Secciones
Síguenos en:
Obra en estero de Buenaventura podría ser detenida para buscar cuerpos
Unidad de Búsqueda de Desaparecidos Buenaventura

Luz Marina Monzón, directora de la UBPD, estuvo en Buenaventura con miembros de la comunidad.

Foto:

Unidad de Búsqueda de Desaparecidos

Obra en estero de Buenaventura podría ser detenida para buscar cuerpos

Hay labores de dragado por $14.000 millones en curso. Firmaron pacto para encontrar desaparecidos.

Al menos 841 personas habrían sido víctimas de desaparición forzada en Buenaventura, Valle del Cauca. Varios de sus cuerpos, la mayoría desmembrados, habrían ido a parar al estero San Antonio, la Isla Pájaro o Calavera.

(Le recomendamos leer: La historia del pueblo que sufrió 248 ataques de Farc y sigue en pie)

Sin embargo, desde octubre de 2019, el Invias anunció el inicio de obras de dragado de unos 624.000 metros cúbicos en el estero, que permitirían el paso de embarcaciones de pesca. La inversión en estas secciones, según la entidad, es de 14.000 millones de pesos.

La voz de alarma de los familiares de las víctimas, organizaciones sociales y centros de estudio y derechos humanos no se hizo esperar, toda vez que el dragado del estero San Antonio podría poner el riesgo las labores para encontrar a los desaparecidos.

Buenaventura ha sido duramente afectada por el conflicto y la guerra entre bandas delincuenciales.

Foto:

Santiago Saldarriaga y Juan Pablo Rueda / El Tiempo

Aunque las obras se han adelantado, la visita que esta semana adelanta el sistema transicional a Buenaventura podría implicar que se detengan.

(Lea además: El sofisticado sistema con el que autoridades atacan cultivos de coca)

Desde el 11 de abril, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), la Comisión de la Verdad y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD) están inspeccionando la zona, donde firmaron el 'Pacto por la Búsqueda - Buenaventura Territorio de Paz'.

Fuentes le dijeron a EL TIEMPO que es posible que la JEP declare medidas cautelares sobre el estero San Antonio, lo que podría implicar suspender las obras para que la Unidad de Búsqueda de Desaparecidos adelante labores.

Según ha informado esta entidad extrajudicial, el estero ha sido utilizado como lugar de disposición de cuerpos de personas dadas por desaparecidas desde mediados del 2000 hasta el 2015 por diversos grupos armados, particularmente por el Bloque Calima, la Empresa y los Urabeños.

"Estamos hablando de unas cifras que sin dudas son un subregistro de 841 personas desaparecidas en distintas circunstancias durante el conflicto en este territorio. Desapariciones que además de ser crueles por su propia naturaleza, han tenido dinámica de ocultamiento y destrucción de los cuerpos que representan un desafío muy grande, para la unidad y su tarea de búsqueda", dijo Luz Marina Monzón, directora de la UBPD.

(Lea también: El pacto para encontrar a los más de 1.000 desaparecidos de Bogotá)

Cuatro prácticas sistemáticas

Los relatos de al menos siete personas indican que el estero fue utilizado como lugar de desaparición. Allí, la Unidad ha identificado las siguientes prácticas.

Primero, el traslado de los cuerpos a la Isla Calavera (Isla Pájaro), donde las personas eran amarradas de manos o pies con cordones de zapatos, cuerdas y otros a los manglares.

En la Isla han sido halladas cuerdas atadas a los manglares, jirones de ropa, bolsas y otros elementos que darían indicios de que allí habrían sido arrojados cuerpos sin vida. Esta práctica fue implementada por el Bloque Calima desde principios del 2001 hasta finales del 2004.

(Siga leyendo: Caso Álvaro Gómez: las revelaciones tras nueva audiencia en JEP)

En segundo lugar, se ha identificado la disposición de cuerpos envueltos en bolsas plásticas, cemento y piedras en el Estero, en el sector ubicado entre el barrio Lleras y el barrio Juan XXIII y la Isla Calavera.

Además, la disposición de cuerpos, en su mayoría desmembrados, en el Estero San Antonio y en la Isla Pájaro o Calavera, estuvo asociada al surgimiento de casas de pique o picaderos, caracterizadas por el Centro Nacional de Memoria Histórica como el lugar para la tortura y el lugar para la desaparición.

Las comunidades resaltan que los cuerpos desmembrados en estos lugares, eran posteriormente dispuestos en acuafosas en los esteros, en cementerios clandestinos o arrojados al mar en bolsas plásticas.
 
De acuerdo con la consulta en fuentes primarias y secundarias realizada por la subdirección de Análisis, Planeación y localización de la UBPD, las casas de pique se ubicaban principalmente en los barrios Lleras, Alfonso López, La Inmaculada, Pampalinda, y fueron utilizadas particularmente por los Urabeños y la Empresa.

La comunidad de Buenaventura se ha movilizado en rechazo a la violencia.

Foto:

Santiago Saldarriaga y Juan Pablo Rueda / El Tiempo

La cuarta práctica que la entidad confirmó es la disposición de cuerpos en la zona de manglar localizada en cercanías de los barrios San Francisco, Bella Vista, Lleras, Viento Libre, Playita, Antonio Nariño, Juan XXIII, Palo Seco, El Cristal, Pampa Linda, Matía Mulumba.

(Además: El pueblo que adoptaba muertos de la guerra comenzará a desenterrarlos)

Estos cuerpos fueron enterrados, en su mayoría desmembrados, y se encontrarían aún en las zonas de manglar aledañas al Estero.

Las acciones del sistema transicional

El Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición aseguró que, a través del 'Pacto por la Búsqueda – Buenaventura Territorio de Paz', pretende visibilizar ante la sociedad civil e instituciones estatales la magnitud, sistematicidad y continuidad de la desaparición de personas en este territorio y atender a las víctimas de los demás crímenes ocurridos en el conflicto armado que durante décadas han afectado a comunidades étnicas, afrocolombianas e indígenas, a mujeres, jóvenes y campesinos.

Por esta razón, la UBPD, la JEP y la Comisión de la Verdad —mecanismos del Sistema Integral— tienen prevista la realización de una jornada de diálogo, sensibilización y trabajo articulado en la que participarán junto a víctimas, lideresas, líderes, organizaciones sociales, instituciones y representantes de la comunidad internacional.

Este escenario, informaron las tres estidades del sistema, plantea la coordinación de los esfuerzos que sean necesarios para agilizar la búsqueda de al menos 841 personas desaparecidas en el contexto del conflicto armado en Buenaventura.

De este número, 779 fueron desaparecidas forzadamente, 40 reclutadas, 3 secuestradas y 19 asesinadas con ocultamiento de cuerpos, según datos entregados a la Unidad de Búsqueda por cuenta del Centro Nacional de Memoria Histórica. También buscan "escuchar la voz y darles un lugar central a las víctimas, comunidades y sectores afectados por la guerra".

JUSTICIA

justicia@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.