Cerrar
Cerrar
‘Las víctimas van más allá de las que están bajo nuestra responsabilidad’: Alape
AUTOPLAY
Pastor Alape habla sobre la búsqueda de personas que desaparecieron las FarcPastor Alape habla sobre la búsqueda de personas que desaparecieron las Farc
Pastor Alape

Comisión de la Verdad.

REPORTAJE MULTIMEDIA

‘Las víctimas van más allá de las que están bajo nuestra responsabilidad’: Alape

El exjefe guerrillero habló sobre el avance y retos del compromiso en la búsqueda de desaparecidos.

Como compromiso del acuerdo de paz, las antiguas Farc, ahora partido Comunes, deben contribuir con la búsqueda de personas dadas por desaparecidas aportando información sobre las fosas y ayudando en el esclarecimiento de los casos individuales y colectivos. ¿Cómo ha sido este proceso?, ¿han cumplido con lo pactado? Pastor Alape, uno de los otrora jefes guerrilleros, hizo un balance sobre el camino recorrido en este punto, reconociendo que aún queda un largo tramo por recorrer en cuanto al número de restos entregados y la identificación de las víctimas, y exigiendo, además, compromiso del Estado en coordinación y recursos.

Uno de los pendientes en cuanto a reparación de víctimas, en el marco de la implementación de los acuerdos, es el que tiene que ver con la búsqueda de personas dadas por desaparecidas. En lo que respecta a las Farc, ¿cómo evalúa este punto?

Nosotros, hay que decirlo, iniciamos este proceso desde antes de la firma del acuerdo, en el marco de las medidas de confianza, y empezamos a transitar este camino junto con Medicina Legal, bajo la batuta de la Cruz Roja. Cuando firmamos el acuerdo de paz ya habíamos entregado información y se habían exhumado restos humanos.

Empezamos el proceso de avance hasta que se constituyó la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas y hemos ido aprendiendo. Tanto la Unidad como nosotros. Hoy estamos más articulados, entendiendo que falta un tramo para que seamos más efectivos en los resultados. Pero estos seis años, conociendo otras experiencias en el mundo, se puede decir que hemos avanzado. Son más de 600 casos los que se han podido documentar y este es un buen resultado sin que esto nos tranquilice. Hay que acelerar más, fortalecer más y, sobre todo, armonizar más, con acciones que tengan mayores efectos entre la Unidad como institución y los firmantes que nos organizamos en una comisión producto de ese compromiso político y ético que asumimos en el proceso de paz.

Sin embargo, señor Alape, hay una percepción generalizada de cierta lentitud en el proceso. Entendiendo los años de ventaja con Justicia y Paz, el porcentaje en este punto de búsqueda de desaparecidos es exponencialmente mayor. ¿A qué cree que se debe este ritmo?

Primero, cinco años es diferente a 20. Hay 15 años de diferencia, que son una distancia larga. Segundo, salimos de un gobierno que colocó una serie de trabas a la implementación del acuerdo. Ahora, en el marco de la ‘paz total’ del presidente Gustavo Petro, el Gobierno deberá ejecutar acciones para fortalecer estos puntales de verdad, justicia, reparación y no repetición; uno de estos puntales es la Unidad de Búsqueda. Entonces creemos que es necesario hacer unos ajustes internos en la administración de la Unidad para flexibilizar las acciones en la coordinación con firmantes y víctimas.

Eso requiere un plan estratégico, acompañado de una financiación, ya que los escenarios de la búsqueda no son en el centro de Bogotá, son en la marginalidad; e ir hasta allá demanda unas logísticas que deben planificarse. Esta es la proyección del proceso de búsqueda a partir del direccionamiento de la Unidad.

Partiendo de estos puntos que acaba de enumerar, ¿cómo califica el trabajo de la Unidad de Búsqueda?

La Unidad es un mecanismo extrajudicial que tiene un enfoque humanitario, el más importante para nosotros desde el sistema de justicia, verdad, reparación y no repetición, porque en este país todos tenemos un familiar desaparecido. En mi caso, estoy buscando tres familiares desaparecidos. Y esto hace que pueda la gente sentir que la paz efectivamente llega. Culminar con ese drama duro de no saber qué pasó con su ser querido.

Porque es que ni siquiera la institucionalidad tiene mecanismos que acompañen a la víctima para resolver este tipo de situaciones. Hay gente a la que se le han dado los testimonios, por ejemplo, de que su familiar fue arrojado a un río y que es imposible encontrarlo. Para esa persona hacer todos los procedimientos legales y formales de esa desaparición es muy complicado.

Ante este panorama, no solo la Unidad de Búsqueda debe dinamizar más sus acciones, sino que desde lo institucional también se deben hacer unos ajustes para agilizar los procesos de reconocimiento y de la situación de los desaparecidos.

¿Qué acciones se han adelantado desde Comunes para contribuir a este propósito?

Nosotros, a través de las acciones tempranas de fortalecimiento de confianza que se iniciaron en 2015, hemos aportado información y documentado más de 500 casos, en un periodo que se trabajó con la Cruz Roja Internacional hasta que se instaló la Unidad de Búsqueda. Con el CICR hemos mantenido el proceso de trabajo acompañados por la experiencia que ellos tienen. Y, además, como muestra de compromiso se estableció un instrumento desde el partido que es la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas, constituida por firmantes de paz. Tenemos un equipo de compañeros y compañeras que se están especializando en este punto, que también se extiende a acciones de reconciliación con víctimas.

Además de estos 600 casos, ¿se tiene un mapeo general del número de desaparecidos por cuenta de las Farc en el marco del conflicto?

No. Este es un dato que estamos construyendo con el equipo de trabajo para poder documentar bien cada caso. Este es un proceso en el que se cruza información con antiguos exguerrilleros y comunidades, junto con las noticias judiciales, haciendo un triángulo que facilita buscar los desaparecidos.

A veces hay testimonios de que una persona fue ejecutada por la organización, pero cuando referenciamos la baja nos percatamos de que en esa área no operábamos. Por ejemplo, hay un caso conocido de todas estas violencias que hemos padecido y es el de la señora a la que le colocan el collar bomba en Boyacá. Lo que se transmitió al mundo es que era una acción de las Farc, pero lo que confirman las autoridades es que ahí no operaban las Farc y que tampoco era el modus operandi de la organización. Conclusión, este acto no fue cometido por las Farc. Así, en el caso de las desapariciones tenemos situaciones similares, que tomamos no para evadir la responsabilidad, sino para aclarar quién es el responsable. Porque sanar las heridas del conflicto implica llevar esperanza a todas las personas que han sufrido la violencia en este país. Por eso, para nosotros las víctimas van más allá de las que están registradas bajo nuestra responsabilidad, las víctimas son todas las personas que habitaron territorios y regiones afectadas por el conflicto.

En la identificación de las personas desaparecidas por cuenta de la organización, déjeme insistir en este punto, ¿se ha caracterizado si eran civiles, de la Fuerza Pública o menores de edad?

Todo esto hace parte de la construcción. Hay que entender que nosotros llevamos menos de cinco años trabajando seriamente en esta estructura. Y, como decía anteriormente, estamos haciendo la documentación para poder discriminar esta información por temas etarios, enfoques étnicos, de género y demás. Pero se puede decir que el volumen mayor es de gente acusada de informantes o que participaron en acciones de inteligencia por parte de la Fuerza Pública. Este, creo, es el mayor número de personas en condición de desaparecidas.

¿Ustedes también tienen registro de personas dadas por desaparecidas en Venezuela?

No. Esa información no la conozco, no hay un dato al respecto, pero hace parte del plan de búsqueda, porque hay compañeros nuestros que murieron en la frontera y quedaron sepultados en territorio venezolano. La comisión de búsqueda de Comunes está buscando unos compañeros que fueron enterrados en Venezuela y esperamos muy pronto entregarlos a los familiares.

¿Qué lapso de tiempo proyectan para tener cifras más consolidadas e identificaciones más certeras en cuanto a los desaparecidos?

Es muy difícil plantearse un lapso de tiempo para terminar, porque aquí es necesario establecer una política de Estado para ello, que brinde todas las condiciones. Porque el acuerdo no dice buscar las personas desaparecidas por las Farc, sino todos los afectados en el marco del conflicto, por cualquier actor.

Nosotros estamos estructurando información de responsabilidades nuestras sobre este tema, pero también estamos buscando información sobre personas desaparecidas por ser familiares de militantes nuestros y los mismos militantes. También estamos aclarando desapariciones de miembros de la Fuerza Pública donde el Ejército no fue a recoger sus muertos. O sea que hubo combates con nosotros, quedaron muertos en el campo y las Fuerzas Militares nunca los recogieron; ese es otro escenario. Así mismo, nos encontramos con víctimas familiares de militares a quienes les dicen que fueron asesinados en zonas donde nunca hubo combates con nosotros. Por lo tanto, para poder despejar esta pregunta, se requiere estructurar un plan institucional que garantice que todos entreguen información. Que se abran los archivos.

Finalmente, ¿qué mensaje les da a las víctimas que aún esperan a su ser querido desaparecido durante el conflicto?

A todas las víctimas, incluyendo mi familia, les digo que no nos detengamos en esta lucha. Hoy tenemos una oportunidad de encontrar respuestas; las respuestas que hace veinte o treinta años estamos buscando. Por lo tanto, creemos que este gobierno va a ayudar a dignificar a las víctimas y se podrán despejar muchas de las realidades que aún siguen ocultas. Fueron más de 60 años de conflicto, esto no será fácil.
Este esfuerzo debe estar acompañado de voluntad, más allá de establecer tiempos. Debe ser una voluntad con acciones sostenidas, que no se pueden seguir dilatando por falta de Estado. Este debe ser el motor central para impulsar los esfuerzos de los diferentes actores.

SARA VALENTINA QUEVEDO
Redacción EL TIEMPO

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.