Secciones
Síguenos en:
'Ya estamos frente a la posibilidad de nuevas avalanchas': Procuradora
Margarita Cabello, procuradora general, en Mocoa

Margarita Cabello, procuradora general, en su recorrido por Mocoa, Putumayo.

Foto:

Procuraduría

'Ya estamos frente a la posibilidad de nuevas avalanchas': Procuradora

Margarita Cabello, procuradora general, en su recorrido por Mocoa, Putumayo.

Margarita Cabello habló del retraso en reconstrucción de Mocoa y se refirió a la ley de garantías.

El lento avance de la reconstrucción de Mocoa, en Putumayo, ha ocasionado la molestia y preocupación de la procuradora general de la Nación, Margarita Cabello Blanco, quien hizo una visita al municipio el jueves para monitorear el avance de las obras. Esto –dijo– después de recibir numerosas quejas por parte de la comunidad en los últimos meses.

Según los informes de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), con corte al 10 de septiembre, en Mocoa no se construyen casas desde mayo del año pasado. En ese entonces, se contaban 300 entregadas de las 1.209 que se prometieron tras la tragedia de 2017: un avance del 24,8 por ciento que a hoy –casi año y medio después– no ha cambiado. A esto se suma que el megacolegio no ha podido entrar en operación a causa de un 9 por ciento de obras que le resta.

“Aquí veo una falta de planeación impresionante, por lo que la parte disciplinaria tiene que estar muy atenta”, dijo –molesta– la jefa del Ministerio Público después de ver lo que calificó como "un retraso absoluto" en las obras que se adelantan para reconstruir el municipio.

En entrevista con este diario, Cabello se refirió a las razones que hay detrás del estancamiento en las cifras de la reconstrucción de Mocoa y de lo que más preocupa de este panorama. Además, se refirió a la propuesta que el Gobierno presentó al Congreso sobre la ley de garantías.

A la luz de lo que pudo ver en Mocoa, ¿a qué podría atribuirse este retraso?

Yo no sé si es que los contratos no los hacen bien o si falta planeación. Durante cinco meses hicimos un trabajo preventivo, averiguando sobre tres contratos: el megacolegio, la construcción de las casas y el tema del acueducto, pero uno encuentra que se firman otrosíes porque se suspendieron por miles de razones, y luego para reanudarlos hay nuevas situaciones. Por ejemplo, en el contrato del megacolegio, el más avanzado que vimos, nos dicen que otra vez hay que firmar un nuevo otrosí por una suma bastante alta. Siempre hay nuevas razones para seguir ampliándolos y nunca se terminan. Eso nos pareció que no estaba bien.

(Le puede interesar: 'Hay un retraso absoluto en obras': Cabello sobre reconstrucción de Mocoa)

No es la primera vez que se escucha algo así. ¿Cuál es el problema de fondo con las reconstrucciones en Colombia?

Hay de todo un poco. Lo principal es que hay falta de comunicación y socialización entre los afectados, los contratistas y los que están liderando la reconstrucción. Ese es un punto que veo con preocupación aquí. La comunidad piensa de una manera y las decisiones se toman de otra. Por otro lado, con tanto dinero que se ha invertido era para que existieran muchas más obras adelantadas. Entonces, en quienes están liderando la contratación también hay un tema de incumplimiento. Siempre habrá razones para justificar, pero eso hay que solucionarlo. Vamos otrosí tras otrosí y eso no es correcto.

¿Este país es propenso a las tragedias por su geografía o hay una falta de planeación?

Este país es propenso a tragedias. Nosotros vamos casi que de una en otra. Entonces, lo más importante es el liderazgo que se tenga en el manejo de la solución al desastre. Hay cuantiosos recursos nacionales e internacionales en estos asuntos, pero la falta de coordinación origina todos estos retrasos y muchos incumplimientos. Sin embargo, en estos momentos yo no entiendo por qué hay que estar firmando tantos otrosíes.

¿Qué fue lo que más le molestó y preocupó de su visita?

Me molestó el retraso de las obras. Me angustia que estamos ad portas de fenómenos naturales que podrían generar nuevas avalanchas y no se han terminado de solucionar los problemas de reconstrucción de Mocoa. Eso me tiene muy angustiada. Y molesta, también, porque tenemos que estar muy pendientes de unas actuaciones preventivas. No podemos esperar a que la catástrofe se presente para decir que hubo emergencias y hacer contrataciones directas, sin licitaciones. Estas podrían originar temas de corrupción. Estamos haciendo un análisis de esto en todo el país.

Independientemente de que se mantenga o no la
ley de garantías, vamos a estar vigilando el uso de estos recursos.

¿Cree que pronto veremos decisiones disciplinarias en este caso?

Confío. No quiero anunciar mucho, pero sí mostrar resultados. Lo que puedo decirles es que el trabajo está en acciones preventivas. Con las aperturas disciplinarias tendremos la posibilidad de que se defiendan las contrapartes, expliquen qué está ocurriendo y tomemos –en su momento– las decisiones. No son de un día para otro, pero sí quiero que las investigaciones sean –y se los he dicho a las delegadas– lo más rápido posible.

¿Cómo sintió a la gente?

Están preocupados y decepcionados. Consideran, en algunos aspectos, que lo que se está haciendo no va a ser la solución. Por ejemplo, en los trabajos de apoyo y construcción de jarillones y otras medidas en el río observé que lo que se está trabajando para los mocoanos no es la solución correcta. Están muy preocupados por la temporada de lluvias que viene y muy tristes los 900 damnificados que no han podido cumplir el sueño de tener una vivienda digna.

Por último, ¿qué opina de la intención de suspender una parte de la ley de garantías?

Como Procuraduría lo que nos preocupa es la mala utilización de los dineros públicos. Independientemente de que se mantenga o no la ley de garantías, vamos a estar vigilando el uso de estos recursos. Es la orden que he dado, para evitar que se vayan a donde no deben irse: al apoyo de algunos candidatos o funcionarios que quieran reelegirse. Además, en estas elecciones tenemos mucho apoyo tecnológico que nos va a servir para vigilar más de cerca el manejo que se les está dando a estos dineros, que son del Estado y son sagrados.

PAULA ANDREA GAVIRIA A.
Subeditora del Impreso

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.