Secciones
Síguenos en:
ABC: ¿Qué viene ahora para ex-Farc que aceptaron cargos por secuestro?
AUTOPLAY
Exjefes de Farc aceptan su responsabilidad en secuestrosExjefes de Farc aceptan su responsabilidad en secuestros.
Los 7 ex-Farc imputados por secuestro: Timochenko, Catatumbo, Lozada, Alape, Parra, Gómez y Granda

EL TIEMPO

ABC: ¿Qué viene ahora para ex-Farc que aceptaron cargos por secuestro?

El reconocimiento de responsabilidad ante la JEP es solo un paso. ¿Cuánto falta para las condenas?

Este viernes, por primera vez, los miembros del secretariado de la extinta guerrilla de las Farc, hoy transformada en movimiento político, aceptaron formalmente ante la justicia que cometieron crímenes de guerra y lesa humanidad en relación con el secuestro, y reconocieron que se trató de una política al interior de la organización insurgente.

(En contexto: Exjefes de las Farc aceptan cargos por secuestro y violaciones al DIH)

¿Qué implica este reconocimiento ante la Jurisdicción Especial para la Paz? A continuación, le dejamos las principales preguntas y respuestas a este hecho, que se considera histórico en el marco del proceso de paz entre el gobierno colombiano y la otrora guerrilla, que en su momento fue una de las más longevas del mundo.

¿Quiénes fueron imputados?

En total, fueron ocho: el presidente del partido Comunes, Rodrigo Londoño, los hoy congresistas Pablo Catatumbo y Julián Gallo, y los líderes del proceso de reincorporación Pastor Alape, Rodrigo Granda, Joaquín Gómez y Jaime Alberto Parra.

(Le puede interesar: La vía que abrió JEP para cerrar heridas de la barbarie del secuestro)

Juan Hermilo Cabrera, quien también fue imputado, falleció horas antes de que la JEP diera a conocer el auto, por lo cual quedan siete excomandantes vivos para responder.

¿Cómo se llegó a esta aceptación?

Tras la firma del acuerdo de paz, los exguerrilleros de las Farc se sometieron a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Este tribunal transicional ha investigado los principales crímenes en el marco del conflicto a través de siete macrocasos. 

El caso 01, llamado 'Toma de rehenes y otras privaciones graves de la libertad', investiga el fenómeno del secuestro.

El pasado 26 de enero –tras años de escuchar versiones, contrastar información y recibir informes–, la JEP formuló su primer auto de determinación de hechos y conductas, a través del cual fueron imputados ocho excomandantes de las Farc como máximos responsables de secuestro y otros crímenes de guerra y lesa humanidad. 

(Le puede interesar: Así funcionó la macabra máquina de los secuestros de las Farc)

Luego de ser notificados de esta providencia, los exjefes guerrilleros debían dar respuesta a este auto, lo cual sucedió este viernes.

¿Qué hechos reveló la JEP?

Además de desenmarañar el funcionamiento de la política del secuestro y su dimensión –la JEP encontró que hubo más de 21.396 víctimas – el auto de 322 páginas relató el sufrimiento de los cautivos: casos de tortura psicológica a través de falsos fusilamientos, cobros por rescate de cadáveres, hacinamiento, golpizas durante interrogatorios, violaciones y abusos sexuales, plagio de adultos mayores, niños y mujeres embarazadas, entre otros hechos.

¿Aceptaron total o parcialmente?

En una rueda de prensa, el senador Carlos Antonio Lozada aseguró que el documento de respuesta a la JEP "contiene la reafirmación de nuestro reconocimiento de responsabilidad frente a los secuestros ocurridos a cargo de las extintas Farc durante el conflicto armado. Este reconocimiento incluye la aceptación de los hechos y conductas descritos en el auto".

EL TIEMPO le preguntó si eso implicaba reconocer y todas y cada una de las conductas endilgadas, a lo que Lozada respondió que hicieron consideraciones sobre cuestiones puntuales de la imputación, pero que, en general, aceptaron los delitos imputados.

¿Qué sigue en el proceso ante la JEP?

Una de las preguntas clave alrededor de todo este proceso es cuándo se conocerán las condenas contras los ex-Farc. Para eso, todavía queda tiempo.

Una vez los siete excomandantes radiquen su respuesta ante la JEP, la Sala de Reconocimiento deberá evaluarla. Asímismo, recibirá las observaciones de las víctimas y el Ministerio Público sobre el auto de determinación de hechos y conductas, y evaluará si dichas observaciones requieren de un traslado a los comparecientes.

(Lea además: ¿Toma de rehenes o secuestro? El debate por cómo llamar crimen de Farc)

Como los exguerrilleros imputados reconocieron la responsabilidad de las conductas imputadas en el auto, la Sala tiene que convocar a una audiencia de reconocimiento con participación de las víctimas.

Cautiverio de soldados y policías en poder de las Farc.

Foto:

Archivo.

Luego, vendrá la formulación del proyecto de resolución de sanciones restaurativas. Hay que recordar que la JEP, al ser un tribunal transicional, tiene sanciones propias –que no contemplan cárcel– para quienes aporten verdad y reconozcan responsabilidad.

Después, se tendrá que formular la resolución de conclusiones, que le será enviada a la Sección de Primera Instancia para casos con Reconocimiento de Responsabilidad de la JEP.  Allí se valorará cada caso, se verificará el cumplimiento de las condiciones en una audiencia y, finalmente, se formulará una sentencia con la imposición de sanciones propias.

Las reglas del juego cambiarían si los ex-Farc no reconocieran sus crímenes o lo hicieran parcialmente, pero, según su declaración, este no es el caso.

¿Podrán seguir ejerciendo sus cargos en política los condenados?

Este tema se ha puesto sobre la mesa en la Ley 1957 de 2019 y las sentencias C-674 y C-080 de 2018 de la Corte Constitucional. Y es central porque dos de los procesados (Carlos A. Lozada y Pablo Catatumbo) son actualmente senadores de la República.

(Siga leyendo: Secuestro: uno a uno, los delitos que les imputan a cada exjefe de Farc)

Está en manos de la JEP determinar la compatibilidad entre la ejecución de la condena y la participación en política de los sometidos a su jurisdicción.

Así las cosas, hasta que no se conozcan las condenas no es del todo claro qué pasará con los cargos en política ocupados por los exguerrilleros.

Esta es la declaración completa que entregaron los ex-Farc este viernes:

Nosotros, exintegrantes del Secretariado de las extintas Farc, en calidad de firmantes del Acuerdo de paz, queremos informar a la opinión pública nacional e internacional que en el día de hoy hemos radicado el documento que da respuesta al Auto 019 de la Sala de Reconocimiento de Verdad y Responsabilidad de fecha 26 de enero de 2021.

El documento que radicamos hoy ante la Sala de Reconocimiento de Verdad y Responsabilidad de la Jurisdicción Especial para la Paz contiene la reafirmación de nuestro
reconocimiento de responsabilidad frente a los secuestros ocurridos a cargo de las extintas Farc durante el conflicto armado. Este reconocimiento incluye la aceptación de los
hechos y conductas descritos en el auto. Como lo hemos manifestado en repetidas ocasiones, las políticas de secuestro que llevamos a cabo son injustificables.

En más de 300 páginas, entregamos una respuesta detallada, clara y exhaustiva a las víctimas, quienes valiente y generosamente se han acercado a la JEP confiando en la implementación del Acuerdo Final de Paz para lograr un fin común: la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera.

Buscamos así dar respuesta a sus preguntas y a muchas de las inconformidades manifestadas durante este proceso, en el cual prima la centralidad de sus voces.

Desde septiembre de 2019, cuando entregamos a este despacho la versión voluntaria nacional colectiva de las antiguas Farc, sobre lo que en ese momento denominamos “política de
retenciones” (término usado de acuerdo con la calificación que en aquel momento le daba la Sala al Caso 001), reconocimos la existencia de una política de secuestro, e identificamos los
supuestos bajo los cuáles se ejerció dicha política: a) para financiar a la organización, b) con el fin de lograr un intercambio humanitario, c) para control territorial y de la población civil y d) en el marco de los enfrentamientos con la fuerza pública, para obtener ventaja militar.

En la misma versión se dio una explicación acerca de las condiciones en las que vivieron los secuestrados, intentando dar respuesta a los interrogantes de las víctimas y de la Sala.

Posteriormente, se realizaron siete  versiones colectivas territoriales, en las que se explicó, para cada antiguo Bloque de las Farc cómo funcionó la política de secuestro y se dio respuesta a las demandas de las víctimas que fueron trasladadas por este despacho desde el mes de abril de 2019.

En este sentido, se explicó que, para entregar verdad plena, detallada y exhaustiva, era necesario dirigirse a las zonas donde hizo presencia la guerrilla y donde ocurrieron los hechos, sin menoscabo de la responsabilidad que hemos asumido como
dirigentes máximos de la organización.

Este proceso da continuidad al aporte de verdad y de
reconocimiento de responsabilidad iniciado en La Habana, incluso antes de las firma del Acuerdo Final de Paz; camino que seguimos transitando con esta respuesta.

Una vez culminadas las etapas de versiones voluntarias colectivas e individuales, recibimos las observaciones de las víctimas, quienes, ejerciendo su legítimo derecho a participar
activamente y ser escuchadas en el proceso, reaccionaron ante nuestra versión e hicieron una serie de exigencias y preguntas.

Respecto a dichas exigencias, es importante precisar que nunca ha sido nuestra intención negar el dolor y daño causado o la gravedad de los hechos. Por eso asumimos responsabilidad por los secuestros ocurridos y el sufrimiento injustificable infringido.

De igual manera, reconocemos que, pese a que estaba prohibido por la organización, ocurrieron malos tratos en contra de las personas secuestradas. Estas circunstancias se dieron
en el contexto de las difíciles condiciones de la guerra. Tales conductas nunca debieron ocurrir.

De acuerdo con los hechos y conductas descritas en el Auto 019 de la Sala de Reconocimiento, en nuestra condición de ex integrantes del antiguo Secretariado de las Farc, organización alzada en armas contra el Estado Colombiano, reconocemos
expresamente la responsabilidad por los hechos y conductas descritas por la Sala en el auto.

Dichos hechos y conductas consistieron en ordenar las capturas y privación de la libertad, de forma prolongada, de civiles y de miembros de las fuerzas militares que fueron capturados
en operaciones militares ante la negativa del Estado Colombiano de acceder al intercambio humanitario de guerrilleros capturados por la Fuerza Pública y privados de la libertad.

También reconocemos los demás hechos y conductas descritos en el auto y, en especial, las conductas o circunstancias que fueron resultado de omisiones en el deber de control de los
subordinados con respecto de hechos de secuestros y de otras privaciones de la libertad ocurridas en el marco y con ocasión del conflicto armado interno.

El documento incluye el reconocimiento individual por parte de cada uno de los integrantes del antiguo Secretariado o coordinadores de los bloques de las Farc, quienes fuimos
llamados a responder en la providencia.

En este ejercicio se da respuesta específica a las víctimas por cada hecho y se contestan las observaciones y nuevas demandas de verdad trasladadas por la Sala desde octubre de 2020 y reiteradas en el auto.

El texto también da respuesta a los requerimientos hechos por la Sala en virtud de su competencia sobre nuestro cumplimento del régimen de condicionalidad. Se hace referencia a las solicitudes realizadas sobre la información y búsqueda de personas dadas por desaparecidas en el contexto de los hechos determinados en el Caso 001.

Para ello se describe el proceso que estamos llevando acabo con la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas. Vale la pena mencionar en este punto que la desaparición forzada es uno de los crímenes que más dolor ha generado en el marco del conflicto, por lo cual reconocemos
la especial relevancia que tiene la labor de búsqueda y nos comprometemos a continuar aportando información para reparar el daño causado.

Finalmente, efectuamos algunas observaciones de carácter técnico sobre el ejercicio de contrastación de información y algunas calificaciones jurídicas. Esta sección del documento
corresponde a la posibilidad que nos otorgó la Sala de presentar observaciones al auto, como parte de nuestro derecho a la defensa.

Como organización que ejerció el derecho a la rebelión armada, y como firmantes del Acuerdo Final de Paz, reafirmamos nuestro compromiso con la verdad, la justicia, la
reparación y la no repetición.

El sueño de una Colombia en paz, en la que se respeten las diferencias y en que la sea posible la resolución de conflictos sin las armas, sigue vigente pese a la insuficiente implementación
del Acuerdo y el homicidio, a la fecha, de 271 mujeres y hombres que dejaron las armas y le apostaron a la paz.

Ellas y ellos perdieron la vida cumpliendo con lo pactado. La falta de sus voces hace que el proceso de aporte de verdad, en algunos casos, se haya limitado en tanto no contamos hoy en día con su memoria para poder dar respuesta clara, detallada y exhaustiva a las víctimas.

Sin embargo, continuamos esforzándonos por cumplirles a ellas y al país entero.

Vivimos el horror de más de 50 años de confrontación y por ello decidimos silenciar los fusiles.

En cumplimiento de la palabra empeñada, honrando los compromisos con el Sistema y especialmente con las víctimas del conflicto armado, comparecemos ante la Jurisdicción
para asumir la responsabilidad que nos compete, al tiempo que aportamos la verdad plena sobre los hechos que nos convocan.

No sería congruente con nuestro proyecto político hoy,
ni con nuestra tradición revolucionaria, rehuir o ocultar la verdad sobre los hechos ocurridos en el conflicto, por más crueles o atroces que estos sean.

Con el fin de hacer efectivo los principios de transparencia y publicidad de los procesos en la JEP, le hemos solicitado a la Sala de Reconocimiento de Verdad y Responsabilidad que nuestro documento completo de respuesta al Auto 019 de 2021 se haga púbico, guardando la confidencialidad y garantizando los derechos de las víctimas.


justicia@eltiempo.com

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.