Secciones
Síguenos en:
Ex-Farc hablaron de pacto de no agresión con 'paras' de casa Castaño
Pastor Alape

Pastor Alape, dirigente del partido Farc, estuvo en la diligencia ante la Comisión de la Verdad.

Foto:

César Melgarejo. EL TIEMPO

Ex-Farc hablaron de pacto de no agresión con 'paras' de casa Castaño

Pastor Alape, dirigente del partido Farc, estuvo en la diligencia ante la Comisión de la Verdad.

Líderes de la desaparecida guerrilla y las Accu se encontraron en la Comisión de la Verdad.

Casi 13.000 personas asesinadas –varias de ellas en por lo menos 21 masacres– y 6.500 desaparecidas ha dejado el paso del conflicto por la región del Urabá y el Bajo Atrato (entre Antioquia y Chocó) durante los últimos 35 años.

(Le puede interesar: El estallido de la volqueta bomba: un horror que aún sacude al Urabá)

 Para dar luces sobre lo que llevó a una victimización de tal dimensión, el viernes pasado se encontraron en la Comisión de la Verdad tres exlíderes de los grupos que desataron la violencia en esa zona del país.

Pastor Alape y Jhoverman Sánchez, exintegrantes de las Farc, así como Carlos Moreno Tuberquia, exmiembro del Epl, de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá y del clan del Golfo, revelaron detalles sobre la operación e intereses de sus estructuras y manifestaron su motivación de entregarles la verdad a las víctimas y ayudar a construir un camino hacia la paz.

A nosotros los Castaño nos daban la orden de sembrar el terror, de hacer masacres y desplazamiento para ir dejando las zonas solas y quitarle información y apoyo al enemigo

La cita se dio ad portas del encuentro que, también en la comisión, encabezarán el exjefe de las Farc Rodrigo Londoño y el excomandante de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) Salvatore Mancuso, el cual se llevará a cabo el 4 de agosto.

(En contexto: Encuentro entre Mancuso y Timochenko será el próximo 4 de agosto)

Comisionados de la verdad interrogaron a los excombatitentes sobre su rol en el conflictos.

Foto:

Comisión de la Verdad

Uno de los testimonios reveladores fue el del exguerrillero Jhoverman Sánchez, excomandante del Frente 58 conocido en la guerra como ‘Manteco’, quien aseguró que existieron acuerdos entre los grupos paramilitares bajo el mando de los hermanos Castaño y las Farc a finales de los años 80, para tratar de bajar la intensidad del conflicto en la región.

Sin embargo, el supuesto pacto de no agresión solo duró dos años, y en 1991 se habría recrudecido la confrontación.

(Lea además: Así fue la noche de horror cuando masacraron 35 personas en La Chinita)

Desde el búnker de la Fiscalía, donde está recluido, el exparamilitar Carlos Moreno explicó la estrategia detrás de las masacres y nombró cuatro formas de violencia: el asesinato de líderes sociales, las masacres, el desplazamiento y la desaparición forzada, que, dijo, no eran de un grupo contra otro, sino contra la población civil.

No venimos a justificarnos, sino a dar claridad para que en este ejercicio se pueda construir verdad

“A nosotros los Castaño nos daban la orden de sembrar el terror, de hacer masacres y desplazamiento para ir dejando las zonas solas y quitarle información y apoyo al enemigo, en ese caso a las Farc”, comentó Moreno.

También señaló que el apoyo de las Fuerzas Militares y los gremios empresariales de la zona fueron claves porque el grupo paramilitar por sí solo no habría podido escalar la violencia.

(Lea además: Habla hombre que desapareció por 35 años y se reencontró con familia)

“Tropas de la Brigada 17 del Ejército nos daban la lista de las personas que debíamos sacar. Algunos comandos especiales nos apoyaban cuando teníamos enfrentamientos muy grandes”.

Las víctimas de la masacre fueron integrantes del movimiento político Esperanza, Paz y Libertad, conformado por desmovilizados de la guerrilla del Epl, que dejaron las armas en 1991.

Foto:

Raúl Arboleda / AFP

Los ex-Farc resaltaron la relevancia geográfica del Urabá y el Bajo Atrato para el accionar de las guerrillas y posteriormente de los paramilitares.

Y Moreno Tuberquia añadió: “Los grupos alzados en armas buscan los resguardos indígenas para protegerse de operaciones y de bombardeos. Se utilizan a las comunidades para ocultarse y son las comunidades las que sufren”.

(Siga leyendo: Así funcionaba la isla donde paramilitares torturaban a sus víctimas)

En medio del encuentro, Pastor Alape, quien hoy lidera la reincorporación de exguerrilleros de las Farc, aseguró: “No venimos a justificarnos, sino a dar claridad para que en este ejercicio se pueda construir verdad, que, estamos convencidos, es el punto de partida para encontrarnos como sociedad y cerrar ciclos de fabricar víctimas”.

El padre Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad, agradeció que los tres excombatientes hayan dado sus testimonios de forma voluntaria. “Esperamos que entre todos tratemos de entender cómo se desarrolló este conflicto, por qué hubo tanta violencia y tanto mal desde todos los lados”, dijo.

justicia@eltiempo.com

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.