Exjefes de 4 divisiones del Ejército, los próximos llamados a la JEP

Exjefes de 4 divisiones del Ejército, los próximos llamados a la JEP

Pertenecieron a la 1.ª, 2.ª, 4.ª y 7.ª. Esa justicia abrió el tercer proceso por 'falsos positivos'.

Vivanco rechaza envío de ‘falsos positivos’ a la JEP

La Fiscalía les iba a imputar cargos a 12 militares responsables de los homicidios de tres jóvenes de Soacha.

Foto:

Néstor Gómez / EL TIEMPO

Por: Redacción Paz
23 de julio 2018 , 08:27 p.m.

Con la apertura formal en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) del proceso por ‘falsos positivos’, el tercero que abre esa justicia fruto del acuerdo de paz, los próximos llamados a responder ante los magistrados serán miembros de la Fuerza Pública. Inicialmente, según conoció EL TIEMPO, los excomandantes de cuatro divisiones del Ejército.

La Sala de Reconocimiento de Verdad de la JEP, considerada la puerta de entrada al Tribunal para la Paz, tomó la decisión de abrir este caso –el 003– a partir del quinto informe que la Fiscalía presentó a esta justicia especial, denominado ‘Muertes ilegítimamente presentadas como bajas en combate por agentes del Estado’.

En ese informe, así como en uno inicial del secretario ejecutivo de la JEP, están relacionadas con esas conductas cuatro de las ocho divisiones del Ejército: la primera, la segunda, la cuarta y la séptima, que además concentran el 60 por ciento de los casos.

“Estas unidades involucran presuntamente a personas con posiciones de mando y altos rangos en la organización militar que pudieron haber tenido un rol determinante en los hechos descritos en el informe n.° 5 de la Fiscalía”, dice el auto de la Sala de Verdad.

Por ello, para este caso que inicia la etapa de reconocimiento de verdad y responsabilidad, se espera que los primeros en ser llamados a rendir versiones voluntarias sean los excomandantes y sus subordinados en estas cuatro divisiones, sobre todo aquellos que operaron entre 1988 y el 2014, periodo en el que –señaló la magistrada de la Sala de Verdad Catalina Díaz– “se registran 2.248 víctimas”.

En las próximas semanas, la Sala decidirá a quiénes y en qué orden llamará a versiones voluntarias entre los 1.750 militares que se sometieron a la JEP

Esa instancia de la JEP también tuvo en cuenta el informe que la fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI) Fatou Bensouda presentó el año pasado, en el que señala como responsable a 10 brigadas de las cuatro divisiones mencionadas.

Esa institución que investiga los crímenes de guerra y los delitos de lesa humanidad tiene abierto un expediente por estos “homicidios conocidos como falsos positivos” desde junio del 2004.

Si Colombia no es capaz de juzgarlos, se activaría la competencia de la CPI para abordar este caso que hoy está en examen preliminar.

De acuerdo con la Sala de Verdad, el 90 por ciento de los miembros de la Fuerza Pública que aceptaron voluntariamente someterse a la JEP están presuntamente involucrados en estos crímenes tipificados como homicidios en persona protegida por el derecho internacional humanitario.


El magistrado de la Sala de Verdad Óscar Parra explicó que esa instancia priorizará las citaciones a militares debido al número de implicados. “En las próximas semanas, la Sala de Reconocimiento decidirá a quiénes y en qué orden llamará a versiones voluntarias entre los 1.750 militares comparecientes a la JEP”, detalló.

Hay cerca de 2.100 procesos por ‘falsos positivos’ contra suboficiales y oficiales, incluso contra quienes alcanzaron grados de coronel o general, como el caso de Mario Montoya, excomandante del Ejército y militar de más alto rango en someterse a la justicia transicional.

Los informes que tiene la Sala de Verdad califican este fenómeno, como lo ha hecho el Consejo de Estado, de una “práctica sistemática contra los derechos humanos”.

Estos informes también señalan que hay indicios de “correlación” entre la Fuerza Pública y grupos armados ilegales para la comisión de esas conductas y, además, que el conocimiento “sobre cómo realizar un homicidio y hacerlo parecer una muerte en combate fue trasmitido de una unidad militar a otra, en la medida en que los militares comprometidos en esos hechos eran trasladados a lo largo de su carrera”.

Los magistrados de la Sala de Verdad explicaron que en el 2002 se empezó a evidenciar de manera más grave ese fenómeno, presente en 29 de 32 departamentos del país, y que este tuvo un aumento singular entre 2006 y 2008.

Entre las víctimas hay miembros de comunidades indígenas, especialmente kankuamos, wiwas y wayús; campesinos y, en la etapa final, de jóvenes vulnerables de ciudades, así como personas de orientación sexual diversa.

En el primer caso que abrió la JEP fueron llamados a responder 31 exjefes de las Farc por secuestros cometidos entre 1993 y el 2012, y en el segundo están relacionados exintegrantes de las Farc y miembros de la Fuerza Pública en la comisión de graves violaciones a los derechos humanos en el sur de Nariño.

REDACCIÓN PAZ
@pazELTIEMPO
redaccionpaz@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.