¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Servicios

En condiciones extremas: así se entrenan los pilotos de la FAC en la Antártida

Foto:

Reproducir Video

Se están preparando para que el país sea aceptado como miembro consultivo del Tratado Antártico.

Los vientos que se chocan y cruzan en el denominado paso o mar Drake son considerados los más fuertes del mundo y eso se debe a que allí se encuentran las aguas del Océano Pacífico, Atlántico y Antártico lo que origina unas corrientes submarinas muy fuertes que afectan la navegación.
En el caso de la aviación, se afecta debido a las fuertes corrientes de viento que son presionadas por los sistemas de alta y baja presión que confluyen desde distintos puntos a un mismo lugar.
Los pilotos enfrentan esas duras dificultades para lograr cruzar con éxito la Patagonia chilena, el punto más al sur del continente americano y directo para llegar a la Antártida.
Un grupo de uniformados colombianos participó en la más reciente operación en el lugar y lo hizo en un Hércules C-130, que es una de las naves que se ha utilizado en Colombia para el transporte de hombres y equipos y ha sido clave en el desarrollo de operaciones militares y humanitarias.
En la quinta campaña de la FAC a la Antártida está el avión insignia de matrícula FAC 1005.
Son 21 personas, entre pilotos y técnicos (de mantenimiento)de la FAC, que hacen parte de la tripulación de este Hércules, que este año tienen la misión de planear con exactitud, cada ‘cruce’ (tres o cuatro), entre Punta Arenas (Chile) hacia la Isla Rey Jorge (Antártida), en condiciones extremas (pasando por Drake) para cumplir con una de las fases más exigentes del entrenamiento en la navegación polar para lograr que el país sea aceptado como miembro consultivo del Tratado Antártico y así tener incidencia en las decisiones que se tomen sobre este territorio.
Tripulación de la FAC en vuelo de entrenamiento hacia la Antártida.

Tripulación de la FAC en vuelo de entrenamiento hacia la Antártida.

Foto:Alicia Liliana Méndez/EL TIEMPO

Este esfuerzo viene de la mano con la Armada Nacional y la Comisión Colombiana del Océano, CCO, quienes de manera paralela desarrollan la novena expedición científica en la Antártida que busca que el país tenga voto y hasta una base de investigación en el trabajo que se desarrolla en el llamado continente blanco, lugar donde está la reserva de agua dulce más importante para la humanidad y donde se vienen analizando los alcances del calentamiento global, entre otros importantes temas.
En esta Campaña, la primera fase de vuelo cubrió la ruta: Bogotá-Cali-Santiago de Chile-Punta Arenas-Isla Rey Jorge-Punta Arenas, para un total de 19 horas en el aire con un recorrido de 4.349 millas naúticas (unos 8.953 kilómetros).
Se transportó, además, a los cinco científicos colombianos que por un mes se quedarán en este punto del mundo para aportar a la ciencia en nombre de Colombia y así, entre otros objetivos, contar con un astronauta para el 2030.
El coronel Luis Carlos Pérez Arias, un curtido oficial con 23 años de servicio en la FAC, es el piloto instructor quien ya ha cumplido varias veces con éxito la dura travesía. Junto al oficial siempre permaneció durante el vuelo sin perder detalle la coronel Andrea Silvana Díaz Bohorquez, quien es la única mujer en Colombia que pilotea aviones Hércules.
La aeronave tiene una operación de 24 horas, tenemos lentes de visión nocturna lo que nos permite desarrollar actividades en horas de la noche. En Colombia aterrizamos en aeropuertos como el de San José del Guaviare (Guaviare), fuera de los horarios normales si así se requiere”, dijo a EL TIEMPO el coronel Pérez, quien añadió que se cuenta con siete Hércules y que las operaciones a la Antártida se han desarrollado en el FAC 1005 porque es el que menos horas de vuelo tiene.
“Su aviónica capacidad de navegación nos permite llegar hasta el continente blanco porque tiene mayor capacidad de combustible y eso nos deja operar en estos climas tan inhóspitos”, aseguró el oficial.

Entrenamiento

"Pero el Hércules es un avión que puede aterrizar en pistas no preparadas, como la de la Isla, que no tiene marcas, ni puntos de rodaje definidos".

El entrenamiento para pilotos en este tipo de condiciones, “extremas de frío”, se inició en 2014 por parte de la Fuerza Aérea de Chile. Los uniformados en su proceso de entrenamiento tienen que enfrentar varias pruebas de fuego, una de ellas, aterrizar en un aeródromo aislado, como es el de la Isla Rey Jorge.
Este es un aeropuerto que no tiene todas las ayudas de navegación como un aeropuerto internacional como son las aproximaciones de precisión, las cuales dan guías laterales y verticales para aterrizar. A lo que se suma que la pista es destapada, es en piedra.
Imagen tomada desde el avión Hércules C-130.

Imagen tomada desde el avión Hércules C-130.

Foto:Alicia Liliana Méndez - HUAWEI

El primer cruce

Durante el vuelo se escuchan las instrucciones del coronel Pérez Árias y de fondo el sonido del viento que golpea contra la nave. En el viaje hay riesgo de vientos fuertes, que llegan a superar los 100 o 120 kilómetros por hora, lo cual no permitiría el aterrizaje y más porque es una pista corta, de 1.200 metros de largo.
“Pero el Hércules es un avión que puede aterrizar en pistas no preparadas, como la de la Isla, que no tiene marcas, ni puntos de rodaje definidos”, afirmó el oficial.
Siempre está el riesgo latente de que los vientos cruzados afecten la nave y se accidente o que la comunicación, que no es buena, sea un factor para que se pierdan. En esta ocasión los vientos fueron favorables y el avión logró aterrizan con éxito el primero de los tres cruces que esperan hacer los uniformados.
En esta primera jornada la tripulación se reunió para realizar el plan de vuelo, proceso que fue acompañado por EL TIEMPO y en el que, entre otros, se evalúan las condiciones meteorológicas (vientos y el techo, que es la distancia que hay entre el suelo y las nubes y que es vital para el proceso de aterrizaje), los aeropuertos cercanos en caso de una emergencia, la carta de velocidad y la cantidad de gasolina para ir y volver.
En dos ocasiones se aplazó el vuelo por las malas condiciones climáticas, pero la tercera fue la vencida. El coronel Jesús Daniel Acosta, piloto instructor en entrenamiento Antártico especial dijo que el aterrizaje en la Antártida chilena “tuvo muy reducida la visibilidad, lo que afectó la operación, pero con una pequeña ventana meteorológica se pudo ingresar a la Isla Rey Jorge”.
Imágen tomada durante el vuelo.

Imágen tomada durante el vuelo.

Foto:Aicia Liliana Ménez - HUAWEI Mate 50 Pro

Al momento de tocar tierra se sintió un impacto fuerte, las llantas chocaron contra la piedra, pero los pilotos no perdieron la firmeza del timón y cuando frenó se escuchó un solo grito: “estamos en la Antártida”.
El aterrizaje se logró porque los vientos estaban en 15 nudos cruzados y, aunque había mucha nubosidad, se abrió una ventana meteorológica (por media hora) para poder operar (los pilotos) con una visibilidad de más de 10 kilómetros y un techo superior a 10.000 pies (para aterrizar); la ventaja es que no hubo lluvia.
En todo este proceso de concentración y capacitación estuvo la mayor Leidy Rocio Torres, quien se entrena para navegante de vuelo, y la capitán Jennyfer Xiomara Villamizar Quintana como oficial de mantenimiento aeronáutico.
Al bajar del avión se ve una fuerte capa de niebla que dificulta la visión, pero el frío no deja duda del sitio al que llegó la comisión colombiana.
Los anfitriones inicialmente fueron los integrantes de la base científica de Chile, aunque se hizo un recorrido de 25 minutos en una oruga hasta la base de Uruguay. En el camino se observan algunos pingüinos en la playa y muy poca nieve porque están en el llamado verano austral.
En cada base se adelantan diferentes programas de estudio sobre la Antártida.

La preparación

Se transportó ayuda logistica para la base de investigaciones chilena.

Se transportó ayuda logistica para la base de investigaciones chilena.

Foto:Alicia Liliana Méndez - HUAWEI

Este entrenamiento servirá para que Colombia afiance su objetivo de ingresar al Tratado, de hecho, hubo un trabajo de cooperación internacional en apoyo al Tratado Antártico y a la agenda científica, ya que el Hércules transportó desde Punta Arenas víveres y carga para el personal de la base científica del Instituto Antártico chileno en Isla del Rey Jorge, y de regreso sacó a 11 científicos de Estados Unidos, Argentina y Chile.
La tripulación recibió en Colombia un curso previo de 15 días en el que participaron uniformados expertos en mantenimiento que garantizan el buen estado de la aeronave para que no vaya a sufrir por los cambios extremos de temperatura y de la condición de la pista.
Este personal se prepara para reaccionar ante cualquier eventualidad y que de trabajar en una temperatura de ocho grados, podrán enfrentar temperaturas de un grado con vientos de 20 o 30 nudos, lo que lleva a que la sensación térmica este a menos 15 o menos 20 grados centígrados.
“Hay un entrenamiento previo y en la Antártida sobre el terreno, tanto un piloto instructor, un navegante instructor y un ingeniero de vuelo instructor formamos el personal en cada área para que esta capacidad estratégica no se vaya a perder”, dijo coronel Pérez Árias.
Por eso, el técnico subjefe Óscar Trujillo Parra, ingeniero de vuelo instructor, se encarga de la parte de aeronavegabilidad, “lo que significa que tengo que estar pendiente de todos los sistemas y en caso de alguna falla solucionar la misma para lograr aterrizar el avión en medio de una emergencia”.
Trujillo señaló que viajar a la Antártida cambia las condiciones de vuelo de una manera radical “ya que estando en Colombia, que es trópico, los vientos van máximo a 15 nudos (unos 27 kilómetros), mientras que aquí (Antártida) van a 116 nudos en vuelo lo que lleva a un mantenimiento diferente a la máquina”.
El ingeniero de vuelo capacita en entender y reaccionar ante los cambios en los paneles de combustible y de la parte eléctrica, del sistema de protección contra el hielo “ya que los planos (alas del avión) a veces se congelan y por eso se cuenta con un sistema especial de aire caliente de los motores para que no se congelen los planos y en caso tal se remueve el hielo y así la aeronave no pierde su aerodinámica”, señaló Trujillo.
El viaje a la Antártida aumenta la carga laboral para los encargados de esta tarea porque deben estar atentos de las condiciones de los planos en los aterrizajes, decolajes y de la afectación de los vientos, pero además, Trujillo se encarga de asesorar el entrenamiento del personal de mantenimiento, encargados, entre otros de modificar varias partes de la aeronave para el viaje al Antártico.
El técnico se refiere, por ejemplo, a que tuvieron que quitarle las luces de exteriores o luces de rodaje para que las piedras sobre la pista no las vayan a romper, y poner una protección especial (cintas gruesas) a las líneas hidráulicas que van por debajo del tren de aterrizaje para evitar que se dañen en el mismo proceso.
En un punto tan lejano y fuera de una ayuda ágil, los encargados del mantenimiento juegan una misión importante en la supervivencia del personal, tanto así que “la mayoría de los repuestos del Hércules los llevan en la aeronave en caso de presentarse una emergencia, algún elemento que cambiar como una rueda, una válvula, algo eléctrico”, señaló.
El equipo colombiano tenía previsto ayer realizar un nuevo vuelo en el que estaría el canciller Álvaro Leyva pero el clima frustró esa travesía. Los uniformados permanecen ahora acuartelados en espera de mejores condiciones para encender los motores.
ALICIA LILIANA MÉNDEZ
Cubrimiento Expedición Antártida 2023.
 
**EL TIEMPO hace parte de la Expedición Antártida 2023 con apoyo de la FAC, HUAWEI y su teléfono Mate 50 Pro, y la marca de ropa y accesorios Columbia.
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.

Nuestro mundo

COlombiaInternacional
BOGOTÁMedellínCALIBARRANQUILLAMÁS CIUDADES
LATINOAMÉRICAVENEZUELAEEUU Y CANADÁEUROPAÁFRICAMEDIO ORIENTEASIAOTRAS REGIONES
horóscopo

Horóscopo

Encuentra acá todos los signos del zodiaco. Tenemos para ti consejos de amor, finanzas y muchas cosas más.

Crucigrama

Crucigrama

Pon a prueba tus conocimientos con el crucigrama de EL TIEMPO