‘El Estado debería tener un rol más activo frente a los desaparecidos’

‘El Estado debería tener un rol más activo frente a los desaparecidos’

El Jefe para Colombia de la ICMP considera que se debe ir más allá de exhumaciones coyunturales.

Andreas Forer

Andreas Forer, Jefe para Colombia de la Comisión Internacional sobre Personas Desaparecidas.

Foto:

ICMP.

Por: Juan David López Morales
21 de febrero 2020 , 02:55 p.m.

No solo por las exhumaciones en fosas comunes en Dabeiba (donde han sido hallados 54 cuerpos), pero sobre todo por ese proceso de búsqueda de posibles ‘falsos positivos’, el país vuelve a tener en primera plana de su agenda el tema de los desaparecidos. Sin embargo, Andreas Forer, Jefe para Colombia de la Comisión Internacional sobre Personas Desaparecidas (ICMP, por sus siglas en inglés) considera que el país debe pasar de las búsquedas coyunturales a un plan general.

“En vez de buscar fosa por fosa, en el fondo hay que hacer primero el plan y luego ejecutarlo. Y obviamente en un país donde todo es coyuntural es muy difícil continuar con la ejecución de un plan porque siempre hay temas de bomberos”, dice. No significa que nunca se haya planeado una búsqueda. Reconoce que la Fiscalía ha ido ajustando con los años sus protocolos de búsqueda, y además, que la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD) está en esa tarea.

Forer dice que “exhumar por exhumar no va a mostrar resultados, solo va a incrementar los cuerpos que tienen en Medicina Legal y no los van a identificar. Eso es un problema”. Aunque reconoce que “es mejor eso que nada”, dice que sería mejor tener primero las bases de datos de los familiares y luego proceder a las exhumaciones.

(Le puede interesar: ‘Colombia no sabe qué es la búsqueda de los desaparecidos’)

Para principios de marzo debe estar listo el Plan Nacional de Búsqueda de esa entidad, de la cual el ICMP es una instancia de acompañamiento internacional por mandato del Acuerdo Final de Paz con las Farc. 

No es la primera vez que la ICMP está en Colombia. Justamente, estuvo entre 2008 y 2010, cuando acompañó Justicia y Paz. Durante ese tiempo apoyó la ley 1408, que rinde homenajes a las víctimas de desaparición forzada y además creó el Banco de Perfiles Genéticos de Desaparecidos, a cargo de la Fiscalía General de la Nación, y ordenó que ningún cadáver sea enterrado en fosas comunes, mucho menos en los cementerios, que deben garantizar “la conservación y marcación de las tumbas”, entre otras disposiciones.

El proceso desde el aprendizaje de esos años hasta la experiencia actual ha llevado a que el país tenga más experiencia en procesos forenses de búsqueda e identificación de personas desaparecidas. Sin embargo, el rol del ICMP frente a la Unidad de Búsqueda apunta justamente a fortalecer las capacidades de los profesionales de la Unidad en el país, en un programa financiado por la Unión Europea.

“Uno no llega a empezar de cero”, reconoce Forer, por lo que más que capacitaciones, cree que se trata de “un intercambio internacional con nuestras experiencias y las experiencias colombianas”, y que se trata de hacerlo de forma muy práctica.

Esos intercambios, que están en marcha, incluyen algunas de las situaciones más extremas a las que el país tendrá que enfrentarse para identificar a personas desaparecidas, como la recuperación de cuerpos en ríos y cuerpos de agua y la identificación de restos incinerados. Pero también a temas como el manejo de bases de datos, así como preservación, custodia y dignificación de los cuerpos que se han recuperado, pero no han sido identificados.

No obstante, Forer considera que, como lo han demostrado las experiencias de Dabeiba (Antioquia) y La Macarena (Meta), el plan del Estado para hallar a los desaparecidos tiene que enfocarse fuertemente en los cementerios porque muchos de quienes se buscan están allí. “Si el Estado no tiene certeza de cuántos cementerios hay y quiénes están en ellos, hay que empezar”, dice. “Sería un error concentrarse en lo más difícil. No significa que no tengo que hacerlo, sino que primero debería concentrarme en lo más grande”, asegura.

Los cementerios juegan un rol protagónico en la búsqueda: “Hay que definir primero más o menos qué se va a buscar, cuántos cuerpos, qué hacer con los que se exhuman, si ya tengo una posible identificación gracias a la investigación que he hecho antes”.

Sería un error concentrarse en lo más difícil

La ICMP también viene trabajando en apoyo a la sociedad civil, representada en las organizaciones de víctimas. De hecho, uno de sus primeros trabajos fue un mapeo en el que identificó 48 ONG y 4 plataformas que trabajan por la desaparición forzada. También 39 organizaciones de familiares y, por otro lado, el equipo nacional de búsqueda del partido Farc.

Con las organizaciones, vienen implementando proyectos en dos líneas. La primera busca darles herramientas a miembros de organizaciones de la sociedad civil para que organicen sus bases de datos, con las cuales pueden presentar casos de personas desaparecidas a la Unidad de Búsqueda, y además para ayudarles en sus planes de búsqueda en las regiones. Para esto van a firmar contratos con por lo menos cinco organizaciones específicas a las que se darán 80 mil dólares.

La segunda línea es de pequeñas subvenciones: son en total 14 proyectos que reciben entre 5 mil y 30 mil dólares. Entre estos se contempla, por ejemplo, facilitar procesos jurídicos y encuentros de familiares y víctimas de desaparición forzada. Uno de los proyectos utiliza el arte como medio de apoyo a las familias de los desaparecidos, especialmente a los niños que han participado en el proceso de búsqueda de sus familiares desde una edad temprana.

Estas subvenciones están más enfocadas a las organizaciones de familias que a las ONG.

“Para nosotros es muy importante trabajar con todas las organizaciones que reclaman víctimas del Estado, de la guerrilla, de los paramilitares, a cualquier desaparecido”, dice Forer. Por eso, destaca que entre los logros de ICMP con la sociedad civil está lograr sentar a víctimas de distintos sectores en espacios comunes e incluso llevarlos a hacer incidencia en espacios internacionales, como en Europa en diciembre pasado.

ICMP es una organización internacional establecida en la Cumbre del G-7 en Lyon, originalmente para abordar la cuestión de las personas desaparecidas en el contexto de la guerra en los países de la antigua Yugoslavia. Ha encabezado un esfuerzo que ha permitido identificar más del 70% de las 40.000 personas que desaparecieron como resultado del conflicto, incluyendo más de 7.000 de los 8.000 desaparecidos en el genocidido de Srebrenicka.

Aunque han trabajado en más de 40 países, los miembros plenos de la organización son apenas 10: Afganistán, Bélgica, Chile, Chipre, El Salvador, Luxemburgo, Países Bajos, Serbia, Suiza y Reino Unido.

JUAN DAVID LÓPEZ MORALES
Redactor de Justicia
Twitter: @LopezJuanDa

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.