Secciones
Síguenos en:
'Están matando la democracia con los asesinatos de líderes’: Palacios
AUTOPLAY
Leyner Palacios habla de su elección como comisionado de la VerdadLeyner Palacios habla de su elección como comisionado de la Verdad.
Leyner Palacios, líder del Pacífico

Juan David López Morales / EL TIEMPO.

'Están matando la democracia con los asesinatos de líderes’: Palacios

Leyner Palacios busca llegar a territorios más profundos y continuar el legado de Ángela Salazar.

Por unanimidad, el pleno de la Comisión de la Verdad decidió que Leyner Palacios es la persona idónea para ocupar la vacante que dejó la muerte de la comisionada Ángela Salazar el 7 de agosto.

El líder de Bojayá, Chocó,  en entrevista con EL TIEMPO le rinde homenaje a la memoria de Ángela, y cuenta cuál será su apuesta para continuar con el legado que ella dejó.

¿Cómo recibió la noticia?

Primero permítame hacer un homenaje a nuestra hermana Ángela, esta gran mujer del Pacífico, negra, luchadora, víctima de la violencia, pero una mujer emprendedora, que trabajó por la necesidad de la reconciliación.

Llegar aquí no es llegar a reemplazarla, ella no podrá tener reemplazo. Para mí, que la Comisión haya decidido estar conmigo es una motivación y sentimiento de orgullo. Es un reconocimiento a la labor que he realizado, pero también al Pacífico, al sufrimiento del pueblo afro, a las mujeres, a los indígenas, a los campesinos, al pueblo más humilde.

(Le sugerimos leer: Murió Ángela Salazar, una de las 11 comisionadas de la Verdad)

Yo vengo de una región estropeada. También es un reclamo, el pleno pone de manifiesto un rechazo a ese abandono. Es una manera de incluir a “los de lejos”. También es un rechazo a la violencia y a la sistemática violación a la labor de los líderes sociales. Por última, la Comisión ratifica que se necesita la implementación del acuerdo de paz de manera adecuada e integral.

¿Cómo fue su relación con la comisionada Ángela?

Ángela para mí y para el Pacífico era una fuerza y una sabiduría impresionante. Era una mujer de mucha paciencia, conocedora de los rincones y de la vida más popular.
Ella significa esa sabiduría popular, ese conocimiento ancestral. Cuando uno se encuentra en debates con académicos y estudiosos, sacan los créditos y los títulos. Ángela no tenía esos títulos universitarios, pero tenía todos los títulos ancestrales, y por eso era una persona sabia, una consejera.

Movilizaba la consciencia del pueblo afro, pero proyectaba al interior del país cómo se debe manejar de manera diferencial los asuntos étnicos. Yo tuve la oportunidad de compartir varios espacios con ella en Apartadó, encuentros con personas que se reincorporaron, de todos los sectores, y era impresionante la serenidad con la que se realizaban esos encuentros y cómo nos generaba un ambiente de tranquilidad.

A veces lloramos, a veces nos reímos y nos ofuscamos, pero todos después nos montábamos en una barca, ella nos invitaba a montarnos en la barca de la paz. Decía: ‘Leyner, no tenemos otro camino’.

(Podría ser de su interés leer: Líder Leyner Palacios es el nuevo miembro de la Comisión de la Verdad)

 Ángela no tenía esos títulos universitarios, pero tenía todos los títulos ancestrales, y por eso era una persona sabia

¿Qué piensa del trabajo que la Comisión ha hecho?

Yo vengo de un movimiento llamado Comisión Interétnica de la Verdad para los Territorios del Pacífico. Hemos venido planteando la necesidad de que Colombia comprenda el impacto de la guerra y el daño al territorio, que ha sido gravemente violentado y para nosotros el territorio es la centralidad de la vida.

Proyectábamos presentar un informe a la Comisión de la Verdad de manera autónoma. Contamos con un memorando de entendimiento que nos permite un nivel de articulación. Entraremos ahora a coordinar cómo se recolectan testimonios en el Pacífico que enriquezcan el legado que dejó Ángela Salazar. No partimos de cero. Somos conscientes de que ya se han documentado casos. Ahora vamos a llegar a unos territorios más profundos y a enriquecer los avances del informe que ya está un poco estructurado.

La Comisión de Esclarecimiento de la Verdad ha escuchado a víctimas, victimarios, empresarios, sociedad civil, distintos sectores. Estamos contentos con los avances y creemos que vamos a enriquecerlos.

(Le podría interesar leer: ‘Antes del amanecer pienso: Hoy es el día, hoy me van a matar’: Leyner)

¿Y cuáles son los retos de la Comisión de la Verdad?

La Comisión tiene uno de los objetivos, además del informe, es promover y contribuir al reconocimiento de este pasado doloroso, que la ciudadanía reconozca el daño y se apropie de este gran informe, es fundamental.

Para mí el gran reto es cómo, a la par que construimos este gran informe, iniciamos un proceso de pedagogía para que la sociedad vaya apropiándose y vaya entendiendo qué fue lo que nos pasó.

Que la sociedad reconozca ese pasado doloroso y se movilice ante ese pasado doloroso. Sobre todo de pedagogía para que la sociedad entienda de mejor manera la necesidad de la paz. Esta verdad va a ser dura y no puede ser un punto para aumentar la enemistad, tiene que ser una verdad que permita la convivencia y avanzar en las garantías de no repetición.

Tenemos que ir definiendo recomendaciones para que en el camino se vayan dando adecuaciones que permitan mejorar la convivencia.

¿Cuál será su apuesta como comisionado?

Continuar el gran trabajo que se ha realizado, fortalecerlo e ir a los lugares más profundos donde la Comisión no haya llegado. También es contribuir a la reconciliación del país.

Trabajaré fuertemente para que más sectores sean escuchados y podamos avanzar en la línea de la convivencia. También tengo una tarea y un anhelo: que tomemos en profundidad lo que está pasando con los líderes sociales.

Sería frustrante que no podamos parar esta gran estela de muerte. El gran reto también, como hombre, es trabajar por la defensa y protección de los derechos de las mujeres. El acuerdo de paz priorizó el enfoque de género, reconoció que en esta guerra hubo un desbalance en la manera como impactó a las mujeres, niños y niñas y personas LGBTI.

En ese sentido, mi compromiso total e irrestricto con los derechos de las mujeres. Yo creo que los derechos de las mujeres no son exclusivamente para que ellas los defiendan, los hombres también tenemos que tomar posturas en protección de estos seres humanos. Como víctima, seré un amigo de la reconciliación y estaré dispuesto a escuchar a todos los victimarios. Invito a todas las personas que fueron a la guerra a que nos digan la verdad.

¿Qué ha pasado con la situación de seguridad suya y de su familia?

Colombia es el único país que se da el lujo de matar su democracia. Estamos matando la democracia a través de los asesinatos de líderes. Para mí, como defensor, la situación no ha sido fácil. Estoy fuera de mi territorio. Me dieron dos horas para que abandonara el Chocó y desde ahí me ha tocado peregrinar por distintos lugares del Pacífico escondiéndome. En donde estoy he recibido hostigamientos, persecuciones, intimidaciones, mensajes.

La UNP ha dispuesto un esquema de protección y espero que se mantenga para mi seguridad, pero también esperaría que se proteja la vida de más líderes que están en iguales o peores situaciones que la que yo estoy. Estar en la Comisión es una oportunidad para que reflexionemos sobre la situación de los líderes sociales.

JUAN DAVID LÓPEZ MORALES
Redacción Justicia
En Twitter: @LopezJuanDa

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.