¿Secuestro o retención?: los polémicos términos del caso 01 de la JEP

¿Secuestro o retención?: los polémicos términos del caso 01 de la JEP

Íngrid Betancourt protestó ante esa justicia porque su secuestro por las Farc es llamado retención. 

Santos y operación Jaque

Juan Manuel Santos, junto a Íngrid Betancourt, tras el operativo de liberación.

Foto:

Milton Díaz. Archivo EL TIEMPO

Por: Justicia
03 de marzo 2020 , 03:46 p. m.

El caso 01 de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) lleva por nombre técnico “retención ilegal de personas por parte de las Farc-ep”. Fue el primero que abrió esa justicia, con base en sus principios de concentración y priorización de los casos de violaciones de los derechos humanos más graves en el conflicto armado.

Ahora, ese nombre ha causado polémica por cuenta de la carta que la política colombiana Íngrid Betancourt envió a la JEP tras conocerse por medios nacionales lo que dijeron sus antiguos secuestradores.

“Ellos hablan de 'retención', término preliminar aceptado por la JEP, que desafortunadamente insiste sobre la valoración de la conducta punible al inferir que se trata de un procedimiento administrativo de carácter transitorio”, escribió Betancourt.

(Lea más: Las torturas de las Farc contra Íngrid Betancourt que ahora niegan)

Por eso, con base en las decisiones de la JEP y las consideraciones del Derecho Internacional Humanitario (DIH), estas son algunas respuestas ante esta polémica:

¿Las acciones de las Farc son secuestros o retenciones?

Claramente, son secuestros. Así está tipificado en las leyes colombianas, y el mismo comportamiento, toma de rehenes, también es considerado un crimen por las normas del Derecho Internacional Humanitario. Durante más de tres décadas, las Farc cometieron al menos 20.000 secuestros, la mayoría de ellos, por plata. Muchas de sus víctimas murieron además en cautiverio. Aunque la explicación del uso de la palabra 'retenciones' remite a los términos en los que se negoció el acuerdo de paz con esa guerrilla, lo cierto es que para muchas de las víctimas, como lo dijo Íngrid Betancourt, se trata de un eufemismo que desconoce la verdad del conflicto. 

¿Por qué se abre la polémica casi dos años después de que el caso 01 fuera abierto?

Justamente, por la carta de Íngrid Betancourt. No obstante, se conoce que ese caso se llama así desde el 4 de julio de 2018, fecha que tiene el auto con el cual la JEP abrió el caso 01. En el procedimiento judicial, los excombatientes de las Farc han dado sus versiones colectivas sobre los crímenes que cometieron, que es parte de sus obligaciones ante la JEP, especialmente ante la Sala de Reconocimiento de Verdad, que tendrá que decir, en su resolución de conclusiones sobre el caso de secuestro, si los exguerrilleros sí aportaron verdad y reconocieron responsabilidad.

(Además: Víctimas de secuestro rechazan la versión de las Farc a la JEP)

¿Y qué ha respondido la JEP?

En un comunicado emitido este martes, la JEP explicó que el caso 01 está en su etapa final ante la Sala de Reconocimiento, en la cual terminará “su labor de contrastación con la práctica de pruebas en los temas en los que persistan contradicciones y vacíos antes de llegar a una conclusión” sobre el aporte a la verdad plena de los exjefes.

¿Y por qué habla de los exjefes?

Porque la JEP fue diseñada para priorizar su juzgamiento sobre los “partícipes determinantes” o, en otras palabras, los máximos responsables de los crímenes del conflicto. De hecho, 32 de estos fueron vinculados desde que se abrió el caso, lo cual no significa que en el marco de la investigación se pudieran vincular a otros o que al final de las conclusiones resulte que otros exguerrilleros, de menor rango, tuvieron “participación determinante”.

Es el caso, por ejemplo, de los llamados carceleros.

¿Y qué dice sobre el concepto de ‘retención’?

En su comunicado, la JEP explicó que “se utiliza el término con el cual la Fiscalía General de la Nación designó su informe: “Retención ilegal de personas por parte de las Farc-ep”. Con ello, la JEP busca evitar acusaciones de prejuzgamiento al calificar jurídicamente la conducta antes del momento indicado por la ley”, asegura esa justicia transicional.

¿Y siempre se habla de ‘retención ilegal’?

No, de hecho, en los comunicados que ha difundido esa justicia a lo largo de estos dos años para informar los avances en el caso 01, suele usar la palabra 'secuestro' en lugar de 'retención ilegal', aun cuando aluda al nombre del caso. Así se ve, por ejemplo, en este comunicado (https://www.jep.gov.co/Sala-de-Prensa/Paginas/la-jep-invita-a-las-victimas-de-secuestro-de-las-farc-ep-a-acreditarse-en-el-caso-01.aspx) en el que se refiere explícitamente a las “víctimas de secuestro”.

Entonces, ¿por qué la Fiscalía lo llamó 'retención ilegal'?

El acuerdo de paz dice explícitamente que los informes de las entidades estatales, incluida la Fiscalía, “clasificarán los hechos por presuntos autores y agruparán las conductas semejantes en una misma categoría sin calificarlas jurídicamente”. En este caso, la categoría es 'retención ilegal'.

Sin embargo, la JEP ha dicho que los hechos agrupados en el caso 01 recibieron en la justicia ordinaria distintas calificaciones: secuestro simple, secuestro extorsivo, toma de rehenes, desaparición forzada, entre otros tipos penales.

¿Y la JEP puede cambiar esa denominación?

Eventualmente, podría hacerlo. Como dice el mismo acuerdo, cuando establece las funciones de la Sala de Reconocimiento, esta y todas las demás que conforman la JEP, así como la Unidad de Investigación y Acusación –que tiene funciones de Fiscalía en la justicia transicional–, “al adoptar sus resoluciones o sentencias harán una calificación jurídica propia del Sistema respecto a las conductas objeto del mismo”.

Además, agrega que esta calificación “se basará en el Código Penal colombiano o en las normas del Derecho Internacional en materia de Derechos Humanos (DIDH), Derecho Internacional Humanitario (DIH) o Derecho Penal Internacional”.

Sin embargo, al hacer la calificación debe aplicar el principio de favorabilidad. Eso sí, “la calificación resultante podrá ser diferente a la efectuada con anterioridad por las autoridades judiciales, disciplinarias o administrativas para la calificación de esas conductas, por entenderse aplicable como marco jurídico de referencia el Derecho Internacional”, explica.

John Frank Pinchao

Jhon Frank Pinchao junto a sus padres luego de regresar a la libertad.

Foto:

AFP Archivo / EL TIEMPO

¿Qué dice el Derecho Internacional Humanitario?

Lo que es claro es que en todos los marcos de referencia, la detención ilegal está prohibida, y no solo para los actores irregulares, sino también para los actores estatales. Ojo: los Estados pueden detener personas, pero no de forma arbitraria, ilegal o injustificada. En el caso 01 de la JEP, por ahora, solo se están investigando los secuestros de las Farc.

Ahora, como explica en su página el Comité Internacional de la Cruz Roja, cada nombre tiene un marco distinto. Por ejemplo, los “prisioneros de guerra” son miembros de una parte del conflicto “que caen en poder del adversario”, pero esto solo aplica para conflictos internacionales. Como el conflicto armado colombiano no es  internacional, en el país no existen “prisioneros de guerra”.

El término 'secuestrado' no existe en el DIH, pero sí la expresión 'persona detenida a razón del conflicto' cuando hacen parte de las partes que se enfrentan. El que sí califica como secuestro es el Código Penal Colombiano, que habla de secuestro simple y secuestro extorsivo, con sus agravantes. No obstante, ese delito puede ocurrir tanto en el marco del conflicto como por fuera de él, así que es importante cruzar esta concepción con el Derecho Internacional Humanitario, cuyo objetivo es específicamente ayudar a “humanizar” los conflictos.

El DIH no prohíbe que una parte del conflicto detenga a miembros de la otra, pero sí establece la obligación de darles un trato digno cuando esto ocurra, algo que evidentemente nunca cumplieron. Y lo que sí está claramente prohibido es, como lo hizo la guerrilla en miles de casos, tomar rehenes civiles. 

¿Lo que dicen las víctimas en la JEP sirve para algo?

Hasta ahora, esa justicia ha recibido 272 observaciones de las víctimas a las versiones dadas por los exguerrilleros. A diferencia de la justicia ordinaria, el principio de centralidad de las víctimas obliga a la JEP a darles un papel preponderante, y por eso pueden conocer lo dicho por los antiguos victimarios, pero también criticarlo y contrastarlo, y estas observaciones deben ser tenidas en cuenta por los magistrados para calificar la contribución de los comparecientes.

¿Y qué es lo que han dicho hasta ahora?

La JEP hizo un análisis preliminar de las observaciones de las víctimas y llegó a varias conclusiones. La primera es que, en general, consideran que los exguerrilleros “no reconocen ni aportan verdad suficiente sobre los sufrimientos que infligieron a los cautivos”. Algunos temas recurrentes tienen que ver con cómo se afectó la integridad física y sicológica de los secuestrados, el hambre, las duras marchas, ser observados hasta en sus actividades más íntimas, ser objetos de burla e insultos, entre otras.

Las víctimas también han mencionado que los exguerrilleros no han contestado todas las preguntas, y han hecho observaciones, incluso, sobre la manera de referirse a ellas, “la falta de compasión en las expresiones utilizadas y las palabras utilizadas para minimizar el sufrimiento de las víctimas”. Para ellas, las versiones de los exjefes de las Farc están “maquilladas”.

¿Y todavía pueden hacer comentarios a estas versiones?

Las víctimas acreditadas pueden recibir, todas, las versiones que han dado los comparecientes sobre sus casos. Con base en estas, pueden hacer comentarios hasta el 20 de marzo, cuando vence el plazo para que 60 víctimas acreditadas, entre ellas Íngrid Betancourt, los presenten. Hasta el plazo anterior, que venció el 28 de febrero, se recibieron 272 observaciones.

¿Y qué viene después?

Según la JEP, seguirán las versiones colectivas de los excombatientes de las Farc, y se convocarán víctimas para ampliaciones orales de observaciones en abril y mayo, si desean ampliar las que ya han hecho. Asimismo, serán convocadas otras personas para contrastar estas versiones, las cuales también se contrastarán con el informe recibido por la Fiscalía, las sentencias proferidas en la justicia ordinaria y los informes de Memoria Histórica. Se tiene expectativa de que el caso 01 sea uno de los primeros en los que la JEP formule resolución de conclusiones para que pase al Tribunal para la Paz, que será el encargado de imponer las sanciones.

JUSTICIA
Twitter: @JusticiaET
Justicia@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.