Compromisos de la paz con las mujeres avanzan con lentitud

Compromisos de la paz con las mujeres avanzan con lentitud

El punto más rezagado del acuerdo es la reforma rural integral, según informe del Instituto Kroc.

Reforma rural integral

En temas de género, la reforma rural integral es el punto más rezagado en cuanto a implementación del acuerdo de paz.

Foto:

Juan Pablo Rueda Bustamante / Archivo EL TIEMPO

Por: Juan David López Morales
07 de diciembre 2019 , 08:45 p.m.

Aunque el enfoque de género en el acuerdo de paz con las Farc fue una de las disposiciones más atacadas antes del plebiscito del 2016 por grupos conservadores, 130 puntos sobre las mujeres y la población LGBT sobrevivieron en el texto que se renegoció y se firmó hace tres años, en el teatro Colón. Sin embargo, su puesta en marcha va rezagada.

El más reciente informe del Instituto Kroc, de la Universidad de Notre Dame, encargado de hacer seguimiento a la implementación del acuerdo de paz, Hacia la paz sostenible por el camino de la igualdad de género, concluye que hay un “mayor rezago en el inicio e implementación de las medidas para la igualdad de género” respecto al resto del acuerdo. Hasta agosto de este año, el 42 % de los compromisos de género no se habían comenzado a implementar, mientras que, si se mira el acuerdo en general, esta cifra es el 27 %.

“Entre aquellas que han sido iniciadas, hay un número menor de compromisos con enfoque de género que han sido completados”, comparado con el resto de lo pactado, con corte a agosto. Según los cronogramas, 28 compromisos que deben completarse en 2019 no se habían iniciado todavía.

La implementación total de los compromisos de género va en 58 %, pero como explica Rebecca Gindele, especialista del Instituto Kroc, solo el 8 % está completo y el otro 50 % está en progreso.

Los más y los menos

“El acuerdo de paz de Colombia es especial, en parte porque tiene ese enfoque de género que no existe en otros acuerdos. Por eso estamos alertando sobre el rezago, pero también reconocemos que en el tiempo, las disposiciones específicas siguen en aumento”, explica David Huey, representante del Instituto Kroc en el país.

La cara positiva del informe va por cuenta del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición, surgido del punto 5 del acuerdo de paz, en el cual están la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad (CEV), la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas.

Huey destaca los informes que ha recibido la JEP sobre violencia sexual. Además, en el examen de seguimiento se puntualiza que tanto esta justicia como la CEV tienen instancias de género, conformaciones paritarias y mujeres en cargos de decisión. La JEP, además, ha incorporado el enfoque de género en los criterios con los cuales ha abierto sus macrocasos.

La cara contraria está en los puntos del acuerdo sobre desarrollo territorial. El más rezagado es el de reforma rural integral. De este, solo 3 % está completo y otro 3 % está en fase intermedia. En cambio, en fase mínima está el 36 % y el 59 % no se ha comenzado a implementar.

Un panorama similar presenta el informe frente al punto de solución al problemas de drogas ilícitas. Allí, en el 47 % de las disposiciones no ha iniciado la implementación. El 37 % está en fase mínima y 16 % en fase intermedia. Ningún compromiso se ha completado.

Rebecca Gindele explica que falta, por ejemplo, el protocolo para la ruta con enfoque de género en la sustitución de cultivos ilícitos. “Las mujeres son claves para la paz sostenible. Hemos visto su liderazgo en la construcción de la paz y sabemos que sin su participación Colombia no va a lograr cerrar las brechas de desigualdad”, dice.

Las mujeres son claves para la paz sostenible. Hemos visto su liderazgo en la construcción de la paz y sabemos que sin su participación Colombia no va a lograr cerrar las brechas de desigualdad

Huey complementa que son ellas quienes sacan adelante la reconstrucción del tejido social roto por la guerra, y por eso, “sin mujeres no hay paz”, sentencia.

Aunque el acuerdo de paz ha abierto espacio para el liderazgo de las mujeres, al mismo tiempo “el atraso en la implementación de compromisos relacionados con la protección colectiva y comunitaria ha permitido que emerjan nuevos escenarios de riesgo” para ellas, dice el informe. Según la Defensoría del Pueblo, entre febrero del 2018 y mayo del 2018 se registraron 447 amenazas, 13 atentados y 20 homicidios contra lideresas.

Además de las amenazas de seguridad, Huey resalta barreras de participación como el cuidado de los hijos “y el machismo en general. Eso va a reprimir esos liderazgos, tan importantes para reparar el daño diferenciado sobre ellas, y va a impedir que la implementación sea exitosa”, concluye.

JUAN DAVID LÓPEZ MORALES
En Twitter: @LopezJuanDa
justicia@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.