de la Procuraduría)

¿Qué sería de los conflictos rurales, sin una Procuraduría en seguimiento a un acuerdo de paz?

A usted se le criticaba que, como había sido ministra de Justicia de este gobierno, le sería difícil ejercer con independencia. ¿Cómo le ha ido en ese tema?

Uno se nota por lo que hace. Hemos garantizado una Procuraduría con dientes. De hecho, en lo del paro, tenemos más de 200 investigaciones contra miembros de la Policía Nacional.

La Procuraduría consideró que al senador Gustavo Bolívar no había que retirarle la investidura por supuestamente haber financiado a la llamada ‘primera línea’ que vandalizó los paros. ¿Cuál fue el argumento?

No se daban los elementos para una pérdida de investidura. Tuvimos que ser jurídicos, porque eso es lo que espera el país de una procuradora.

Impresionante en estos 8
meses
la cantidad de procesos disciplinarios donde hemos sancionado a funcionarios públicos

Interesante discusión. A ver: un senador hace una recolección de dinero para dotar a unos jóvenes que van a salir a protestar, como, de hecho, lo hicieron de manera violenta, con elementos defensivos contra la policía. Como asumiendo que de todas maneras los van a agredir por el solo hecho de protestar, como si esa fuera la función de la policía. ¿Ahí no se cometió alguna falta?

Diferenciemos un poquito. Una cosa es pérdida de investidura, que tiene unas causales objetivas, específicas. En el caso de Bolívar, jurídicamente, no se daban las causales objetivas, por el tema del concepto de movimiento político y del momento en que él estuvo trabajando con la recolección o la orden de recolección de dinero.

¿Entonces qué se daba?

Eso no quiere decir que nosotros no hayamos hecho apertura disciplinaria. Ojo. ¿Sí me explico? Nosotros abrimos la disciplinaria para ver si como funcionario público, como senador, incumplió los deberes de carácter disciplinario…

¿O sea, no daba para destitución, pero de pronto sí para amonestación?

Exactamente. Estamos abriendo el disciplinario. E interviniendo activamente en procesos penales que por los mismos hechos se le han abierto en la Fiscalía y en la Corte Suprema de Justicia, en Sala de Instrucción. Eso no quiere decir que no lo investiguemos por otros lados, pero para pérdida de investidura no se daban los elementos.

Respuestas cortas: ¿cómo ha sido la actuación de la Procuraduría frente al proceso Uribe?

La intervención en el caso Uribe no empezó conmigo, sino con la línea que marcó la procuraduría anterior. Seguimos en ella, porque es la jurídica.

(Lea también: Margarita Cabello: demanda contra su elección está en la recta final)

Frente al tema de Karen Abudinen hubo una cosa medio aburrida y es que en el momento más complicado, cuando se empezaron a destapar las cosas, se suponía que usted se veía con ella en términos casi que sociales, cuando su deber era estar investigando el contrato. ¿Qué acabó de pasar con la doctora Karen? ¿Qué va a hacer usted frente al caso de Emilio Tapia, al de congresistas mencionados como cómplices, así como gobernadores, como el de Sucre?

Karen Abudinen fue quien presentó la primera denuncia contra los estructuradores y contratistas del tema de Mintic. Ella me pidió que abriera la investigación. Fuimos compañeras de trabajo en el Gobierno, pero no hemos mantenido reuniones sociales. No somos amigas, fuimos compañeras de trabajo, sí, somos barranquilleras, pero es que en Barranquilla hay más de dos millones de habitantes, y eso no es limitante para hacer la investigación, que hacemos muy activamente en protección del patrimonio público. Entre otras cosas, estamos muy pendientes de las medidas cautelares frente a la fiduciaria, que fue la que autorizó la entrega de los dineros.

¿Usted cree que esos 70.000 millones los vamos a recuperar?

Yo tengo fe. Con las medidas cautelares y el levantamiento del velo corporativo, entre otras muchas medidas, hay mucha posibilidad de recuperar ese dinero.

¿Le parece bien que en la reforma de la justicia se hayan rebajado los requisitos para ser fiscal, o procurador o contralor, remendando puntos con otras disciplinas ajenas al derecho?

No quise meterme, a propósito, en el estudio de esta reforma de la ley estatutaria. Preferí apartarme y esperar a que sea el Congreso el que tome las decisiones, porque no quiero que haya un conflicto de intereses en algún momento en este tema.

Otro golecito de esos es que ahora los magistrados deben terminar sus períodos, así se les atraviese la edad de retiro forzoso. ¿Eso no es prolongarles el período, por la puerta de atrás?

En lo que a mí respecta, termino mi período y me retiro del ejercicio de la función. Pero esta es una discusión democrática.

(Siga leyendo: La división de los ‘verdes’, que parece imparable: ¿sería el fin del mundo?)

Hablemos del Programa de Alimentación Escolar, PAE, un dolor de cabeza del país y de la Procuraduría. Nos tiene a los colombianos desesperados por la corrupción y por la crueldad que implica con nuestros niños. ¿Cuándo vamos a ver en el tema del PAE quién es el muñequito?

El PAE a mí me duele más que a nadie, porque no solamente soy mamá, sino abuela. Es un punto de discusión de alcaldes y gobernadores, que quieren manejar un poco esos dineros. ¿Qué me preocupa? Deficiencia en la supervisión. Corrupción en la contratación. Y falta de prevención en el tema de las vigencias futuras. Estoy, región por región, abriendo investigaciones cuando no están a tiempo, pero, más que todo, trabajando para que desde ahora adecuen sus planes y su contratación, para que empecemos en enero como debe ser. Hay algunas discusiones adicionales. En Cúcuta proponen que los mercados se entreguen en la casa, y no por raciones en los colegios. Sugerencias como esa me han llamado la atención. Pero quiero garantizar que desde el primero hasta el último día del calendario estaré encima de cómo va la contratación del PAE, incluyendo su planeación, que no estoy observando. Con la comida de los niños no se juega.

Y, finalmente, doctora Margarita Cabello Blanco, supongo que usted va a salir con el cabello más blanco de lo que entró…

(Riendo) Sí, yo siento que sí, pero me preocupan mucho más las ojeras. Las que me va a dejar, además de todos los temas anteriores, la vigilancia electoral, para que haya completa legitimidad en las elecciones el año entrante.

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.